Una película con elevadas pretensiones y con nulo resultado final es la que nos ocupa hoy en esta crítica, “Hacerse mayor y otros problemas”. La ópera prima de Clara Martínez-Lázaro, protagonizada por Silvia Alonso, es la representación española en la cartelera del fin de semana.

Opinión de “Hacerse mayor y otros problemas”

Hacerse mayor y otros problemas, o para mí gusto “Hacerse la niñata a los treinta y tantos y otros problemas mentales”, es la nueva película española sin ningún sentido que podrás encontrar en la cartelera del fin de semana. Su argumento es un autentico despropósito que pretende ahondar por medio del humor en los problemas de las mujeres que con treinta y tantos se enfrentan a afrontar ciertos “compromisos” como casarse, la maternidad, leer cuentos en público, cuidar una mascota… su protagonista, además de cleptómana en plan “diver”, es una niñata inmadura incapaz de asumir cualquier tipo de responsabilidad en su vida.

Silvia Alonso y Vito Sanz en "Hacerse mayor y otros problemas"

Silvia Alonso y Vito Sanz en “Hacerse mayor y otros problemas”

Pero lo peor de todo es que la película pretendiendo ser feminista y reflexiva, resulta de lo más conservadora y ajustada a los cánones de un sistema tan patriarcal como en el que hemos crecido todas nosotras y del que nos encontramos diariamente luchando por salir. Y es que finalmente el mensaje que aporta la película es que puedes perder a tu mejor amiga por no querer cuidar de sus hijos o por no compartir juntas un embarazo (las dos embarazadas a la vez, ¡súper!); que claramente necesitas un hombre en tu vida; que no podrás mantener ninguna relación de pareja feliz sin firmar un papel; que si te dejan un niño en brazos más de cinco minutos se acabará despertando tu instinto maternal sin más remedio… ¡Vamos, un canto a la revolución feminista! Intentando criticar todos esos tópicos, no hace más que caer en ellos una y otra vez.

Silvia Alonso en la película

Silvia Alonso en la película

Su directora, guionista y montadora es Clara Martínez-Lázaro, hija de un importante nombre de la dirección de nuestro cine, Emilio Martínez-Lázaro (Ocho Apellidos Vascos), rueda con frescura y naturalidad su primer largo para la gran pantalla, aunque no bastan las buenas intenciones en el ámbito técnico para lograr que los espectadores acudan al cine. Y la comedia, aunque muchos piensen lo contrario, es bajo mi punto de vista el género más complicado de llevar a buen puerto.

Además la película resulta desde el primer minuto insoportablemente discursiva, todo se explica, se comenta hasta con el que viene hacerte la mudanza, todos los diálogos pretenden autoexplicar lo que se va a ver en pantalla a continuación. Algo completamente innecesario que sólo consigue cansar al patio de butacas por medio de diálogos superfluos y vacíos que cargados de todo no transmiten nada.

Silvia Alonso y Vito Sanz en "Hacerse mayor y otros problemas"

Silvia Alonso y Vito Sanz en “Hacerse mayor y otros problemas”

Emma (Silvia Alonso), su protagonista, es una mujer que no sabe ser independiente y que necesita claramente una figura masculina a su lado para sentirse feliz y realizada. La actriz Silvia Alonso le pone ganas y energía a su interpretación, algo que se agradece pero que claramente no es suficiente. Su personaje no hay por dónde cogerlo: una tipa ya crecidita que su ideal de cita es llevarse al maromo de turno a robar ropa a una tienda, o comida al súper cutre del barrio -¿de verdad?-. La inmadurez se puede reflejar en muchas cosas pero en el caso de Emma sólo se podría justificar por una enfermedad, que no parece el caso, o sencillamente por que es una niñata caprichosa y consentida. Un personaje completamente impresentable con el que es imposible empatizar.

Las tramas paralelas que acompañan a dicho personaje, y que parecen sustentar todo el argumento, tan poco ayudan. O ¿acaso es justificable que durante los 90 minutos de duración todo se base en que Emma acepte o no ser la tutora legal de los futuros bebés de su amiga embarazada por si se muere? ¿Por qué esa obsesión durante toda la trama? Vale que esa pregunta se pueda plantear una vez, pero convertirla en el motor de la cinta cuando los padres de las criaturas están vivitos y coleando, no tiene ningún sentido.

Crítica de "Hacerse mayor y otros problemas": Cómo ser una niñata de treinta y tantos...
DIRECCIÓN5
GUION1
INTERPRETACIÓN5
LO BUENO
  • Las ganas de su actriz protagonista.
  • Lo que respecta a los aspectos técnicos.
LO MALO
  • Que pretenda resultar reflexiba y no lo consiga en ningún momento.
  • La abundancia de gags sin gracia.
3.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.