Amor a medianoche es ofensiva, ridícula y carca. Se vale de todas las armas y artificios que tiene a su alcance para lanzar a los adolescentes (público potencial del film) un mensaje peligrosamente reaccionario.

Cada secuencia de la película es una prueba irrefutable de que la dictadura de lo políticamente correcto ha acabado solapándose con el recalcitrante puritanismo anglosajón de principios del siglo XX. Quizás esta analogía sea el único motivo de interés por el que pueda merecer la pena acercarse al cine y pagar la entrada.

Bella Thorne en Amor a Medianoche

Sinopsis de “Amor a medianoche”

Katie (Bella Thorne) es una chica de 17 que vive enclaustrada junto a su cándido padre (Rob Riggle) debido a una enfermedad rara y degenerativa (xerodermia pigmentosa) que la hace muy vulnerable a la exposición solar. Debido a este problema, Katie so?lo puede salir a la calle un par de horas ( a las 11 en casa) por la noche, donde aprovecha para dar rienda suelta a sus dotes como cantautora en la estación del tren. Ahi? sera? donde conocerá a Charlie (Patrick Schwarzenegger) surgiendo entre ambos una relación comedida y virtuosa.

Patrick Schwarzenegger y Bella Thorne en Amor a Medianoche – Opinión de la película

Crítica de “Amor a medianoche”

En su poemario “Sobrevivir” el siempre provocador escritor France?s, Michel Houllebecq escribió:

“A medida que nos aproximamos a la verdad, nuestra soledad aumenta. El edificio es espléndido, pero está desierto. Camináis por salas vacías que os devuelven el eco de vuestros pasos (…) A veces os ponéis a llorar, tan cruel resulta la nitidez de la visión. Os gustaría volver atrás, a las runas del desconocimiento, pero en el fondo sabéis que es demasiado tarde”

Sin caer en el melodrama. El motivo principal por el cual Amor a medianoche es un desastre se debe a la pasión con la que trata de esconder la verdad de manera deliberada; con la que trata de ofrecernos una visión del mundo, de la juventud y de la enfermedad, completamente falaz y alejada de la realidad. No se trata de un “cuento” que se vale de tales engranajes para revelarnos un fin último subyacente (la injustamente aclamada La forma del Agua de Guillermo del Toro o Stand by me de Rob Reiner, por ejemplo). No. Se trata de un ejercicio de proselitismo moral dirigido por y para una una parte de la sociedad empeñada en negarse a si misma.

En esencia, se diferencia de cualquier película de los Jonas Brothers (Camp Rock o Camp Rock 2) en la ausencia, por parte de los enamorados, de anillos de castidad entre sus dedos. Se agradece.

Patrick Schwarzenegger y Bella Thorne en Amor a Medianoche

La realización de Scott Speer (Step up revolution) es perfecta, en la medida que lo es también un spot de Tv para el día de la madre.
La fotografía de Korsten Gopinath, con tendencia a las imágenes lavadas, gusta desde el principio, en especial las secuencias noches en exterior, en la estación de tren. Son realmente bonitas.

El diseño de producción cumple con perfección artesanal y profesional y debería servir como ejemplo para cualquier telefilme con temática o tratamiento similar.

Durante estos días, se encuentra de gira por España el cantautor norteamericano Micah P. Hinson, que al igual que el personaje de Bella Thorne en la película, comenzó escribiendo canciones desde prácticamente adolescente. Tras una dolorosa ruptura emocional, que le llevó a pasar un par de años en la cárcel por falsificar recetas para obtener opiáceos de alta graduación, tales como el Fentanilo (lo que mató a Prince) y engancharse a la heroína, Micah publicó su primer y desgarrador disco cuando contaba con tan sólo 23 años. Si después de ver Midnight Sun necesitas un buen chute de realidad, recomiendo encarecidamente cualquiera de sus conciertos.

Opiniones de Amor a medianoche: Midnight Sun
DIRECCIÓN5.2
GUIÓN2
INTERPRETACIÓN2
LO BUENO
  • La belleza de los actores y la profesionalidad con la que está rodada.
  • El mensaje y los valores que enmascara.
3.1Nota Final
Puntuación de los lectores: (4 Votes)
9.3

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.