DC estrena su nueva propuesta para este año, ¡Shazam! Uno de sus superhéroes más longevos llega a la gran pantalla con un enfoque más luminoso e infantil de lo que nos tiene acostumbrados. Una historia de orígenes con el humor por bandera.

Crítica: ¡Shazam!

Tras el pelotazo de “Aquaman” parece que DC ha decidido apostar por historias que dejen el dramatismo en un segundo plano, con el único fin de entretener y dejar contento al público. A la espera de la secuela de “Wonder woman” y con proyectos tan interesantes como “Joker”, la compañía pretende acercar a todos aquellos que perdió con propuestas fallidas como “Liga de la justicia”, y recuperar un prestigio que nunca debió perderse, porque lo que demanda el espectador son buenas películas, sin importarle, al menos en lo que a mainstream se refiere, qué editorial o estudio esté detrás.

Jack Dylan Grazer y Zachary Levi en ¡Shazam!

Jack Dylan Grazer y Zachary Levi en ¡Shazam!

Shazam, o Capitán Marvel, como se hacía llamar, salió a la luz al rebufo de Superman, llegando a superarle en popularidad en Estados Unidos durante la década de los 40. Sus similitudes en cuanto a poderes, la justificación en la magia y un personaje sin muchas aristas dramáticas, demandaban, como en el caso del hombre de acero -aunque Snyder no lo entendiese así- un tono ligero y luminoso, que David F. Sandberg ha sabido implementar a la perfección. El director, curtido en el cine de terror, responsable de “Annabelle: Creation” -estad atentos a la aparición de la terrorífica muñeca-, apuesta por emular a las añoradas películas de aventuras ochenteras donde un grupo de niños vivían emocionantes peripecias sin mayor pretensión que hacer la tarde amena a un público más ingenuo que el actual, pero también más liberado de prejuicios. Y es que el target de esta cinta está enfocado a los preadolescentes y los más pequeños. ¿Significa eso que los adultos no van a encontrarla interesante? Para ellos quedan reservados los guiños al propio universo DC, al cine ochentero, a “Big”, de la que es deudora en parte, y hará recordar tiempos menos beligerantes; cuando el género era ajeno a absurdas batallas y el “Superman” de Donner, los “Batman” de Burton o incluso el “Spiderman” de Raimi, se disfrutaban sin necesidad de buscarle una profundidad tan innecesaria como ridícula para unos personajes que salvan el mundo enfundados en mallas.

Jack Dylan Grazer y Zachary Levi en ¡Shazam!

Jack Dylan Grazer y Zachary Levi en ¡Shazam!

¡Shazam!” es sencilla en planteamiento y ejecución. No hay ningún tipo de alarde en la propuesta. Su humor es tontorrón, blanco, nada que ver con acercamientos cómicos de otro calado como “Deadpool”. El film es consciente de ello y lo explota, asimilando el personaje que tiene entre manos y como demostración de que los superhéroes pueden abordar distintos tonos, en función de lo que demande cada protagonista, sin traicionar el género; ya que esta es una historia de orígenes de manual.

Jack Dylan Grazer y Mark Strong en lo nuevo de DC

Jack Dylan Grazer y Mark Strong en lo nuevo de DC

Zachary Levi abraza su personaje con carisma y gran interés, a sabiendas de que este papel puede impulsarle al estrellato. Sus esfuerzos cómicos resultan correctos, dentro del material en el que se mueve. Mark Strong, sin embargo, aborda su trabajo con el “piloto automático” de un villano de manual que solo sirve de excusa para exponer el tema que subyace en el fondo y que es desarrollado sin resultar ñoño ni subrayado en exceso. Jack Dylan Grazer convence como Billy junto al resto de su “familia”; todos con algún que otro momento destacable. Y alegra encontrar a nuestra Marta Milans, a la que también se podrá ver en otro proyecto internacional este mismo mes, y que va forjando una carrera al otro lado del charco con papeles pequeños, a los que no le damos el valor que merecen.

Jack Dylan Grazer y Zachary Levi en ¡Shazam!

Jack Dylan Grazer y Zachary Levi en ¡Shazam!

Opinión final de ¡Shazam!

¡Shazam! no es la película definitiva de superhéroes ni tampoco lo pretende. Su tono ligero y el haber elegido, sabiamente, a un público objetivo más joven, hacen que sea la candidata perfecta para iniciar a los más pequeños en el mundo de los superhéroes. Un mundo que quizás ha sido contaminado por pretensiones que quedan muy lejos del verdadero objetivo de estos héroes de grapa: ser un pasatiempo pasajero.

Trailer

Crítica de la película ¡Shazam!: Un superhéroe para los más jóvenes
DIRECCIÓN6
GUION6
INTERPRETACIÓN6
LO BUENO
  • Recuerda a muchas películas de los 80.
  • No tiene pretensiones.
  • Apostar por dirigirla a los más pequeños.
LO MALO
  • Los amantes de guerras infinitas y superhéroes con traumas la verán como algo ajeno.
6Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
9.7

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.