Alguien tiene que morir de Netflix: Crítica de la serie

La serie Alguien tiene que morir de Netflix resulta una propuesta completamente fallida, en la que no encontraremos ningún tipo de aliciente para llegar hasta el final de su tercer capítulo. En formato miniserie, Manolo Caro deja la comedia para adentrarnos en un drama familiar que resulta excesivamente pretencioso para el material que se trae entre manos. Os dejamos con la crítica de la serie Alguien tiene que morir de Netflix.

Sinopsis

España, años 50. Gabino (Alejandro Speitzer) regresa de México junto a su amigo Lázaro (Isaac Hernández). Su familia, los Falcón, tienen planeado el futuro inmediato del joven: un matrimonio concertado con Cayetana (Ester Expósito) y un buen puesto laboral en la prestigiosa fábrica de la familia de la chica. Pero los planes de Gabino son otros muy distintos: viajar a París con su amigo y luego regresar a México.

Ester Expósito
Ester Expósito

Crítica de la serie Alguien tiene que morir de Netflix

La serie Alguien tiene que morir de Netflix era uno de los proyectos cuyo estreno más expectación causaba de cara a la recta final de este 2020. Lamentablemente su visonado no resulta tan satisfactorio como nos hubiese gustado. Y es que la nueva serie de Manolo Caro para la plataforma, tras ‘La casa de las flores‘, pretendía plantear una interesante trama de suspense e intriga a modo de Cluedo, pero tan sólo se queda en un drama familiar bastante mal llevado.

Isaac Hernández
Isaac Hernández

La España del franquismo

La trama nos sitúa en la España de los años 50, en pleno franquismo. Una sociedad opresiva, conservadora y católica. Marcada por las continuas denuncias entre los propios vecinos y familiares de distinto bando. En esa atmósfera fría y represora aterrizan los dos personajes protagonistas de la serie: Gabino (Alejandro Speitzer), el hijo de los Falcón, que regresa de México acompañado por su amigo Lázaro (Isaac Hernández). Pronto sobrevolará sobre ellos la sospecha de una relación homosexual.

Sin rastro de ese prometido thriller

Una propuesta de estas características precisa de un mínimo de suspense, de desconcierto, algo que despierte el interés del espectador y le mantenga alerta planteándose mil posibilidades sobre las futuras víctimas según las pistas que se van arrojando. Sin embargo, la serie Alguien tiene que morir de Netflix carece de esos elementos básicos, imprescindibles en cualquier buen thriller de intriga.

Será tal la ausencia tanto de tensión narrativa como dramática, que poco o nada nos afectará ese anunciado asesinato. Ni un ápice de intriga, conflictos obvios. Podrían morir todos o ninguno, porque dicha desgracia no tendrá ningún peso dentro de la trama.

Carmen Maura y Cecilia Suárez
Carmen Maura y Cecilia Suárez

Dramón de sobremesa

Su guion se limita a mostrarnos los dramas y tiranías internas de un núcleo familiar, terminando por convertirse en una trama más propia de un culebrón de sobremesa tipo ‘El secreto de Puente Viejo‘ o ‘Amar en tiempos revueltos‘. Así, la serie Alguien tiene que morir de Netflix terminará centrándose en las relaciones amorosas que mantienen sus personajes y en el uso del elemento desestabilizador de un personaje pretendidamente enigmático en su sexualidad –Lázaro-, elementos que quedan muy lejos de funcionar o despertar algún interés.

Escena de la serie Alguien tiene que morir de Netflix
Escena de la serie Alguien tiene que morir de Netflix

Personajes sin ninguna profundidad

Tampoco ayuda su excesiva teatralización, ni que se nos presente una amplia relación de personajes completamente estereotipados, carentes de profundidad y con unas acciones y reacciones completamente previsibles. No llegaremos a conocer a ningún personaje en profundidad, ninguno de ellos resultará realmente enigmático como villano atrayente, ni empatizaremos con el dolor de los más atormentados… Motivos que conseguirán que, aunque lo intenten, ninguno de sus intérpretes llegue a brillar en sus papeles.

Un reparto de caras conocidas

Así tendremos un elenco repleto de caras conocidas, con talento más que demostrado, que queda completamente desaprovechado: Ester Expósito (Élite) como Cayetana; Carlos Cuevas (Merlí) como Alonso; Ernesto Alterio (Orígenes secretos) como Gregorio; Carmen Maura (Gente que viene y bah) como Amparo; Alejandro Speitzer (Oscuro deseo) como Gabino; e Isaac Hernández (El rey de todo el mundo) como Lázaro, entre otros.

Alejandro Speitzer
Alejandro Speitzer

Opinión final de la serie Alguien tiene que morir de Netflix

La miniserie Alguien tiene que morir de Netflix resulta una propuesta completamente prescindible dentro del abultado catálogo de la plataforma. Una serie que lo único bueno que tiene es su brevedad… personajes estereotipados, falta de ritmo y tensión dramática, ausencia total de intriga y suspense, son sólo algunos de los elementos que juegan en contra de la ficción.

Ficha Técnica

Título original: Alguien tiene que morir
Género: Suspense, Thriller, Drama
Sitio Oficial: Serie Alguien tiene que morir
País: España, México
Idioma: Español
Fecha de estreno en España: 13 de octubre de 2020
Productora: Noc Noc Cinema, Netflix España
Distribuidora: Netflix
Duración: 3 capítulos (149 min.)
Año: 2020
Calificación por edades: No recomendada para menores de 16 años

Ficha Artística

Dirección: Manolo Caro (Creador)
Guión: Manolo Caro, Fernando Pérez, Monika Revilla
Música: Lucas Vidal
Fotografía: Ángel Amorós
Reparto: Cecilia Suárez, Ernesto Alterio, Carmen Maura, Ester Expósito, Alejandro Speitzer, Carlos Cuevas, Isaac Hernández, Pilar Castro, Mariola Fuentes, Eduardo Casanova, Manuel Morón, Juan Carlos Vellido, Javier Pereira, Iván Sánchez, Eloi Costa, Bruno Sevilla, Asier Flores, Lupe Cartie Roda, Marcos Mateo Ochoa, Christian Caner

Cartel

Cartel de la serie Alguien tiene que morir de Netflix
Cartel de la serie Alguien tiene que morir de Netflix

Trailer

RESEÑA FINAL
Un thriller que no funciona en ningún momento. Repleto de caras tan conocidas como desaprovechadas.
DIRECCIÓN
3.5
GUIÓN
3
INTERPRETACIÓN
5
LO BUENO
Una serie que se ve en tres capítulos.
LO MALO
Su falta de tensión narrativa y dramática.
Personajes estereotipados al máximo.
3.8
Nota
Más artículos
Crítica de la película Nerve Un juego sin reglas
Película Nerve Un juego sin reglas: Crítica