Crítica de Espías con disfraz

Fecha de estreno 25 de diciembre de 2019

Will Smith y Tom Holland son los encargados de ponerle voz a Lance Sterling y Walter Beckett respectivamente, los protagonistas de “Espías con disfraz”, la nueva película de animación para toda la familia de estas navidades basada en el cortometraje de Lucas Martell, “Pigeon: Impossible”. Os dejamos con la crítica de Espías con disfraz, una de nuestras favoritas de la cartelera.

SINOPSIS

Walter Beckett (Tom Holland) es un joven con una mentalidad prodigiosa que trabaja en el laboratorio de innovación de una empresa de espionaje. Sin permiso, ni aviso, Walter modifica uno de los gadgets del espía más popular y admirado en la empresa, Lance Sterling (Will Smith), y termina siendo despedido por el propio espía. Pero lo que parecía haber sido otra misión exitosa para Sterling, a pesar de la inesperada actuación de sus nuevos gadgets, termina siendo una trampa que le convierte en el criminal más buscado. Sterling se ve obligado a recurrir a la única persona capaz de ayudarle a resolver el problema y hacerlo “desaparecer” y ese es Walter Beckett con quién tendrá que trabajar en equipo.

Will Smith le presta su voz a Lance Sterling
Will Smith le presta su voz a Lance Sterling

CRÍTICA de ESPíAS CON DISFRAZ

Las películas de espías, personalmente, siempre me han resultado muy interesantes y entretenidas, sobre todo por los gadgets que aparecen en estas y me dejaban fascinada desde niña: gafas de rayos X, muelas postizas con sistema de comunicación incorporado, maletines multiusos dónde cabían pequeños laboratorios…

En estos tiempos en que la tecnología está en todas partes parece difícil inventar gadgets espía que nos sorprendan. Ya lo hemos visto todo. Podemos pagar en el supermercado con un reloj, entonces… ¿Cómo van a sorprendernos ahora? Espías con disfraz lo consigue dándole una vuelta de tuerca al modus operandi de las agencias de espías con propuestas muy originales que sustituyen la violencia por el ingenio. Los enemigos ya no son destruidos pero sí detenidos, y las explosiones ahora son de purpurina. En un principio todo esto puede sonar cursi pero lo cierto es que funciona. Te contamos todos los secretos de esta cinta de animación en la crítica de Espías con disfraz.

SUSTITUIR VIOLENCIA POR INGENIO, SU GRAN IDEA

Por supuesto en una película de animación familiar sobre espías tienes que estar dispuesto a entrar en el juego y creerte todo lo que te cuenten, aunque algunos de los gadgets sean casi cosa de magia. Un claro ejemplo lo encontramos en un pequeño bolígrafo que puede convertir a un ser humano en una masa fofa sin huesos (lo que me recuerda al brazo de Harry Potter en “Harry Potter y la cámara de los secretos” tras la intervención de Gilderoy Lockhart con el hechizo Brackium emendo).

Volviendo a la propuesta de sustituir la violencia y siendo sincera, en toda película de espías y como si fuera una regla no escrita, suele haber siempre una explosión que parece completar el film y con la que se le llenan a uno los ojos con los colores vibrantes del fuego. Pero no es la explosión en sí, si no la espectacularidad, lo que produce esta sensación de satisfacción en el espectador y Beckett lo demuestra con sus bombas explosivas de purpurina.

Realmente destacan los todos los artefactos de Beckett, simples pero efectivos, pero no desvelamos ninguno más porque merece la pena descubrirlos en la cinta.

Los protas de Espías con disfraz conquistarán la cartelera
Los protas de Espías con disfraz conquistarán la cartelera

LOS PERSONAJES A LOS QUE PONEN VOZ Will Smith y Tom Holland

El choque entre las personalidades de Sterling y Beckett hace que todas las situaciones resulten muy cómicas y se complementen formando una pareja perfecta dónde como siempre uno suele ser la imagen y el otro, el cerebro.

Del personaje de Sterling no llegamos a descubrir demasiado, pero sí sabemos que algún hecho traumático le ocurrió en el pasado y por ello es como es. No quiere ser demasiado cercano a nadie y prefiere trabajar solo. Esto me lleva a pensar que se podría sembrar así una semillita para una futura secuela en la que se nos mostrara un poco más esta parte oculta de Sterling, ya que desde el principio conocemos a Beckett y su familia pero no al famoso espía.

Sterling recibe una lección de humildad cuando se convierte en una paloma, uno de los animales más despreciados y denominado despectivamente por el espía como “rata del aire”. Mientras Sterling no siente demasiada simpatía por el ave, Beckett utiliza una pequeña paloma muy cariñosa como animal de terapia y parece saberlo todo sobre los compartimientos de estas aves. Esto hace pone aún más en contraste las características opuestas de los personajes.

Una paloma tontorrona y otra que parece chiflada se le unen en esta aventura formando un equipo de lo más disparatado y quizá esté diciendo una locura, pero la idea de que pudiera surgir otra cinta paralela sobre este grupo de palomas no me parece nada mal. Ya ocurrió con “Gru, mi villano favorito” y su minions, que crecieron en popularidad y consiguieron su propia película.

Por otro lado, Will Smith y Tom Holland me parecen un elenco muy acertado para ponerle voz a estos personajes y encajan como un guante en ellos.

Tom Holland le presta su voz a Walter Beckett
Tom Holland le presta su voz a Walter Beckett

EL TREPIDANTE GUION DE LA CINTA DE ANIMACIÓN

El guion de Brad Copeland y Lloyd Taylor está basado en el cortometraje, también de animación, “Pigeon: Impossible” de Lucas Martell. Si el corto tenía un guiño a la famosa “Con la muerte en los talones” de Hitchcok, “Espías con disfraz” parece tenerlo a “Kill Bill Volumen I” (o “Furia Oriental” con Bruce Lee).

El ritmo de la película es frenético, siempre están ocurriendo cosas que hacen avanzar la trama y no hay nada la cinta que esté ahí solo para rellenar. Todo está hilado perfectamente y ocurre a su tiempo sin que tengamos ocasión de aburrirnos, ya que la acción es abundante y la parte sentimental,  centrada en el vínculo que se crea entre los personajes, se entiende perfectamente sin necesidad de resultar pesada.

Imagen de una escena de Espías con disfraz
Imagen de una escena de Espías con disfraz

COMENTARIO FINAL DE ESPÍAS CON DISFRAZ

Espías con disfraz es una película entretenida e interesante para toda la familia que transcurre a ritmo de Hip Hop. Tanto niños como adultos disfrutaran con la abundante acción de la cinta y las situaciones a las que se van enfrentando los protagonistas.

Un ejercicio de imaginación dirigido por Nick Bruno y Troy Quane, similar a películas como “Toy Story” dónde los personajes, en clara desventaja, tienen que hacer uso del ingenio para resolver problemas y salir del paso evitando el uso de la violencia.

TRAILER

DIRECCIÓN
9
GUIÓN
9
DOBLAJE ORIGINAL
9
ANIMACIÓN
9
Reseña de lectores0 Votos
0
LO BUENO
Los originales gadgets de Beckett.
El grupo de palomas.
LO MALO
Nada.
9
Más artículos
Crítica de la película Sigue el ritmo de Netflix
Sigue el ritmo de Netflix: Crítica de la película