Crítica de la película Los chicos de la banda de Netflix

Grandes interpretaciones

En 1968 el dramaturgo Mart Crowley estrenaba la obra The Boys in the Band en el Off-Broadway. Pionera en el tratamiento desprejuiciado y profundo de la homosexualidad, Netflix decide recuperar 50 años la historia de este drama con toques de comedia, contando para ello con un elenco de actores entregado a la causa. Aquí tenéis la crítica de la película Los chicos de la banda de Netflix.

Sinopsis

Michael (Jim Parsons) se prepara para celebrar la fiesta de cumpleaños de su amigo Harold (Zachary Quinto). Como anfitrión se encarga de recibir a todo el grupo de amigos, y a un invitado inesperado, Alan (Brian Hutchison), un antiguo compañero de universidad, que desconoce que Michael y el resto de los invitados de la fiesta son homosexuales.

Jim Parsons
Jim Parsons

Crítica de Los chicos de la banda de Netflix

No es esta la primera adaptación de la obra teatral de Mart Crowley. En 1970, un año antes de recibir el Oscar por ‘Contra el imperio de la droga’, el siempre arriesgado director William Friedkin se hizo cargo de una adaptación cinematográfica con actores desconocidos y una clara vocación por no disimular el origen teatral de la obra. En esta ocasión es el director Joe Mantello, director especializado precisamente en obras teatrales, quien se hace cargo de esta nueva versión para Netflix de la película Los chicos de la banda (2o2o).

Matt Bomer y Michael Benjamin Washington
Matt Bomer y Michael Benjamin Washington

Una vieja historia para tiempos actuales

A pesar de haber transcurrido la friolera de 50 años, el texto de la obra se sigue revelando cargado de ingenio, y aunque los tiempos afortunadamente han cambiado, muchos de los temas que expone la obra sobre el amor, los miedos y frustraciones, los traumas del pasado y la manera de enfrentarse a la vida siguen plenamente vigentes. Todos ellos son tratados de manera frontal y abiertamente homosexual, de una manera realista y veraz, habida cuenta que el propio Mart Crowley siempre se declaró abiertamente gay.

Adaptándose a la pantalla

Son unas cuantas las películas que se han enfrentado a la limitación de espacio a la hora de adaptar una obra teatral. Algunos ejemplos de películas que acontecen en solo un espacio los tenemos en el cine de Roman Polanski: ‘La muerte y la doncella’ (1994), ‘Un dios salvaje (2011) o ‘La venus de las pieles (2014), que con mayor o menor acierto sortean esa limitación a través de la pericia de su director; aunque a este respecto el mejor exponente seguramente sea el clásico de Mankiewicz, ‘La huella’ (1972).

En la película Los chicos de la banda toda la acción acontece en un solo espacio, el apartamento de Michael. Joe Mantello resuelve de una manera bastante solvente la traslación de la obra al espacio fílmico, jugando con los distintos espacios del apartamento y fragmentando la acción entre la terraza, el salón, el baño y el dormitorio, complementándolo con puntuales flashbacks y un arranque y un final de película que se abren momentáneamente al exterior.

Andrew Rannells
Andrew Rannells

Unas actuaciones de gran nivel

El apartado interpretativo es, sin duda, uno de los puntos fuertes de la película. Todo el elenco eleva sus diálogos y confiere los matices adecuados a sus personajes, sin excepción. Cabe destacar que los ocho actores que dan vida a los personajes de esta obra tan coral declararon en algún punto de su carrera su homosexualidad, por lo que ellos mejor que nadie entienden el libreto al que se enfrentan.

Jim Parsons, que cuenta con el personaje con más texto, consigue a lo largo del metraje escapar de la imagen de su prototípico Sheldon de ‘The big bang theory’, mientras que el otro actor con más renombre del reparto, Zachary Quinto (Spock en la nueva saga de ‘Star Trek’) se divierte con los diálogos del personaje más sarcástico de la función. Pero quien realmente acaba ofreciendo la interpretación más completa es Tuc Watkins (‘Mujeres desesperadas’), en el papel más contenido de la película.

Escena de Los chicos de la banda de Netflix
Escena de Los chicos de la banda de Netflix

Opinión final de Los chicos de la banda de Netflix

La película Los chicos de la banda de Netflix supone un entretenidísimo tour de force interpretativo de unos actores totalmente implicados en una trama muy dialogada y teatral. La dirección solventa eficazmente las limitaciones espaciales, y, si bien, se le puede achacar un metraje demasiado alargado, no llega a aburrir en ningún momento, dejando además un poso reflexivo estimulante y digno de agradecer.

Ficha Técnica

Título original: The Boys in the Band
Género: Drama, Homosexualidad
Sitio Oficial: Película Los chicos de la banda
País: USA
Idioma: Inglés
Fecha de estreno en España: 30 de septiembre de 2020
Productora: Netflix
Distribuidora: Netflix
Duración: 122 min.
Año: 2020
Calificación por edades: No recomendada a menores de 16 años

Ficha Artística

Dirección: Joe Mantello
Guión: Mart Crowley, Ned Martel (Obra: Mart Crowley)
Fotografía: Bill Pope
Reparto: Jim Parsons, Zachary Quinto, Matt Bomer, Andrew Rannells, Charlie Carver, Robin de Jesus, Brian Hutchison, Michael Benjamin Washington, Tuc Watkins

Cartel

Cartel de Los chicos de la banda de Netflix
Cartel de Los chicos de la banda de Netflix

Trailer

RESEÑA FINAL
Una interesante película que muestra con ingenio y cierta complejidad los asuntos que preocupaban al colectivo homosexual a finales de los años 60, y que hoy día siguen vigentes.
DIRECCIÓN
6
GUIÓN
7
INTERPRETACIÓN
8
LO BUENO
Los diálogos, naturales y con chispa.
Todos los actores están muy entonados.
LO MALO
Veinte minutos menos de metraje le hubieran sentado muy bien.
Podría ser más profunda en algunos temas que trata.
7
Nota
Más artículos
Crítica de la serie El Método Kominsky de Netflix
Crítica de la serie El Método Kominsky de Netflix