Crítica de la película El silencio de la ciudad blanca

Adaptación cinematográfica de la trilogía La ciudad blanca de Eva García Sáenz de Urturi

Belén Rueda en la película El silencio de la ciudad blanca
Belén Rueda en la película El silencio de la ciudad blanca

Crítica de la película El silencio de la ciudad blanca, dirigida por Daniel Calparsoro y basada en la novela de la escritora Eva García Sáenz de Urturi. Protagonizan este thriller policiaco Belén Rueda, Aura Garrido, Manolo Solo y Javier Rey.

Sinopsis

El investigador Unai López de Ayala (Javier Rey) trata de resolver una serie de asesinatos muy peculiares que ya ocurrieron décadas atrás y por los cuales se encarceló a un arqueólogo que está a punto de salir de prisión.

Belén Rueda y Javier Rey en El silencio de la ciudad blanca
Belén Rueda y Javier Rey en El silencio de la ciudad blanca

Crítica de la película El silencio de la ciudad blanca

Daniel Calparsoro nos presenta este thriller con un reparto de lujo basado en la novela homónima de Eva García Sáenz de Urturi, que ya cuenta con más de un millón de lectores en toda España.

 Thriller policiaco con Belén Rueda y Javier Rey como protagonistas

A la hora de realizar un thriller, las dificultades que se plantean son varias: Desde el planteamiento de una historia que enganche hasta la resolución de dicho planteamiento, pasando por todos los pasos necesarios para encontrar la cohesión argumental necesaria sin perderse por el camino.

El silencio de la ciudad blanca comienza pisando fuerte, planteando unos crímenes interesantes a la par que complicados, con varios personajes con un peso argumental relevante y una serie de acontecimientos que cambian el rumbo de la historia. Por ende, se enfrenta a una complicada tarea de buscar un equilibrio medido entre todos los elementos de los que dispone.

Intriga, investigación, dramas personales, motivaciones… ciertamente la película sabe medir los tiempos, permitiendo que sus personajes se desarrollen y que la historia vaya mostrándose tanto para los actores como para el espectador. Pero el problema común de este tipo de películas con tanta información, es que su clímax, su consecución ha de ser satisfactoria y no dejar ningún cabo suelto o el resultado se percibirá confuso o no muy claro. En esta crítica de la película El silencio de la ciudad blanca hay que dejar claro que no termina de conseguir atarlo todo en su tramo final, pese a que Daniel Calparsoro lo intenta.

Manolo Solo en la película
Manolo Solo en la película

La dirección de Daniel Calparsoro

Por un lado, su estética, su imaginería y su carácter visual son muy notables, permitiendo profundizar en una mitología que tanto atractivo tienen en las películas de crímenes (asesinatos con puesta en escena, investigación en antiguas capillas, datos arquitectónicos, etc).

La relación de los personajes así como su desarrollo mientras avanza la historia es correcta y los giros argumentales te llevan exactamente por donde se lo proponen. Pero al tener tanta información, algunas cosas quedan en segundo plano y cuando estamos llegando al desenlace, uno de los giros es confuso a más no poder. Y no porque el giro en sí no funcione, sino porque carece de explicación durante la trama (y debería tenerla dado que el suceso en cuestión es altamente probable) y a partir de ese momento, toda la información que se revela parece que va a trompicones. Es desde ese momento cuando se comienzan a atar de verdad los cabos, el resultado es más confuso que esclarecedor.

Y es una lástima, porque realmente la película hace un muy buen ejercicio de llevar varios flancos abiertos con unos personajes sólidos y un atractivo visual imponente que puede que para el espectador queden eclipsados por un final demasiado enrevesado.

Aura Garrido en El silencio de la ciudad blanca
Aura Garrido en El silencio de la ciudad blanca

Interpretación de la película

El reparto contiene algunos de los nombres más importantes del panorama actual español, encabezado por Belén Rueda y Javier Rey, quienes desempeñan su relación en pantalla muy bien. También podremos ver en pantalla a actores de la talla de Álex Brendemühl o Manolo Solo, los cuales resultan más que convincentes, y a una Aura Garrido en un papel algo menor pero que hace maravillas con su actuación.

Javier Rey en El silencio de la ciudad blanca
Javier Rey en El silencio de la ciudad blanca

Guion basado en un bestseller

Como ya hemos señalado en esta crítica de la película El silencio de la ciudad blanca, el guion es sólido hasta un clímax en el que pierde su fuerza al no poder hacer justicia a toda la información que se ha ido desgranando. No por ello podríamos decir que es un mal guion, en tanto que construye bastantes personajes y situaciones que se quedan en la mente del espectador.

El cometido de Roger Danès y Alfred Pérez Fargas pone de manifiesto un gran trabajo de adaptación de la novela de Eva García Sáenz de Urturi dando peso a gran parte de la información relatada en la novela.

Aura Garrido en El silencio de la ciudad blanca
Aura Garrido en El silencio de la ciudad blanca

Opinión final de la película El silencio de la ciudad blanca

El silencio de la ciudad blanca es una interesante propuesta que nada tiene que envidiar a ninguna superproducción de Hollywood. Muchos elementos interesantes y un reparto de lujo, el thriller perderá fuerza en su tramo final. No obstante, merece la pena visionarla.

Trailer

Belén Rueda en la película El silencio de la ciudad blanca
Crítica de la película El silencio de la ciudad blanca
DIRECCIÓN
6
GUIÓN
6
INTERPRETACIÓN
7
Nota de lectores5 Votos
4.7
LO BUENO
Su imaginería y su atractivo visual.
Un caso complejo.
Una cantidad enorme de personajes con peso argumental.
LO MALO
Ese último giro que ocurre tan rápido que no puedes procesar.
6.3
¿Te unes?