Carta blanca | Crítica de la película en Netflix | Comedia gamberra

Disponible en Netflix

La película Carta blanca llega a Netflix para buena noticia de los amantes de las comedias gamberras. Una película dirigida por los hermanos Farrelly, y protagonizada por un elenco de lujo Owen Wilson, Jason Sudeikis, Jenna Fischer y Christina Applegate. Os dejamos con la crítica de la película Carta blanca, nuestra propuesta para desconectar y pasar un rato divertido.

Carta blanca | Sinopsis de la película en Netflix

Rick (Owen Wilson) y Fred (Jason Sudeikis) son dos amigos que se lamentan de la juventud perdida. En plena crisis matrimonial sus mujeres, Maggie (Jenna Fischer) y Grace (Christina Applegate), deciden otorgarles carta blanca en el matrimonio durante una semana. 

Owen Wilson y Jason Sudeikis
Owen Wilson y Jason Sudeikis

Carta blanca | Crítica de la película en Netflix

Muy mal tendría que ir la cosa para que una película protagonizada por Owen Wilson y Jason Sudeikis no consiguiera arrancarnos alguna carcajada que otra. Pues bien, estábamos en lo cierto. Carta blanca (2011) es una comedia de enredo gamberra, irreverente y, en ocasiones, grotesca, pero que funciona, vaya si funciona. Arrancamos nuestra crítica de Carta blanca, lo nuevo del catálogo de Netflix.

La cinta sitúa el conflicto de su trama en la “pitopausia” masculina. Esa edad en la que los hombres son conscientes de que están perdiendo opciones -si es que en algún momento las tuvieron…-, que las mujeres jóvenes hace tiempo que no reparan en ellos y que irremediablemente la edad pasa factura. Todo ello hace que el nerviosismo comience a aflorar, y las relaciones que dichos hombres mantienen, a peligrar.

Jenna Fischer y Christina Applegate
Jenna Fischer y Christina Applegate

¿De qué va la propuesta?

Maggie (Jenna Fischer) y Grace (Christina Applegate) están cansadas de aguantar las salidas de tono y la descontrolada testosterona de sus maridos. A sus cuarenta y tantos parecen haber regresado a la pubertad, y a la inmadurez propia de dicha edad. La solución pasará por divorciarse o entregarles una “carta blanca” durante una semana. Siete días en los que Rick (Owen Wilson) y Fred (Jason Sudeikis) van a poder desfasar, ligar y cumplir todas esas fantasías juveniles que tienen en mente; y lo que es aún mejor, con la garantía de que cualquier cosa que hagan durante ese tiempo no tendrá ningún tipo de repercusión negativa en su matrimonio.

Jason Sudeikis, Owen Wilson y Richard Jenkins
Jason Sudeikis, Owen Wilson y Richard Jenkins

La dirección de los hermanos Farrelly

Bobby FarrellyPeter Farrelly marcaron su propio estilo con comedias que ya son considerados clásicos dentro de su género. Estamos hablando de títulos tan memorables como: ‘Dos tontos muy tontos’ (1994), ‘Vaya par de idiotas’ (1996), ‘Algo pasa con Mary’ (1998), ‘Yo, yo mismo e Irene’ (2000), o ‘Matrimonio compulsivo’ (2007). 

En la película Carta blanca (cuyo título original es ‘Hall pass’), una de las últimas propuestas cinematográficas de los hermanos Farrelly, todo funciona como un reloj: ritmo, gags y diálogos hacen que la película vaya a más en cada escena. Todo un despropósito de inmadurez masculina que afirma lo que todos sabíamos desde su arranque: “estos dos van de guays y no tienen ni idea”.

Escena de la película Carta blanca en Netflix
Escena de la película Carta blanca en Netflix

¿Por qué funciona tan bien esta comedia?

Nos divertiremos de lo lindo con las continuas desventuras de una pareja de cuarentones a los que sus mujeres, hasta el mismísimo moño de ellos, les han concedido una semana de “carta blanca” en el matrimonio. Vamos, que pueden hacer lo que les de la gana sin consecuencias, porque como le dijo Ross a Rachel en ‘Friends‘, “nos estábamos tomando un descanso”.

Rick (Owen Wilson) y Fred (Jason Sudeikis) son unos auténticos pringados, que intentan dar la visión entre sus “amigotes” de encontrarse encarcelados en un matrimonio rutinario de quince años; mientras sus mujeres viven una vida de ensueño casadas y cuidando del hogar familiar. Lo que no tardaremos en descubrir es que las que tienen posibilidades reales en el “mercado” son sus mujeres, Maggie (Jenna Fischer) y Grace (Christina Applegate).

La película resultaría aún más sobresaliente si su tramo final no resultara tan conservador, haciendo apología de la monogamia y con “castigo divino” hacia la única de los cuatro que ha dado el paso de ser infiel.

Escena de la película Carta blanca (2011)
Escena de la película Carta blanca (2011)

Carta blanca | Opinión final de la película en Netflix

Concluir sobre la película Carta blanca en Netflix que estamos ante una propuesta gamberra, cargada de situaciones ridículas y diálogos delirantes. Todo encaja para divertirnos a carcajada de limpia con estos dos maduritos en crisis existencial. Da gusto poder disfrutar de una comedia que puede presumir abiertamente de serlo.

Trailer

DIRECCIÓN
8
GUIÓN
7
INTERPRETACIÓN
8.5
LO BUENO
Todo funciona como un reloj.
Las interpretaciones de todo su reparto.
LO MALO
Su conservador tramo final.
7.8
Más artículos
Crítica de la serie Betaal de Netflix
“Betaal” Crítica de la serie de Netflix producida por Blumhouse Television