Crítica de Matrimonio compulsivo (2007): Comedia de Los Farrelly

Una de esas comedias que nunca te cansas de ver

Crítica de Matrimonio compulsivo, una comedia de los hermanos Farelly convertida ya en un clásico entre sus títulos más conocidos. Ahora aterriza en Netflix para darnos la oportunidad de volver a disfrutar de la loca relación de amor y odio entre Eddie, Ben Stiller, y Lila, Malin Akerman. 

Sinopsis

Eddie (Ben Stiller), un soltero al que todo el mundo pregunta cuándo se casará, conoce a la increíble Lila (Malin Akerman). Tras hablar con su padre y su mejor amigo, Eddie decidirá no perder a la mujer de sus sueños y proponerla matrimonio cuando tan solo llevan una semana de relación.

Ben Stiller y Malin Akerman
Ben Stiller y Malin Akerman

Crítica de la película Matrimonio compulsivo (2007)

Un título llegado directo del 2007 llama nuestra atención entre el top ten de las más vistas de Netflix en esta semana. La película Matrimonio compulsivo sigue estando en buena forma, de eso no hay duda, y es que es que el humor de los hermanos Farrelly, aunque tiene sus fallos, nunca falla ni decepciona. Los creadores de la mítica ‘Algo pasa con Mary‘ (1998) vuelven a apostar todas sus cartas a un tipo ganador en este arte de la comedia, Ben Stiller, y la propuesta, aunque durante su estreno en cines no arrasara ni mucho menos, sí ha debido hacer caja gracias a la cantidad de veces que la han pasado desde entonces por la televisión.

Así conoceremos a Eddie, un tipo desafortunado en el amor y con serias dificultades para el compromiso, al que un día de manera fortuita parece haberle tocado la lotería al conocer a la guapísima, divertida y encantadora Lila (Malin Akerman). Un auténtico flechazo que lanzará a ambos a darse el sí quiero en poquísimo tiempo, sin apenas conocerse. Y aquí el error monumental que Eddie comete y que pagará con creces durante toda la película centrada en hacernos vivir su infernal luna de miel, y que impulsará como un cohete la comedia de Los Farrelly.

Los Farrelly, unos grandes en la comedia

Los Farrelly dirigen la película Matrimonio compulsivo de manera completamente ágil, dotándola de un ritmo adictivo; sin apenas darnos cuenta tendremos a nuestro protagonista enamorado hasta las trancas de la que se promete como un auténtico bombonazo, para pasar en un abrir y cerrar de ojos a ver cómo dicho matrimonio se convierte en una auténtica pesadilla. Ojo, los gags levantarán a un más el tono de la comedia cuando Eddie comience a sentir atracción por una tercera mujer en discordia y empiece a “putear” a su recién estrenada esposa en plena luna de miel.

Los protagonistas de la película Matrimonio compulsivo

Ben Stiller hace lo que mejor sabe hacer, de tipo medio alelado que se deja engatusar por una mujer. Su interpretación como Eddie no decepciona atrapando a su personaje en un matrimonio insoportable, que sufre durante buena mitad de la película; sabiendo otorgarle a su personaje una buena dosis de mala leche hacia el tramo final que también resultará muy convincente.

Pero la que verdaderamente capta nuestra atención en la película Matrimonio compulsivo no es otra que la actriz Malin Akerman como Lila; su transformación de ángel a auténtica tirana no puede estar más conseguida, y buena parte de las carcajadas vendrán de su mano. Pasaremos de odiarla a sentir mucha pena por ella tras las faenas que sufrirá de la mano de su recién estrenado marido. Haga lo que haga resulta simpática, eso es así. Mucho menos convincente resulta Michelle Monaghan como Miranda, un personaje tan naif, dulce y amable que no resulta demasiado creíble y desentona con respecto a las otras dos interpretaciones.

Opinión final de la película Matrimonio compulsivo (2007)

La película Matrimonio compulsivo es una de esas propuestas que, aunque ya las hayas visto un millón de veces, nunca fallan. Es cierto que no estamos ante lo mejor de Los Farelly como directores y guionistas, seguramente su título cumbre fuese ‘Algo pasa con Mary‘ y el resto de propuestas son claramente inferiores. Aún así la que nos ocupa resulta entretenida y divertida. Un soplo de aire fresco para una de estas calurosas tardes de verano.

Cartel

Cartel de la película Matrimonio compulsivo (2007)
Cartel de la película Matrimonio compulsivo (2007)

Trailer

RESEÑA FINAL
Una película divertida, con gags muy graciosos, que aunque ya hayas visto antes no importa tragársela una segunda vez.
DIRECCIÓN
7.5
GUION
6
INTERPRETACIÓN
7.5
LO BUENO
Lo ágil del ritmo de esta comedia.
Malin Akerman convertida en una auténtica pesadilla.
LO MALO
El personaje demasiado dulce de Michelle Monaghan.
Están desaprovechados algunos personajes secundarios que son completos roba escenas.
7
Nota