Alocada comedia española que supone el debut en el largometraje de Inés de León. Un reparto de caras conocidas intentan salvar un producto totalmente fallido donde ni la comedia ni el romance funcionan.

Crítica de ¿Qué te juegas?

“¿Qué te juegas?” parece un salto sin red para una directora debutante, Inés de León, que con un universo muy particular intenta insuflar aire a la comedia patria, apostando por una screwball comedy con tonos de comedia romántica que se pierde en un laberinto de gags carentes de gracia, a pesar de los intentos de un reparto que se esfuerza en hacer realidad la visión de su directora.

A la derecha Daniel Pérez Prada en ¿QUÉ TE JUEGAS?

El mayor riesgo cuando se afronta un género como el que ha querido retratar en mayor medida este proyecto, es no contar con un guion que esté a la altura. La screwball comedy fue popular en los años 30 y 40 en Estados Unidos, y las más exitosas estaban escritas con una precisión milimétrica que las convertían en auténticos engranajes suizos del humor. En el caso de “¿Qué te juegas?”, su libreto está plagado de situaciones ridículas, alejándose del tono naturalista, partiendo de un arranque extraño y ajeno, como presentar a unos protagonistas que son dueños de una compañía naviera. El guion se afana en intentar encadenar gags que apenas consiguen hacer esbozar una sonrisa al espectador.

Leticia Dolera, Mariam Hernández y Brays Efe en la película ¿QUÉ TE JUEGAS?

Todo resulta artificial en esta película, impostado, carente de naturalidad. Inés de León se presenta en su debut con fuerza, demostrando que tiene el control del lenguaje audiovisual, arriesgando en algún momento y mostrando que es capaz de imprimir ritmo a su propuesta, pero se pierde con una puesta en escena demasiado estática para el producto que está tratando y evidencia que su mayor problema es la dirección de sus intérpretes, a los que trata como marionetas, sin dejar que respiren, que improvisen, que se sientan libres; en definitiva, que hagan comedia. El resultado son unos personajes que enfatizan un tono cartoon con tintes de cómic, que no son del agrado de todo tipo de espectadores. “¿Qué te juegas?” es de esas películas en las que el espectador acepta la propuesta desde el principio, o la va a aborrecer hasta que aparezcan los créditos.

El elenco, plagado de caras conocidas de nuestra cinematografía y televisión, está francamente mal. Ni uno solo de los intérpretes da la talla al verse encorsetados por su directora. Javier Rey está rozando el ridículo, Amaia Salamanca no resulta creíble y Leticia Dolera no es capaz de acercarse a la figura de monologuista. El tratamiento actoral merma lo que por lo demás es un film técnicamente bien ejecutado. Tan solo dan en la tecla los numerosos cameos de caras reconocibles que aparecen en pantalla. Nacho Vigalondo, Hugo Silva, Santiago Segura o Itziar Castro son los únicos capaces de generar algo de interés en una comedia que se siente agonizante desde el comienzo.

¿QUÉ TE JUEGAS? – La protagonista de la película Leticia Dolera en la imagen.

Opinión final de ¿Qué te juegas?

“¿Qué te juegas?” puede que funcione para aquellos espectadores poco exigentes y para los amantes del cartoon más alocado, si es que son capaces de soportarlo al estar encarnado en personajes reales. El resto seguramente no encuentren interesante una propuesta tan universal como una comedia, que ha sido llevada, en este caso, a un nicho muy específico.

Trailer de ¿Qué te juegas?

“¿Qué te juegas?”: Crítica de la película
DIRECCIÓN4
GUIÓN2
INTERPRETACIÓN2
LO BUENO
  • Alguno de los numerosos cameos.
LO MALO
  • Interpretaciones muy encorsetadas que resultan antinaturales.
  • El tono cartoon es ridículo.
2.7Nota Final

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.