Crítica de Hasta que la boda nos separe. Una de risas para San Valentín

Fecha de estreno: 14 de febrero de 2020

Última actualización:

Ya podéis leer nuestra crítica de Hasta que la boda nos separe, la nueva comedia de Dani de la Orden protagonizada por Belén Cuesta, Álex García y Silvia Alonso. ¿Aún crees en el matrimonio? Pues a la protagonista de la película se lo van a poner muy complicado. Original plan cinematográfico para este San Valentín de 2020.

Sinopsis de Hasta que la boda nos separe

Marina (Belén Cuesta) es organizadora de bodas, aunque no cree especialmente en el compromiso ni en el “felices para siempre”. En una de las boda que atiende se enrollará con un guapo invitado, Carlos (Álex García), el cual sólo podrá ponerse en contacto con ella a través de su tarjeta profesional. ¿Problema? Que su novia, Alexia (Silvia Alonso), encontrará dicha tarjetita en la chaqueta de su traje la mañana siguiente a la juerga en cuestión. ¿Cómo saldrá del paso? Pues a Carlos sólo se le ocurrirá la genial excusa de que quiere pedirle matrimonio.

Belén Cuesta en Hasta que la boda nos separe
Belén Cuesta en Hasta que la boda nos separe

Crítica de Hasta que la boda nos separe

¿No sabes que regalar a tu pareja este San Valentín? Pues tenemos el plan que puede salvarte la velada. Cena y luego una buena comedia española con risas garantizadas: Hasta que la boda nos separe. La nueva comedia de Dani de la Orden, el creador de El pregón o El mejor verano de mi vida, gira en torno a la historia que protagoniza una organizadora de bodas -o wedding planner, para los más cool- “obligada” por el caprichoso destino a organizar el sarao de una amiga de la infancia y el chico con el que se acaba de enrollar hace pocos días. ¿Pinta bien la cosa? Pues no te pierdas esta crítica de Hasta que la boda nos separe porque os daré las claves por la que sí o sí esta es la comedia de enredos de la temporada.

Belén Cuesta y Antonio Resines
Belén Cuesta y Antonio Resines

¿Hay algo más cómico que las situaciones que se pueden dar en una boda?

Y es que ¿hay algo más cómico que una boda? Gente completamente dispar “obligada” a pasárselo bien juntos durante horas y horas. Mucha comida (en el mejor de los casos) y la misma cantidad de bebida, o más. El conflicto está siempre a punto de estallar en cualquier conversación. Tíos que se emborrachan y bailan al ritmo de Paquito el chocolatero. Amigos que no se pueden ni ver y que vuelven a coincidir después de años sin hablarse, pero peor me lo pones si hablamos de ex que coinciden en bodas. Gente hortera por doquier. Otros criticando el menú de la boda… vamos un no parar. Pues eso, que dónde podemos situar el conflicto de una comedia mejor que en el escenario de una boda. Eso debió pensar Dani de la Orden.

Gracia Olayo y Belén Cuesta
Gracia Olayo y Belén Cuesta

La acertada dirección de Dani de la Orden

Una comedia en la que el ritmo, algo fundamental en este género, está clavado. Algo nada sencillo de lograr pero para lo que parece que Dani de la Orden tiene un don especial, consiguiendo que todo funcione como un reloj. Y es que todo suma: un guion que arranca con mucha fuerza y nos engancha desde el primer minuto; una más que acertada dirección de actores; unos ingeniosos gags; un buen acabado a nivel técnico; y unos actores que suman en el buen resultado final.

Una escena de la película de Hasta que la boda nos separe
Una escena de la película de Hasta que la boda nos separe

Su prometedor arranque y su acomodado tramo final

Hay que señalar que la película arranca de manera muy prometedora, con mucha fuerza, y haciendo de la irreverencia y el humor más gamberro su seña de identidad. Algo que poco a poco se va diluyendo hasta llegar a su acomodado y mal planteado tramo final, en vez de regalarle ese punto álgido del conflicto que le había prometido al comienzo. Y es que a nivel narrativo la película empieza a desfallecer sin remedio en su desenlace, perdiendo frescura, ritmo y planteándonos además gags sin sentido ni gracia alguna como la copia barata del momento perrito en “Algo pasa con Mary” -pero de manera cutre y gore, algo que no pega en su conjunto-. Motivo por el que la película no termina de ser redonda; una lástima porque tenía todos los ingredientes para conseguirlo.

Belén Cuesta, la wedding planner

La elección del reparto no puede ser más acertada con algunos fichajes brillantes en esto de la comedia, que siempre logran destacar porque clavan en el momento justo cada frase que dicen. Y es que hablar de comedia en nuestro país es hablar de nombres como el de Belén Cuesta, Leo Harlem, Adrián Lastra, Antonio Resines, Ernesto Sevilla o Gracia Olayo, y sí, todos ellos forman parte de Hasta que la boda nos separe. No hay nada mejor que darles un buen guion y dejarlos hacer… parece que llevan el ritmo y el gag de la comedia metido en las venas.

Álex García y Silvia Alonso
Álex García y Silvia Alonso

Opinión final de Hasta que la boda nos separe

Hasta que la boda nos separe es una divertida comedia de enredos que además cuenta con las interpretaciones de cracks de la comedia nacional, como es el caso de su protagonista Belén Cuesta. En su tramo final perderá esa frescura y abandonará el buen ritmo que tenía la propuesta, aunque ese no será motivo para no disfrutar con un buen bol de palomitas.

Trailer

DIRECCIÓN
7
GUIÓN
5
INTERPRETACIÓN
8
Nota de lectores0 Votos
0
LO BUENO
Belén Cuesta, Leo Harlem, Adrián Lastra, Antonio Resines, Ernesto Sevilla y Gracia Olayo. Nombres propios de la comedia.
Su brillante arranque.
Su apuesta por el humor gamberro e irreverente.
LO MALO
Su tramo final.
El gag del perro... sin palabras.
7
¿Te unes?