Las películas de Neil Breen: El ser de luz del cine. Analizamos el trabajo del director

¿Conoces las películas de Neil Breen? Nuestro artículo de hoy se centra en mostraros la prolífera carrera cinematográfica de uno de los directores más controvertidos del panorama actual, y cuya filmografía es encumbrada a la categoría de genialidad por sus fans o desechada al tacharla como “cine cutre”. Arrancamos el viaje por el trabajo de Neil Breen ¿preparado?

Las Películas de Neil Breen

En Los Interrogantes nos encanta el cine. Esta cuarentena hemos aprovechado para revisar muchas de las películas de los catálogos de Netflix y otras plataformas para haceros el susodicho confinamiento más ameno. Pero también, a algunos de nosotros nos gusta el cine malo. Ya nos dimos una vuelta por la Cutrecon porque algunos disfrutamos de las obras genuinamente mal hechas. Y por este motivo, hoy queremos traeros un artículo para que conozcáis la obra y el estilo del más digno heredero de Tommy Wiseau a día de hoy, con la gran diferencia de que Wiseau ha vivido del cuento y de la coña mientras que nuestro director de hoy sigue considerando su trabajo una obra incomprendida y exquisita a partes iguales. Un hombre que hace lo que quiere sin importar el resultado (o la coherencia). Damas y Caballeros, prepárense para conocer a Neil Breen (y sus películas).

Sí, esto es un fotograma de una de sus películas, concretamente de Twisted Pairs
Sí, esto es un fotograma de una de sus películas, concretamente de Twisted Pairs

¿Quién es Neil Breen?

Este señor nace en la costa oeste de California y, como muchos por su cercanía a la Meca del cine, desarrolla una afición por el séptimo arte. Estudia arquitectura y trabaja como arquitecto y agente inmobiliario, de lo cual saca su financiación para producir sus propias películas. Pero, ¿qué nos encontramos cuándo vemos una película de Neil Breen? Mejor sería preguntar, ¿qué no nos encontramos? Porque sus películas lo tienen todo y a la vez nada. Un montón de subtramas y numerosos temas que trata que no nos llevan a ningún lado. Un despropósito en proporciones bíblicas que puede que lo eleve a la categoría de genio.

Los temas que tratan las películas

Para empezar, como todo autor tiene una serie de temas que siempre trata o toca en mayor o menor medida. Para Breen, el tema recurrente de sus películas es la lucha contra el mal, pero el mal lo encarnan y personifican un sector muy concreto de la población. Si para Steven Spielberg los malos suelen ser las grandes corporaciones, para Breen lo son los políticos y banqueros, a quienes ajusticia casi siempre al final de sus películas.

Por otro lado, su protagonista (que siempre interpreta él) está concebido como una aproximación mesiánica, un ente con habilidades sobrenaturales que hace un buen uso de las mismas para finalmente luchar contra los políticos y banqueros.

El tema del amor es también recurrente en sus películas, como el amor verdadero triunfa y atraviesa desiertos de tiempo para mantenerse puro y pulcro y por supuesto de fondo subyace la incomprensión que gira en torno a este ser de luz  por no encajar en un mundo imperfecto.

Fotograma de Twisted Pairs – Neil Breen interpreta a Neil Breen y a Neil Breen con barba. Esa barba nos da una idea del nivel de sus películas.
Fotograma de Twisted Pairs – Neil Breen interpreta a Neil Breen y a Neil Breen con barba. Esa barba nos da una idea del nivel de sus películas.

¿Genialidad o despropósito?

Hasta aquí todo es muy bonito. De hecho, con esto podríamos considerar que las propuestas de este autor son interesantes… pero vamos a entrar en materia. Las películas son un desastre. Un auténtico despropósito. Y es en este despropósito donde está lo que podemos admirar de Breen. Porque sus películas son una clase magistral de cómo no se debe hacer cine.

Si bien algunos directores presumen de nunca haber asistido a academias o escuelas, está claro que Breen debería haber hecho algún curso, aunque sea para aprender lo básico, porque la coherencia narrativa se encuentra únicamente en lo más profundo de su sistema límbico. Sus películas tienen montajes alocados no-lineales, presentaciones tanto de paisajes como de personajes que ya previamente han sido presentados (y usando imágenes de archivo a tutiplén), escenas que no nos cuentan nada, culebrones que duran 3 segundos, clímax que ocurren en la mitad de la película para pasar rápidamente a otra exposición… por no hablar de las interpretaciones más artificiales que uno pueda encontrar. Es que incluso algo tan sencillo como decir “Ven aquí” parece el resultado de haber hablado con el músculo del brazo y no con una persona con capacidad de comprensión. En resumen, las películas de Neil Breen son maravillosamente desconcertantes.

