Película Origen de Christopher Nolan: Crítica

El tótem sigue girando una década más tarde

Origen, una de las cintas icónicas del director Christopher Nolan, cumple diez años desde su estreno y sigue siendo todo un éxito. ¿Quieres saber por qué? Te lo contamos en nuestra crítica de la película Origen (2010).

Sinopsis

Dom Cobb y Arthur dominan un nuevo tipo de robo: la extracción. Este hurto consiste en entrar en la mente de un sujeto para sustraer información mientras duermen. El gran empresario Saito les reclutará para que entren en la mente de su más fuerte competidor para que abandone la empresa y así eliminar la competencia. Cobb deberá realizar la misión para volver con sus hijos lidiando con los fantasma de su pasado.

Leonardo Di Caprio en la película Origen
Leonardo Di Caprio en la película Origen

Crítica de la película Origen de Christopher Nolan

Ver una película de Cristopher Nolan es como ir de boda: siempre acabas satisfecho o harto. El cineasta siempre ofrece un menú de narrativas temporales, una dosis de dilemas filosóficos, un cóctel de géneros, y de postre, acción bañada con efectos especiales. Todos los elementos, forman una degustación pretenciosa de imágenes que saborean tanto los amantes del cine fast-food como los más selectos. Sin distinción, algunos se quedan satisfechos y otros se hartan.

Por ese motivo, Nolan es uno de los cineastas actuales que siempre está en boca de todos. Tenet es su plato del verano 2020, pero también se cumplen diez años de una de sus obras más icónicas: la película Origen (2010).

Dilemas existenciales para todos los públicos

Plantearse en sentido y la naturaleza de la vida es inherente al ser humano. Intentar comprender la realidad o saber cuál es esta realidad siempre será algo incierto. ¿De qué podemos estar seguros? Ya lo planteaba Chuang Tzu con su paradoja: “Chuang Tzu soñó que era una mariposa. Al despertar ignoraba si era Chuang Tzu que había soñado que era una mariposa, o si era una mariposa que soñaba ser Chuang Tzu.”

La película Origen coge esta paradoja y la deposita en el centro de su historia a través de la relación de Cobb (Leonardo Di Caprio) con Mal (Marion Cotillard). Pero a Nolan no le basta únicamente con este dilema, y explota el poder del subconsciente, de la mente humana y de las ideas. Aunque estos temas podrían ser el material perfecto para un documental paranoico que cuestione el funcionamiento de nuestra realidad, el cineasta sabe confeccionar una película que conjuga a la perfección estas cuestiones con las convenciones hollywoodienses.

Leonardo DiCaprio y Marion Cotillard
Leonardo DiCaprio y Marion Cotillard

Hollywood: modus operandis

Es cierto que Origen innova con el concepto, pero sigue muy cerca del funcionamiento del cine industrial. La combinación de acción, sentimentalismo e imágenes plagadas de formalismos caracterizan a la película. De esta manera, acude a grandes efectos especiales y escenas dominadas por el sentimiento de culpabilidad. Este hecho no es necesariamente negativo, sino un mecanismo más que elige para contentar al público consiguiendo unos resultados de remarcable calidad a la vez que pretenciosos.

Así, Nolan consigue una excelente puntuación en la dirección de arte, sobre todo en los mundos oníricos. Cada nivel del sueño está diferenciado por un escenario completamente diferente al anterior. De esta manera, se logra contrastar la gran ciudad inundada; el lujo y la elegancia del hotel a lo “Ocean’s Eleven”; y la fría montaña. Cada uno de estos lugares recrea un ambiente que tiene la capacidad de transportar al espectador gracias a la perfecta integración de todos los elementos.

Aunque este decorado no se apreciaría sino hubiera una buena cinematografía que, eso sí, esta cerca más cerca de la funcionalidad que de la emoción. La mayoría de los planos siguen la habitual regla de tercios y pocos momentos son arriesgados en el ámbito de la fotografía. Además, los efectos especiales cobran especial importancia junto con el montaje y funcionan como un recurso para espectacularizar la acción en favor del entretenimiento.

Por otro lado, podemos encontrar cierta poesía visual en las escenas donde se intercalan los recuerdos de Cobb y Mal. En estos momentos, el pragmatismo se deja a un lado para jugar a favor de la belleza utilizando luces y colores mucho más cálidos para cubrirlo todo de una atmosfera onírica.

Otro elemento que no puede faltar en una película de índole comercial es el star-system. En este caso, encontramos un elenco formado por Leonardo Di Caprio, Michael Caine (¿cómo no?), Tom Hardy, Marion Cotillard, Ellen Page y Cillian Murphy. Cada uno dentro de un papel que les encaja a medida, con unas interpretaciones a favor de la historia y sacando la emoción en aquellos momentos fundamentales.

La guinda del pastel tiene sabor musical y la pone Hans Zimmer, el compositor favorito para películas que pretenden ser épicas. Por eso, su banda sonora funciona como complemento a toda la faceta más formal de la película e incluso, en ocasiones, refuerza la emotividad que se pretende transmitir.

Leonardo DiCaprio y Tom Hardy
Leonardo DiCaprio y Tom Hardy

Algo que no cuadra

El mayor valor de la película Origen se encuentra en la originalidad de la idea simple y solida que plantea en un principio. Capta bastante la atención el argumento de poder entrar en los sueños de alguien para robar información o hacerlo cambiar de idea. Pero poco a poco, se van añadiendo reglas y nuevas dimensiones para configurar todo el engranaje. Es aquí donde aparecen los problemas.

Cristopher Nolan tiende a la explicación repetitiva de todos los conceptos. Su necesidad de extenderse en el funcionamiento del mundo que plantea y de lo que sucede es un constante en su obra, ya sea porque considera tonto al público o porque el se cree más inteligente que el resto. Sea cual sea el motivo, muchas veces esto juega en su contra.

El problema de sobre explicarse no es únicamente que cansa, sino que deja entrever los fallos que hay en el guion. Tal es la magnitud que se pueden encontrar un buen numero de vídeos y artículos en internet que cuestionan la narrativa de Origen identificando algunas incongruencias, así como varios deux ex machina.

Ellen Page y Leonardo DiCaprio en Origen
Ellen Page y Leonardo DiCaprio en Origen

Opinión final de la película Origen de Christopher Nolan

Volviendo a la metáfora de la boda… la película Origen (2010) causa esas dos mismas sensaciones: o te satisface, o te hartas. Las pretensiones, los excesos, el dramatismo y las vueltas de tuerca están invitadas, pero vienen vestidas de alta costura. Que guste o no dependerá de cada uno. Que sea una buena película solo depende de su buena calidad.

Trailer

RESEÑA FINAL
Con Origen empezó todo. Si has disfrutado recientemente de Tenet, no puedes dejar de ver su predecesora.
DIRECCIÓN
10
GUIÓN
8
INTERPRETACIÓN
9
Reseña de lectores0 Votos
0
LO BUENO
Que sea entretenimiento puro sin tener que renunciar a la calidad.
LO MALO
Tener que mirar a otro lado cuando hay fallos de guion para seguir disfrutando.
9
Nota
Más artículos
Crítica de la película Vacaciones con mamá (2018)
Vacaciones con mamá. Crítica de la película