Crítica de la película A pesar de todo (Netflix)

A Pesar de Todo y en Agradecimiento de Nada

A pesar de todo (Gabriela Tagliavini) es una película ‘resultona’. Se centra más en combinar a cuatro grandes estrellas mediáticas del cine español y ver qué resulta de esa mezcla, que en la propia historia que trata de contar. Ciertamente los resultados no fueron deplorables, pero tampoco sublimes. Fueron probablemente lo que la película vendió y el público terminó queriendo: tener a Blanca Suárez, Belén Cuesta, Amaia Salamanca y Macarena García actuando en la misma cinta en una historia que las dejara brillar a cada una y entre ellas. En este sentido, cumplieron el objetivo con creces. Aquí os dejamos nuestra crítica de la película A pesar de todo de Netflix.

Sinopsis

Sara (Blanca Suárez), Claudia (Belén Cuesta), Sophia (Amaia Salamanca) y Lucía (Macarena García) son cuatro hermanas que desarrollan vidas muy diferentes, acordes con sus estilos casi diametralmente opuestos. Sin embargo, una novedad familiar las vuelve a reunir en Madrid. No solo tienen que lidiar con la búsqueda de su verdadero padre, sino que en ese nuevo camino de descubrimiento de orígenes, tratan de resolver sus asuntos personales y mejorar las relaciones entre sí. Así comienza la película A pesar de todo de Netflix.

Escena de la película A pesar de todo de Netflix
Escena de la película A pesar de todo de Netflix

Crítica de la película A pesar de todo (Netflix)

¿Cómo son las relaciones de los personajes?

Por una parte, según la trama de la cinta desde el punto de vista de los personajes, son malas. Las personalidades diferentes es la justificación para que las hermanas colisionen entre sí y se dificulte su relación. En el filme aparece asentado que ellas aceptaron que son diferentes y no se preguntan por qué lo son; aunque vengan, supuestamente, de los mismos padres.

El espectador tampoco tendrá mucho tiempo de hacerse esta pegunta, porque enseguida la trama comenzará a explicar el por qué de la diversidad entre hermanas. Sin embargo, el público sí será capaz de notar las diferencias desde el principio. Se hace evidente no solo en la manera de interactuar entre ellas, sino también en la propia conformación de la vestimenta de los personajes.

Las diferencias que separan a las hermanas

Es precisamente en ese aspecto del perfil donde primero se puede notar que esta idea de la diversidad no es tan rotunda y comparten ciertos rasgos. Entre las hermanas se hacen pares, Sara y Claudia comparten reglas y claves de indumentaria parecidas, mientras que Sophia y Lucía también lo hacen. Por supuesto, respetando los intereses de cada una. Luego varios aspectos, incluso de la escenografía, ayudarán al público a visualizar esta unidad dentro de la diversidad e ir preparándolo para el final.

Por otra parte, según lo que muestra el filme desde las actrices, las relaciones se establecen de manera satisfactoria, sobre todo porque la propia historia se lo permite y simula hasta la propia adaptación de las unas por las otras. El talento de cada una logra acomodarse y darle al público aquello por lo que fue al cine: cuatro estrellas interactuando de manera natural y amena en una trama que da cobertura para los roces, pero también para las reconciliaciones y adaptabilidades.

Macarena García, Belén Cuesta, Blanca Suárez y Amaia Salamanca
Macarena García, Belén Cuesta, Blanca Suárez y Amaia Salamanca

¿Qué pasa con la historia?

Como se ha dicho, la historia en la que estas hermanas se insertan no es más que una justificación para la interacción. Sin embargo, no deja de ser una trama coherente, que incluso le da una connotación remarcada al protagonismo femenino, el cual va más allá del hecho de que el cuarteto sea el principal.

Dicha afirmación se hace posible simplemente en las relaciones que ellas cuatro establecen con el resto de personajes, en su mayoría hombres. Si bien el objetivo de ellas está relacionado con encontrar a sus figuras paternas, esto no les aporta mayor importancia a ellos o a ningún otro, sobre todo teniendo en cuenta el pasado de la madre de las hermanas. Aunque ellas parezcan necesitar ajustar cuentas con los personajes masculinos, eso no modifica la visión ‘servil’ que de ellos se proporciona en la película.

Si bien ellas brillaban interactuando entre sí, continúan haciéndolo junto al resto de personajes, al punto que llegan a eclipsarlos.  Eso hará que en ocasiones percibamos que los lazos que ellas establecen con el resto de la cosmovisión de figuras dentro del filme, son de relleno y poco creíbles. Esto afecta no solo a las historias anexas, sino también a las propias relaciones que establecen con sus padres respectivamente, en las que, incluso, a veces, no hay ni diálogo.

