Película The Babysitter (2017) de Netflix: Crítica

Un todo en uno de slasher y comedia

La película original de Netflix dirigida por McG es una mezcla de estilos que hace que se aleje de los arquetipos tradicionales del género, a la vez que muestra luces y sombras. ¿Por qué? Te lo contamos en nuestra crítica de la película The Babysitter de Netflix (2017), toma buena nota.

Sinopsis de The Babysitter (2017)

Cole (Judah Lewis) es un chico con problemas en el colegio y que solo tiene dos amigas, Melanie (Emily Alyn Lind), su vecina y Bee (Samara Weaving), su niñera. Esta última le protege de los abusones y le promete que la próxima vez que lo dejen a su cargo, harán una fiesta. Después de acostarlo y pensar que está dormido, los amigos de Bee aparecen para una segunda fiesta, pero está será el inicio para un ritual satánico.

Samara Weaving en la película
Samara Weaving en la película

Crítica de la película The Babysitter (2017) de Netflix

Con más luces que sombras, The Babysitter (2017) es una película que deja claro el tono que quiere usar desde el principio. El encargado de ello es el guionista Brian Duffield, que poco antes de este filme había realizado el guion de la serie Divergente: Insurgente, y que trae una historia atípica con respecto a lo que nos tiene acostumbrados el género slasher. En esta ocasión apuesta por un humor plagado de chistes fáciles que sirven para aliviar la tensión, a la vez que convierte al grupo de adolescentes en los malos y a Cole, el protagonista, en la denominada ‘final girl’.

A ello, hay que sumarle la banda sonora que, al igual que el largometraje, da bandazos de un lado a otro. Esto se debe a que combina temas más tranquilos que rebajan la tensión con otros que evocan a temas clásicos del terror como la banda sonora de La Profecía, compuesta por Jerry Goldsmith.

Por otro lado, sus 85 minutos son su virtud y su defecto. Gracias a su corta duración, la acción de la película The Babysitter se desarrolla de manera frenética y esto permite que la tensión sea aún mayor, también influenciado al no saber lo que está por venir. Sin embargo, no hay suficiente tiempo para el desarrollo de los personajes secundarios, y estos se convierten en meros acompañantes de los protagonistas.

La química entre actores, fundamental

Desde el primer momento que la dupla Judah Lewis y Samara Weaving coincide en pantalla, se hace creíble la relación entre chico y niñera. Y esta es visible hasta el final del largometraje, con una escena que pone de relieve el buen entendimiento que hay entre ellos y que permite ver el cariño que siente el personaje del uno por el otro.

Asimismo, hay una buena química entre iguales, es decir, entre los actores de la misma edad, o al menos, de una parecida. Por ejemplo, entre Judah y Emily se aprecia su buena relación, pero con quién es más visible es con Bee y sus amigos. Como secundarios aparecen Allison, interpretada por Bella Thorne, conocida por haber salido de la factoría Disney; Max, quién es Robbie Amell, protagonista de Código 8; Sonya, a la que da vida Hana Mae Lee, Lilly en la trilogía Dando la nota; John, cuyo actor es Andrew Bachelor, un fijo de algunas de los largometrajes originales de Netflix, y Samuel, al que interpreta Doug Haley. Todos ellos conforman parte del plantel de secundarios, completado con Leslie Bibb y Ken Marino, madre y padre en el filme.

Es más, en la escena del juego de la botella hay un momento en el que los personajes de Bella Thorne y Samara Weaving deben besarse. El beso se vuelve apasionado entre ellas dos y según los propios realizadores de la película The Babysitter de Netflix, la escena no estaba así contemplada en el guion original.

Samara Weaving y Bella Thorne en la película
Samara Weaving y Bella Thorne en la película

Homenajes a otras películas en la cinta

El trabajo del director McG detrás de la cámara pasa desapercibido debido a que la película The Babysitter de Netflix tampoco presenta mucha complejidad. Sin embargo, hay ciertos detalles en este trabajo del norteamericano con los que homenajea a cintas clásicas y de culto, aunque el filme se aleje un poco de los cánones del cine slasher.

En dos ocasiones vemos un uso del POV, es decir, el punto de vista del propio personaje por parte del cineasta que dirigió Terminator Salvation. En las dos ocasiones es imposible no acordarse de Navidad Sangrienta, película de Bob Clark y considerada como una de las precursoras de este género, cada vez que el Billy mataba a una de sus víctimas, el director decidió que fuera desde el punto de vista del asesino. Otra de las referencias que se puede encontrar sucede cuando Max, el personaje de Robbie Amell comienza a hacer “ch ch ch ch ah ah ah ah”, una referencia a Viernes 13.

Por otro lado, McG usa en varias ocasiones unas letras con tintes tarantinescos. Estas se usan en dos momentos: para presentar a los personajes secundarios en el juego de la botella y para mostrar al espectador cuales son los pensamientos de Cole en determinados momentos, al encontrarse objetos o al presenciar la fiesta de su niñera.

Su tramo final: el patinazo

Sin embargo, el final de la película The Babysitter es uno sus mayores fallos. El último tramo de la cinta es donde de verdad cojea porque uno no termina de ver las verdaderas motivaciones de los personajes y se observa una falta de profundidad en ellos. Además, es cuando apreciaremos que los secundarios apenas se han desarrollado y que la película es una especie de Jungla de Cristal slasher con tintes cómicos.

Escena de la película The Babysitter de Netflix
Escena de la película The Babysitter de Netflix

Opinión final de la película The Babysitter de Netflix

La película The Babysitter de Netflix va dirigida al espectador que quiera ver un slasher cómico, que rebaje la tensión y no meta el miedo en el cuerpo, como puede ser Scream o Viernes 13. Estamos ante una buena iniciación a este género, si lo que se prefiere son pocos sobresaltos mientras sale sangre a borbotones y no dejan de sucederse muertes irreales dignas de Scary Movie.

Si por el contrario eres fan del slasher, puedes dejarla pasar, o verla y pasar un buen rato con sus chistes fáciles. Además, si la has visto y te ha hecho pasar un buen rato, ya está disponible la segunda parte: la película The Babysitter: Killer Queen.

Trailer

RESEÑA FINAL
Película sencilla y con unas ideas claras que no terminan de estar bien ejecutadas.
DIRECCIÓN
6.5
GUIÓN
6
INTERPRETACIÓN
6
LO BUENO
Desde el principio tiene las ideas claras.
No dura mucho y se hace amena.
Hay varias referencias al cine de este género.
LO MALO
Buena idea, pero falla en el final.
No terminas de conocer del todo a los personajes y les falta profundidad.
6.2
Nota
Más artículos
Crítica de la película Terminal
Película Terminal con Margot Robbie: Crítica