Alien Covenant, tras escuchar las críticas de Prometheus, regresa al espíritu de la original Alien: El Octavo Pasajero, y se convierte en una película de acción, thriller y terror con toques filosóficos y religiosos.

El señor director, Riddley Scott, quiere llevar hasta tres veces más el Alien a la gran pantalla. No es de extrañar que en cada película se aporte muy poca información de las incógnitas que presentaba la película original de 1979. Los primeros en desvelar sus interrogantes, aunque fuera parcialmente, fueron los ingenieros (space Jockey en la primera), esa especie alienígena que parecía pilotar la nave que transportaba los huevos de Alien. En esta Covenant, sin duda el plato fuerte es descubrir cómo ese líquido negro llega a dar a luz la criatura que todos los fanáticos de la saga están deseando ver.

El mismo Michael Fassbender confiesa en esta entrevista que Covenant vuelve al ADN de Alien. Tanto es así que tras el brillante prólogo, y desde la misma presentación de la película hasta la mitad, y luego veinte minutos antes de su final, el guión apuesta por recrear los puntos más fuertes de Alien e incluso Aliens: El regreso. Con esto, la película se asegura la dosis de acción -ya que el terror queda relegado a la casquería- que los fanáticos de la saga reclaman.

Saciadas las taquillas, Covenant logra infiltrar ideas que resultaron tediosas para los intolerantes -o fanáticos-, radicales de la adrenalina sintética; conceptos filosóficos, éticos y religiosos que podrían afectar a la humanidad en un tiempo no tan lejano. Así la inteligencia artificial David (Michael Fassbender) abre el prólogo de la película planteando cuestiones sobre la creación a un desconcertado “padre”. Más tarde el abstracto del arte, diseño, empatía, supervivencia, vanidad, y curiosidad, serán expuestos en escenas reservadas a la intimidad de los sintéticos David y Walter para equilibrar una película que gira una vez más sobre la misma propuesta de terror de siempre: huir de un monstruo que mata grotescamente y por turnos a los miembros de una tripulación.

Una de las aberraciones alien de la película covenant

Una de las aberraciones alien de la película covenant

Finalmente, y gracias a la dualidad David-Walter, el espectador hallará un convincente y detallista thriller, muy en la línea de las dos primeras entregas, que le hará plantearse, una vez más, la confianza en la inteligencia artificial. El juego del despiste está logrado.

Ahora bien. Si alguien hiciese un ejercicio de imaginación y fuese capaz de olvidar todas las demás películas, esta se convertiría inmediatamente en una de las mejores cintas de terror y ciencia ficción del siglo XXI. Y no necesitaría más explicación ni continuación. Estaría perfecta contenida en sí misma.

Uno de los puntos fuertes, la música de Jed Kurzel (Babadook, Assassins Creed), también es una versión de la entrega original. Las melodías logran ser inmersivas, inquietantes, claustrofóbicas, impactantes, conduciendo el ánimo del espectador hacia el desasosiego, la intriga y la tensión. Una música ciertamente espectacular para ambientar cada una de las distintas escenas del género que toca Alien Covenant; misterio, terror y ciencia ficción. Un sobresaliente en este apartado.

Un huevo alien recien eclosionado

Un huevo alien recien eclosionado

Sin embargo, los efectos digitales en cuanto a la creación y animación de las distintas criaturas, dejan bastante que desear. El diseño de estos seres es francamente sobrecogedor y atractivo pero su credibilidad es nefasta. A las antiguas no les quedaba otra que tirar de maquetas, disfraces y muñecos mecanizados que, aunque limitados, les aportaba un realismo tangible inimitable. Ahora, con el uso y abuso de la tecnología sólo eficiente en el caso de objetos y efectos, los Aliens pierden en realidad, si bien es cierto que las criaturas originales parecen estar más cuidadas que los homúnculos blanquecinos traslúcidos. Una verdadera lástima porque estos, que ya son bastante imponentes en sí mismos, podrían haber tenido un aspecto terrorífico si hubieran partido de una realidad física.

Los personajes están ahí para dar de comer a las bestias. Cada actor interpreta su papel correctamente pero, cuando los protagonistas son los dos sintéticos David y Walter, todo lo demás pierde importancia. Desde luego las figuras están bien construidas y han sido cuidadosos a la hora de justificar bien sus intenciones e inquietudes, pero las pocas escenas donde muestran su condición, como el caso de Oram (Billy Crudup) y la relación con Karine (Carmen Ejogo) se hacen escasas y en ocasiones hasta forzadas.

Covenant es la nave espacial colonizadora

Covenant es la nave espacial colonizadora

Alien, al igual que otras sagas, tiene una gran legión de seguidores a la que contentar que desea ver una y otra vez la misma historia. Dentro de esta, se encuentran distintas facciones. Están a los que le encanta la mitología enigmática del origen de la bestia (los “Ridleyianos”), y los que fueron conquistados con la ampliación del universo a base de tiros y la presentación de una Reina Alien (los “Cameronianos”). Pues bien, tales debieron ser protestas que en esta película las dos facciones podrían ser contentadas y defraudadas a partes iguales, en pro de una minoría que está dispuesta a descubrir nuevas propuestas dentro de un universo lleno de enigmáticas posibilidades. Y ni esta, debido a la pacata propuesta, logrará ser sorprendida.

Por consiguiente Alien Covenant es pues una película brillantemente mediocre, incapaz de destacar en nada, sólo apta para saciar la sed de todos sus seguidores y desafiar a las críticas.

Reseña de Alien Covenant: brillantemente mediocre
DIRECCIÓN8
GUIÓN6
EFECTOS VISUALES6
MÚSICA8
LO BUENO
  • La música es espectacular, absorvente y emocional.
  • Michael Fassbender.
  • Conocer un poco más el universo Alien
LO MALO
  • Tratar de satisfacer las demandas de un público fanático.
  • Los efectos de las criaturas cuando están hechos por ordenador.
  • La incertidumbre sobre el rumbo que tendrá está saga.
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.