Spotlight destapó los casos de abuso realizados bajo la discreción y conocimiento de la milenaria Iglesia Católica. Ahora la película “Spotligh”, del director Tom McCarthy, pone al descubierto el proceso de investigación.

Que la Iglesia Católica es una institución que no ha sabido renovarse (o que no le ha dado la gana hacerlo), es una cosa más que sabida. Su poder ha perdurado, y sigue perdurando, más allá de fronteras políticas, más allá de la forma de gobierno, más allá de de los siglos, llegando a cumplir más dos milenios. A día de hoy se hacen películas con cautela sobre esta institución. Uno de sus escándalos más sonados, la de los abusos a menores por parte de los curas, fue tratado de una manera magistral en la película chilena El Clubdirigida por Pablo Larraín. Ahora, Tom MacCarthy, está interesado en contar la historia que hizo posible que saliera a la luz una de las tramas más oscuras tapada (y consentida), por la institución representante de Dios.

“Spotligth” Crítica de la película

“Spotlight” no se centra en la historia de las victimas, aunque un par de pasos concretos sirven para dar el pistoletazo de salida. Los verdaderos protagonistas lo forman los periodistas Sacha Pfeiffer (Rachel McAdams), Matt Carroll (Brian d’Arcy James), Steve Jurkjian (Gene Amoroso), el jefe de la sección Spotlight, Walter V. Robinson (Michael Keaton) y el editor del periódico The Boston Globe, Martin Baron (Liev Schreiber). Este equipo protagonizará una apasionante historia de investigación en mitad de un proceso de cambio. Los ordenadores eran cada vez más frecuentes en las casas, las páginas web comenzaban a tomar protagonismo pero el trabajo de rastreos y búsquedas se seguían haciendo como toda la vida. Nada de registros digitales, nada de golpe de buscador. Había que salir a la calle y perseguir la noticia para ofrecer un contenido exclusivo y de calidad a los lectores que compraban los periódicos (ahora la calidad se la pasan por el forro todos los medios y lo que prima es que SAN GOOGLE haya recibido los recursos suficientes como para que hasta el más tonto pueda salir el primero).

Escena de la película en el que el actor Neal Huff interpreta a Phil Saviano, testigo clave para la investigación

Escena de la película en el que el actor Neal Huff interpreta a Phil Saviano, testigo clave para la investigación

El guión del productor y guionista Josh Singer (El quinto poder, Fringe) y el también director Tom McCarthy (Con la magia en los zapatos) conseguirá atrapar al espectador, logrando entusiasmar a aquellos que tengan aprecio por el periodismo, la libertad de expresión y, posiblemente, a aquellos cristianos católicos que hayan perdido la esperanza y la Fe en la Iglesia católica, que no en su Dios. Todo está bien estructurado y técnicamente pensado, como para que la cantidad de datos que presenta la película pueda ser asimilado fácilmente. No se preocupen si creen que se les escapa alguna cosa importante, habrá una siguiente escena donde la información adquirida tenga más relevancia o deba ser transmitida al jefe de sección, al director de The Boston Globe, tenga que ser contrastada… Los guionistas saben usar el trabajo periodístico para justificar (y hacer inteligente) la información que tiene que procesar el espectador. Además, nada se da por sentado de un escándalo que se destapó ya hace catorce años.

Seguir de cerca este apasionante proceso de investigación, hará recordar a muchos periodistas de vocación por qué decidieron estudiar la carrera de periodismo y quizás, hasta la mierda de trabajo que estén desempeñando (o la inactividad en la que se encuentren), se les haga un poco más llevadera. Y es que Spotlight cala lo suficiente como para conectar a distintos niveles con distintos espectadores. Así también, como ya he comentado antes, aquellos católicos no practicantes, sean capaces de recordar por qué ya no se acercan a una iglesia, y sin embargo no ven mal que su hijo haga la comunión (o no).

El equipo de investigación Spotlight The Boston Globe que da título a la película

El equipo de investigación Spotlight The Boston Globe que da título a la película

Un producto superior, políticamente correcto (no como la fantástica El Club, pero igualmente apasionante) es la película de Spotlight, donde cada uno de sus minutos suma en intensidad y tensión para transmitir toda la fuerza y emoción que debieron sentir los protagonistas de la verdadera historia. Unos protagonistas como Mark Ruffalo (Begin Again, Foxcatcher y la aburrida Los Vengadores) que solo verlo y ser incapaz de reconocerlo en cada uno de sus trabajos (menos en la aburrida Los Vengadores, sí, lo reitero), pone la piel de gallina (como en la inquietante Foxcatcher). Las palabras sobran en el caso de Michael Keaton (ganador del Golobo de Oro por Birdman y el único Batman que merece la pena), Liev Schreiber (La quinta ola) y Stanley Tucci (conocido por su papel de presentador en Los Juegos del hambre).

Spotlight recrea una época en la que hubo punto de inflexión mundial. Internet despegaba, la prensa caía (he dicho bien, no la prensa escrita, la prensa en general), las torres gemelas se desplomaban… y el planeta veía como la férrea institución eclesiástica escondía, permitía y trataba de tapar uno de sus más pútridos secretos. Quiera Dios que sigan existiendo los buenos periodistas.

“Spotligth” Trailer con Michael Keaton y Mark Ruffalo

Spotlight: Crítica de la película con Mark Ruffalo y Michael Keaton
DIRECCIÓN9.1
GUION10
INTERPRETACIÓN8
Lo bueno
  • Una película muy apasionante
  • Vivir la experiencia y sentirse protagonista de una investigación periodística
  • Que sea políticamente correcta y aséptica juega a su favor
Lo Malo
  • Recordar que el periodismo está acabado
  • Recordar las ruedas de prensa de Rajoy en un monitor
  • Recordar lo negarivo que es que el periodismo haya perdido el apoyo económico de los lectores
9Nota Final
Puntuación de los lectores: (5 Votes)
9.0

Una Respuesta

  1. Maca-Maca

    En que universo paralelo keaton ganó el Oscar por birdman!? Solamente lo nominaron. Le ganó redmayne… Parece que a ud le falto eso que tanto critica del periodismo actual: googlear más

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.