El guion de la película A pesar de todo

En este sentido, el guión, a cargo de Gabriela Tagliavini, tiene sus altos y bajos. Hay secuencias de la película A pesar de todo (Netflix), como en otras cintas, que uno de los personajes en su parlamento describe directamente significados ocultos expresados entre líneas en escenas pasadas, lo cual si bien no permite que ciertos elementos pasen por alto, tampoco deja actuar al pensamiento activo. Esos grandes instantes de ‘resumen’ conviven con las inexistencias del dialogo – a veces se dice mucho y otras no se dice nada-, lo mismo en situaciones intrascendentes como en los claves. En estos últimos momentos, generalmente cargados dramáticamente, la falta de guión o de trabajo en profundidad de este, dificulta la credibilidad de la reacción del personaje, que si su lenguaje corporal es impecable, podría hasta ser pasado por alto con alguna que otra fisura, pero si no es así, entonces sucede que el giro dramático no es creíble, como pasó con Sara en la secuencia de convencimiento de una de sus hermanas.

Las protagonistas de la historia
Las protagonistas de la historia

Blanca Suárez es Sara

En este sentido, Sara es interpretada por Blanca Suárez. Resulta familiar por sus papeles en ‘El internado’, ‘El barco’ o ‘Las chicas del cable’. Esta última es la que más cercana resulta, no solo porque pertenece a la misma plataforma de Netflix que la película en cuestión, sino porque la actriz asume actitudes parecidas. Digamos que interpreta a dos personajes con gran frialdad y distancia, dejando atrás a esa joven risueña y traviesa que se conoció en la segunda de las series mencionadas. Esa actitud reiterada en dos papeles distintos es perfectamente justificable por el perfil de los personajes que tiene que asumir, ya que, el del filme en cuestión, debe ser independiente y comportarse como la ‘cabecilla de familia’. ¿Será que la veremos de nuevo estancada en un mismo tipo de personaje?

Belén Cuesta es Claudia

Belén Cuesta interpreta a Claudia. Se recuerda, entre otros papeles, por haber asumido el de Milagros en la película La llamada. Lo caótico de aquella Milagros, ya no se refleja en un comportamiento procurador de risa en Claudia, sino mas melodramático y reflejo del derrumbe a pedazos de su vida. Interesada en la herencia y en las apariencias, es una de las pocas –por no decir que la única- que comparte un momento verdaderamente intimo con su padre. A pesar de tener un personaje verdaderamente dramático e interpretarlo honorablemente, logra sacarle a los espectadores dos o tres sonrisas desde su espontaneidad.

Amaia Salamanca es Sophia

Sophia es encarnada por Amaia Salamanca, familiar por sus interpretaciones en ‘Fuga de Cerebros’ o ‘Gran Hotel’. Su papel dibuja una mujer rebelde, liberal, lesbiana y con problemas para el compromiso. Sin embargo, aunque la vestimenta sea diferente a la de sus hermanas, el aspecto de adjudicarle un estilo varonil, remarcado por algunos gestos corporales de ella, es una manera de colocar en la absoluta obviedad su orientación sexual. El tratamiento y/o el entendimiento de las lesbianas con rasgos masculinizados es un cliché. Es paradójico cómo la chica representa lo liberal y la encuadran dentro de un estereotipo obsoleto.

Macarena García es Lucía

Por último, Macarena García, conocida por películas como ‘La Llamada‘, representa a Lucía. Desde los primeros momentos, se vende a ella misma desde el drama de la inadaptabilidad. El papel de ‘oveja negra’ y la acusación hacia su madre de proferírselo, no encuentra explicación durante todo el metraje, y el descubrimiento final no creo –ni quiero creer- que haya sido el motivo por el cual su madre la haya “desplazado”. La simpatía que podemos encontrar en este tipo de personaje está en la propia frescura que la juventud que Macarena le provee, y hasta un tanto la rebeldía, pero lo cierto es que la personalidad del personaje en su gran mayoría y su búsqueda de ‘encajar’ resulta demasiado melodramático.

Macarena García, Belén Cuesta, Blanca Suárez y Amaia Salamanca
Macarena García, Belén Cuesta, Blanca Suárez y Amaia Salamanca

Opinión final de la película A pesar de todo (Netflix)

La película A pesar de todo de Netflix funciona. Pero lo hace para el público que sigue a estas estrellas y no se preocupa mucho por la historia. Ciertamente, podemos arriesgarnos a pensar que se escogen las actrices y luego se les crea una historia a medida para ellas: fácil, entretenida y con capacidades de desarrollo entre ellas. Si ese fue el objetivo –típico de las ‘películas de domingo’- pues consiguieron su propósito y un producto aceptable, y si eso es lo que el público busca, os la recomiendo.

Trailer

RESEÑA FINAL
Una película hecha a media para las cuatro actrices protagonistas. Entretenida y poco más.
DIRECCIÓN
6
GUIÓN
4
INTERPRETACIÓN
6
LO BUENO
La construcción de personajes.
Un producto entretenido con cuatro actrices solventes.
Algunos giros de la trama.
LO MALO
La relación del cuarteto de actrices con el resto de los personajes.
El guion tenia desproporciones muy notorias.
5.3
Más artículos
Crítica de la película El club de los jóvenes multimillonarios
Película El club de los jóvenes multimillonarios: Crítica