Estrenada la nueva adaptación de la conocida novela de Stephen King: IT, una película de terror nostálgica de los 80 justamente entretenida.

Sinopsis de la película “It” (2017)

Mientras jugaba durante una lluviosa tarde de tormenta, el pequeño Georgie (Jackson Robert Scott), hermano de Bill (Jaeden Lieberher), desaparece supuestamente arrastrado por una riada. A partir de ese momento las desapariciones de niños y adolescentes en la ciudad se suceden sin que nadie logre hallar ningún rastro con la aparente indiferencia de la población. Sin embargo, Bill, que se siente responsable del suceso, pondrá todo su empeño en localizar a su y, ayudado por sus amigos, todos integrantes del grupo de los perdedores del colegio, emplearán el verano en encontrar cualquier pista que les lleve a descubrir que fue de Georgie.

Mientras algo, un ser siniestro mayormente representado como un payaso, acechará desde las sombras a cada uno de los integrantes del grupo con perversas intenciones.

Jaeden Lieberher, Sophia Lillis, protagonistas de la película It.

Crítica de la película “It” (2017)

Si hay algo que se echaba de menos en el cine del género de terror era el terror clásico, el terror nostálgico, los monstruos con los que los niños y adolescentes de los 70-80-90 crecieron. Ese terror visceral al ver unos tangibles efectos visuales, al descubrir las deformidades de los trabajados efectos de maquillaje, al intentar entender las abominaciones que aparecían desfiguradas en las televisiones de tubos catódicos.

Esas terroríficas formas que no sólo podían atormentar a sus víctimas apareciendo vaporosamente, sino que, además, podían descuartizarlas, triturarlas, comérselas o infectarlas hasta desencadenar un desagradable desenlace. Allá cuando los ordenadores no dominaban la tierra, y los efectos digitales eran impensables, los monstruos era mucho más reales y peligrosos porque -¡y mira que se veía mal!-, daban la sensación de que podrían cogerte a través de la pantalla. Látex e imaginación, un terror mucho más tangible que el 3D.

It parece querer regresar a este tipo de terror propio de la época que representa: los ya lejanos comienzos de los años 90. Un mundo en el que todavía existía la inocencia en los niños y las bicicletas podían usarse sin la supervisión de adultos. Un fantástico mundo donde el control de los mayores se limitaba a imponer unas horas para salir y un toque de queda para regresar. Donde los segundos al mando eran los hermanos mayores. Y ahí, en ese mundo, había cabida para las aventuras.

De esta forma, el terror que se espera de esta cinta, aparece perfectamente integrado en la vida de los pequeños protagonistas que transitan hacia la edad adulta. Un camino particularmente difícil para cada uno de los integrantes de este grupo de “perdedores” pues cada uno de ellos, si no todos, sufren una particular forma de acoso o trauma, proporcionando así un trasfondo mucho más rico para las abominables intervenciones -que no siempre tienen que ser del monstruo-.

Finn Wolfhard, Jaeden Lieberher en una imagen de la película “It”

Andy Muschietti en la dirección de “It” (2017)

El señor Andy Muschietti resuelve con habilidad y creatividad la dirección de IT atreviéndose arriesgar en las escenas aportándole su particular punto de vista. Desde que Guillermo del Toro se lanzará en la producción de su película Mamá, Muschietti parece haber tomado seguridad a la hora de tomar decisiones, acciones imprescindibles para llevar a buen puerto esta producción que sin duda será comparada con la original versión mini serie de 1990.

El director sigue la estela de las nostálgicas producciones para dar forma a una película que tiene más que ver con “Cuenta conmigo?” (1986) que con una película de terror al uso. Opción más que válida y efectiva ya que las coherentes distensiones impuestas en el guión casan a la perfección con los momentos de terror propiciando así un mayor contraste en cada escena. De esta forma, la película no se limita a pasar por encima -o en forzar la tensión- de la información que aporta el guión.

Chosen Jacobs, Finn Wolfhard, Jack Dylan Grazer, Jaeden Lieberher, Jeremy Ray Taylor y Sophia Lillis – Los actores que dan vida al grupo de “los perdedores” de la película “It”

El entretenido guión de “It”

El equipo de guionistas (Chase Palmer, Gary Fukunaga, Gary Deuberman) también ha hecho un trabajo apropiado creando y dotando de personalidad a cada uno de los pequeños protagonistas, si bien se echa de menos alguna que otra licencia más con la historia. Los diálogos son lo suficientemente ágiles e inteligentes como para cubrir la franja imaginativa entre el niño personaje y el adulto guionista. Es decir, los chavales hablan como lo hacen los chavales de todas las épocas dependiendo de la personalidad de cada uno. No son líneas impuestas por la creatividad de unos amargados oficinistas -productores que someten a los guionistas-.

El reparto de “It”

Los personajes interpretados por los niños forman un grupo muy apetecible. No destacan particularmente ninguno de ellos pero en su conjunto, que es lo que de verdad importa, trabajan perfectamente creando los valores de amistad-lealtad tan importantes en la niñez.

La única que destaca algo más es Sophia Lillis como Beberly porque tiene la ocasión de lucirse en las escenas más dramáticas y peliagudas de la película. El actor Stephen Bogaert, que hace de su padre se lo pone bien fácil dando vida a un personaje con la interpretación algo comentada pero igualmente efectiva.

Dicho esto, los personajes adultos han sido reflejados como unos auténticos monstruos, sin apenas un ápice de tonos grises, y su interpretación ha sido marcada hacia la oscuridad. Ninguno, absolutamente ninguno -quizá con el personaje del rabino cuya intervención es anecdótica-, encontrará la simpatía del espectador. Esto es quizá una de las pocas críticas que se pueda hacer a la dirección en cuanto a la interpretación, ya que, si se hubiera afinado un poco más, se podrían haber creado ambigüedades mucho más terroríficas que las evidentes.

Mención especial en este caso para el pequeño de los Skarsgard -hijo del conocido Stellan Skarsgard, hermano de Alexander y de Gustav (Serie Vikingos). Destaca en la escena de presentación del payaso Pennywise, la de la alcantarilla, la más impactante, sugerente y por consiguiente terrorífica que contiene esta nueva versión de la película It. Una escena que invita a pensar que el miedo llegará de una forma más sutil que explícita, aunque evidentemente la obra se decante por lo último.

Bill Skarsgård, el terrorífico payaso Pennywise en una imagen de la película “IT” (2017).

Conclusión sobre la película “It”

IT es una película de terror bien balanceada y muy entretenida a pesar de sus dos horas y cuarto de duración. Terror, drama y aventuras crearán una experiencia nostálgica para los niños mayores, aquellos que se aventuraban a ver cualquier tipo de película en su infancia -y lo mismo se encontraban con Alien, Exploradores, o Los Goonies-, pasaban un poco de miedo o entretenimiento y al día siguiente se enfrentaban a la vida. Una película que también resultará perfecta para que los adolescentes y niños poco impresionables puedan decir dentro de una década: “¿IT? ¡Ah! Yo vi esa película en el cine”. Esperaremos la segunda parte.

Trailer de la película “It” (2017)

Crítica de la película "It" (2017): Terror nostálgico
DIRECCIÓN7
GUIÓN7
INTERPRETACIÓN7.5
LO BUENO
  • La recreación histórica.
  • La representación física de "It"
  • Las escenas y cohesión del grupo de los niños.
LO MALO
  • Pocos grises en la dirección e interpretación de los adultos.
  • El que crea que va a pasar miedo se va a decepcionar
7.2Nota Final
Puntuación de los lectores: (25 Votes)
6.2

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.