Con fondo de fábula y forma de dramedia, Con la magia en los zapatos se queda en una propuesta anodina e irregular destinada a pasar sin pena ni gloria por la cartelera española.

Con la magia en los zapatos. Sinopsis

Con la magia en los zapatos

Con la magia en los zapatos

Max (Adam Sandler) es un zapatero judío que trabaja en la tienda familiar que heredó de su padre cuando este se marchó de casa. Atrapado en una rutina repetitiva y sin alicientes, Max desea vivir una vida excitante. Esa oportunidad la encontrará cuando un día la casualidad le obligue a utilizar la vieja máquina de coser de su padre: con ella Max es capaz de ponerse, literal y metafóricamente, en los zapatos de sus clientes, pudiendo convertirse en esas personas mientras lleve puesto su calzado. Como cabe esperar, lo que comienza como una oportunidad para vivir sin normas y disfrutar de los placeres de la vida pronto implica unas complicadas consecuencias que atrapan a Max entre la posibilidad de vivir una vida falsa pero divertida y la responsabilidad de utilizar su nuevo “poder” para hacer felices a quienes le rodean.

Con la magia en los zapatos. Crítica

¿Cuántas veces hemos deseado cada uno de nosotros poder cambiarnos en algún momento de nuestras vidas por otra persona? Para ser buenos y ayudar, para disfrutar por derecho de lo que el destino nos ha negado o, simplemente, para poder dar un escarmiento a quien, a nuestro juicio, se lo merece. El cine ha explorado en numerosas ocasiones este argumento con mayor o menor fortuna. Con la magia en los zapatos protagonizada por Adam Sandler se encuentra indiscutiblemente en el grupo de las que corren menor suerte.

Adam Sandler en la película "Con la magia en los zapatos"

Adam Sandler en la película “Con la magia en los zapatos”

El film de Thomas McCarthy tiene buenas intenciones. Con un arranque interesante (cuyos matices en el uso del yiddish se pierden lamentablemente en el doblaje al castellano) que sitúa al espectador ante una situación con un cierto aura mágico y un paralelismo temporal que conecta a cada generación de emprendedores judíos del Lower East Side neoyorkino, el desarrollo del argumento se estanca una vez presentados los personajes protagonistas y (tímidamente) el conflicto principal. Sin querer resultar obvia, lo cierto es que la templanza de Con la magia en los zapatos hacen de ella algo lento, con un desarrollo larguísimo y que no acaba de desplegar sus (previsibles) cartas hasta que se aventura en un desenlace apresurado que intenta cerrar las tramas mediante demasiadas soluciones. Aunque podría haberse convertido en un cuento digno o en una gamberrada chistosa, lo cierto es que el film no es ni lo uno ni lo otro y tratando por encima las tramas amorosas, la búsqueda y sacrificio por la justicia, el drama familiar o la necesidad de una vida plena, el resultado final sabe a poco al conformarse con aspirar a sonrisas cómplices y puntuales.

Adam Sandler como un zombie en la película "Con la magia en los zapatos"

Adam Sandler como un zombie en la película “Con la magia en los zapatos”

Con una realización discreta y un reparto lleno de caras familiares con interpretaciones que, si bien correctas no aportan lo suficiente como para defender el film, una de las pocas sorpresas se esconde en la banda sonora, que a medio camino entre el jazz y la música electrónica sabe levantar y complementar el argumento en los momentos justos.

Alejándose de la cercanía y del toque de los anteriores trabajos de McCarthy, Con la magia en los zapatos resulta una película que se pierde entre sus buenas intenciones y que dejará al espectador pensando en todo lo que pudo ser pero no fue.

Con la magia en los zapatos. Trailer

Crítica de Con la magia en los zapatos: Zapatero, a tus zapatos
DIRECCIÓN5
GUION4
INTERPRETACIÓN6
BANDA SONORA7
LO BUENO
  • las interpretaciones de Adam Sandler y Dan Stevens
LO MALO
  • que aunque tiene ciertos detalles, es tan blanda como olvidable
5.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (12 Votes)
7.0

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.