Fotograma de su película Fatefull Findings - Los ordenadores también son claves en su filmografía. Siempre los usa apagados y siempre rompe o tira alguno que otro aunque después vuelven a funcionar como si nada
Fotograma de su película Fatefull Findings – Los ordenadores también son claves en su filmografía. Siempre los usa apagados y siempre rompe o tira alguno que otro aunque después vuelven a funcionar como si nada

 Maravillosamente desconcertante

Porque ahí, en este gazpacho de escenas inconexas, malas actuaciones y efectos hechos con el Windows Movie Maker, reside una magia especial que hace que uno disfrute con este visionado. Es tal el despropósito inconsciente y genuino de este ser de luz que sus películas tienen un punto admirable.

Breen es un amante del cine, sus películas tienen referencias a grandes obras como 2001 o a la obra de Salvador Dalí (aunque realizadas de la peor y más cutre manera posible) y él quiere contar historias, pero el tiro no solo le sale por la culata sino que el retroceso se lleva por delante al productor y a todo el equipo de rodaje. Porque Neil Breen quiere, de verdad, contarnos algo, pero cuando uno ve cualquiera de sus películas acaba diciendo “¿Pero de qué narices va esto?” y luego se encuentra con momentos tan hilarantes como imágenes de archivo con él superpuesto con chroma o con escenas totalmente surrealistas que provocan la risa floja (y no tan floja) como la siguiente.

Fotograma de su primera película Double Down - Breen se encuentra con los espíritus de sus fallecidos padres. Su pregunta: Papá, ¿Hay vida después de la muerte? Supongo que no lo ve claro.
Fotograma de la primera película de Neil Breen “Double Down” – Breen se encuentra con los espíritus de sus fallecidos padres. Su pregunta: Papá, ¿Hay vida después de la muerte? Supongo que no lo ve claro.

Por supuesto, tramas de amor que solo tienen sentido en la mente de Breen y que para el espectador solo consiguen un mínimo de sentido por la ya concebida imagen de una relación de pareja. A veces nos deleita con escenas de acción y/o de suspense que no envidiarían a las de Michael Bay o M. Night Shyamalan (nótese la ironía).

Neil Breen, el Michael Bay del cine malo

Si Tommy Wiseau sorprendió al mundo con “The Room” y se convirtió en el “Orson Welles” del cine malo, Neil Breen es el Michael Bay del cine malo. Si The Room fallaba estrepitosamente en intentar ser buena, las películas de Neil Breen fallan estrepitosamente en ser malas y eso nos deja un producto inimitable e irrepetible. Porque que quede claro, no están hechas mal a propósito (aunque a veces pueda parecerlo), Neil Breen está convencido de que sus películas son buenas. Y está tan convencido que hasta exige que sus películas se distribuyan y lleguen a los cines de todo el mundo. Además, tiene a la venta un DVD con una masterclass sobre cómo hacer cine indie, o mejor dicho, cómo ha hecho él cine indie (eso sí, te envía un CD en blanco sin carátula ni serigrafía, supongo que porque lo importante está en el interior).

La masterclass de Neil Breen. No es broma, si la compras te envía esto. Red Letter media tiene un extenso video desgranando este DVD que puedes adquirir por el módico precio de 169$
La masterclass de Neil Breen. No es broma, si la compras te envía esto. Red Letter media tiene un extenso video desgranando este DVD que puedes adquirir por el módico precio de 169$

El video de Red Letter Media à https://youtu.be/b3p4rm2Mku0

Por si quieres hacerte con esta “ganga”. Atentos al diseño de la web  à http://neilbreen-5films.com/

Opinión del cine de Neil Breen

Si a ti, querido lector, no te atrae lo más mínimo el cine malo, no eres de los que se parten con “The Room” o no le tienes cariño a Batman y Robin por lo mala que es, entonces no te recomendaría que vieses las películas de Neil Breen. Pero si por el contrario te gusta este, llamémoslo, infracine, y le ves ese punto de genialidad al hacer las cosas inconscientemente mal, entonces Neil Breen es de obligado visionado. Mejor en compañía, por supuesto, porque las reacciones de la gente al ver su cine son dignas de verse.

Si no estás muy seguro, recomiendo ver los primeros 10 minutos de su película Twisted Pairs. Si amas esos 10 minutos, Breen es para ti. Si no, es un buen momento para abandonar.

Cartel de Fatefull Findigs (2013)
Cartel de Fatefull Findigs (2013)

Guía de películas

Hay diferentes “guías” para ver su cine. Algunas prefieren hacerlo cronológicamente, otras de mayor a menor WTF? otras según el presupuesto se le va a reduciendo… En el caso de quien esto escribe, sencillamente un amigo y yo decidimos elegirlo aleatoriamente y el resultado ha sido más que satisfactorio. Fue el siguiente.

  • Fatefull Findigs (2013)
  • Twisted Pairs (2019)
  • Pass Throu (2016)
  • Double Down (2005)
  • I am here…. Now (2009)

Trailer de Twisted Pair (2018)

Más artículos
Crítica de la serie Maldita de Netflix
Serie Maldita de Netflix: Crítica