“La Monja”: nueva entrega del universo terrorífico de “The conjuring”, en este caso explicando el origen de la misteriosa monja demoniaca. Una serie B sin complejos que no asusta pero entretiene a duras penas.

Crítica de la película La Monja

La monja cumple la función de ser parte de una serie de secuelas que surgen al calor de una obra de terror exitosa, e incluso notable a veces, mermando la calidad del producto original con cada nueva entrega, sin importar el subgénero de terror al que se adscriban; desde el slasher hasta el de las casas encantadas. Y es que la película que nos ocupa sigue el mismo esquema del resto de la saga, aunque en esta ocasión, la casa embrujada resulte ser una abadía.

Bonnie Aarons en la película La Monja

Bonnie Aarons en la película La Monja

El desconocido Corin Hardy toma las riendas de un producto que, desde el propio guion, y con historia del mismísimo James Wan, apuesta por una serie B desvergonzada con decisiones argumentales que se tornan en comedia involuntaria acrecentada en el último tercio de proyección. Hardy apuesta por regar de sustos toda la narración, llegando a parecer algo más cercano a un “pasaje del terror” que a una película. La utilización de las herramientas y recursos típicos para asustar al patio de butacas son usados hasta el paroxismo, perdiendo efectividad y tornando el film en un rutinario tour de force al que solo se le puede sacar la virtud de poseer un ritmo rápido, que hace que la poco más de hora y media se pase de manera entretenida, sin un ápice de aburrimiento. Es una lástima que la torpeza del director para manejar los recursos rebaje el nivel de terror de un personaje que con su sola presencia causa, cuanto menos, inquietud. No obstante los responsables de la película “La monja” demuestran tener un amplio conocimiento sobre el género, con referencias a obras cumbre y a directores como Fulci.

Hay una monja detrás tuya...

Hay una monja detrás tuya…

Curiosa y casi incomprensible es la elección de Taissa Farmiga como protagonista. La hermana de Vera Farmiga, actriz principal de las primeras entregas de “The conjuring”, guarda un gran parecido físico con ella, llegando a hacer dudar al espectador acerca de si son el mismo personaje en épocas distintas. No es el caso, y dejando de lado la calidad de la cinta, Farmiga resulta lo más destacable en el apartado actoral. Una actriz que a pesar de su indiscutible calidad no parece encontrar el camino en producciones que exploten todo su potencial. A la joven actriz la acompaña Demian Bichir interpretando a un sacerdote que hace las veces de detective. Un secundario que hemos podido ver en “Los odiosos ochos” o “Alien: covenant”. Su presencia es correcta, aunque queda empañada al compararla con Farmiga, al igual que Jonas Bloquet; uno de los interpretes de la poco reivindicada “Elle”. A pesar de que el trabajo actoral quede empañado por kilos de maquillaje y se reduzca a unas pocas muecas y la mera presencia, es de justicia nombrar a Bonnie Aarons, responsable de asustar al público como la monja. La actriz merece su reconocimiento como todas y todos los actores que se ponen en la piel del monstruo de turno pasando desapercibidos.

Demian Bichir es la mismísima y esperada Monja

Demian Bichir es la mismísima y esperada Monja

La monja” es una película de serie B consciente de ella misma, que apuesta por la diversión y malogra sus intenciones con una colección de sustos que pierden eficacia a cada minuto que avanza la narración. El mejor consejo para acercarse a verla es ir con la intención de divertirse, y con un poco de suerte, incluso asustarse.

Crítica de la película "La Monja" del universo “The conjuring”
DIRECCIÓN4
GUION5
INTERPRETACIÓN6
LO BUENO
  • Taissa Farmiga.
  • Las risas involuntarias del tercio final.
LO MALO
  • Las pocas herramientas que utiliza el director.
  • Seguir explotando esta saga.
5Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
5.1

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.