Paramount lanza uno de los estrenos más esperados del año, ‘Star Trek: Más allá’, una película efectiva y efectista, suficiente para contentar a la mayoría.

Pre estreno en la premiere de la película Star Trek: Más allá en Madrid

Acudir a un pase organizado para los fans de una película mola mucho. Paramount tuvo la fantástica idea de hacerlo el pasado día 27 de julio en los cines capitol de Madrid. Allí se ve de todo. Gente disfrazada de la tripulación de la USS Enterprise, de alienígenas, fans de Mario y Alaska haciéndose fotos con ellos que eran los anfitriones del evento…. Se oyen comentarios antes y después de la proyección, expectativas, explicaciones al compañero de butaca sobre la historia anterior, sobre la historia en general de la saga, de la serie, de su antigüedad… Se vive la emoción de ser de los primeros en poder ver la película (con permiso de los que estuvieron en la Comic-Con de Sandiego, USA). Y eso, la verdad, mola.

Foto de Keenser (Deep Roy) y Scotty (Simon Pegg)

Foto de Keenser (Deep Roy) y Scotty (Simon Pegg)

En un pase de prensa -o en cualquier cine normal- no se oyen los aplausos en la resolución de las escenas de acción y en la mayoría de las ocasiones se suelen contener las risas. Pero en este tipo de eventos la gente se expresa con libertad y emoción mientras se meten puñados de palomitas en el cuerpo y los padres explican a los más pequeños qué es lo que está sucediendo en la pantalla. ‘Star Trek: Más allá‘, en este caso, toma vida más allá de la frontera de la confederación galáctica para entretener a distintas generaciones que, sin darse cuenta, comparten una experiencia. Y eso, la verdad, mola.

Sinopsis de Star Trek: Más allá

La tripulación de la nave USS Enterprise lleva mucho tiempo embarcada viajando hacia los límites de la confederación galáctica. El capitán Kirk ha perdido su motivación para ser el líder de la tripulación y Spock se plantea abandonar el crucero estelar para continuar el trabajo como embajador Vulcano.

Zoe Saldana es la teniente Uhura

Zoe Saldana es la teniente Uhura

Estando atracados en la estación espacial más grande y tecnológica avanzada de la historia, en los límites conocidos por la confederación galáctica, una pequeña nave escapa de la nebulosa más allá del cinturón de asteroides. Su tripulante, una alienígena de especie desconocida, pide ayuda para rescatar a sus compañeros, capturados tras una emboscada.

Dejando de lado los intereses personales de cada uno, la tripulación del USS Enterprise, abandonará sus cortos días de descanso para precipitarse al rescate.

Crítica de la película Star Trek: Más allá

Y hasta ahí se puede leer. Igual que la nave la nave estelar perdido en los confines del Universo conocido, no se puede ir más allá en el argumento. No, sin reventar la película. La postura más inteligente si se es fan de algo es no saber nada. Ya lo dijo Alaska en la presentación del evento “Treki” –sé que es Trekkie en inglés-, hasta ella se había mantenido alejada de los posibles comentarios sobre la premier en la Comic-Con de San Diego. Y la verdad es que la película sorprende gratamente y de una forma totalmente inesperada una vez que la tripulación se embarca en esta nueva aventura.

Lo mejor de la película es la relación de Spock (Zachary Quinto) con el Dr. MacCoy (Karl Urban)

Lo mejor de la película es la relación de Spock (Zachary Quinto) con el Dr. MacCoy (Karl Urban)

Se puede hablar de su estructura. De la relación de los personajes y de la forma en que Simon Pegg, Scoty, sabe conservar la esencia de los antiguos personajes en estos nuevos. La transmutación de personalidades es más que evidente y efectiva, y -como hoy estoy de vacaciones y no tengo muchas ganas de buscar palabras rimbombantes- mola. Ahí están. Ahí está el viejo Spok encarnado perfectamente –casi incluso mejor que en sus anteriores entregas- por el señor Zachary Quinto. Y de forma inseparable tiene a su querido antagonista, el doctor de la nave Leonard McCoy, antes interpretado por DeForest Kelley y ahora llevado por Karl Urban, que sabe mantener a la perfección el cabreo constante de estar en mitad de la casi destrucción permanente… y además teniendo que aguantar al imperturbable, desesperadamente lógico y hartamente puntilloso, señor Spock.

Las relaciones de los tripulantes es lo que mantiene a flote esta nueva entrega. Sus bitácoras, su día a día, el descubrimiento de su trabajo y de sus inquietudes es lo más llamativo de la película después, claro está, del espectacular punto de inflexión donde la acción toma todo el protagonismo. A partir de ahí, todavía sobrevivirán las personalidades de algunos personajes –Scotty, Spock, McCoy- y conoceremos simpáticos detalles a la par de la escena con la que abre la película, en la que encontraremos al Capitán Kirk negociando la adhesión a la confederación galáctica de una nueva amenazadora y agresiva especie. Detalles divertidos para los mayores, hilarantes para los críos y bien pensados para encajar en el espíritu de la inmortal serie.

Lo negativo de estos modernos “reboots” –no precuelas, como se refirieron erróneamente Alaska y Mario en la presentación-, o en Español -como le gusta referirse a la RAE- reinicio de la saga es que cuentan con mucho presupuesto. Muchísimo. Y además hay ordenadores más potentes de lo que podrían haber imaginado los espectadores de Star Trek hace cincuenta años, cuando se emitió el primer capítulo. Esto hace que una vez más se abandone el ingenio y se opte por el efectismo, sobradamente espectacular en el punto de inflexión de la película y, tediosamente repetitivo cuando llega al climax final.

Chris Pine interpreta al capitán Kirk y Sofia Boutella es la desconocida alienígena Jaylah

Chris Pine interpreta al capitán Kirk y Sofia Boutella es la desconocida alienígena Jaylah

El director Justin Lin, realizador de las últimas cuatro películas de la ya cansina saga de coches Fast & Furious –Rápido y furioso en castellano-, tiene buenas ideas a la hora de materializar el guión de Simon Pegg y Doug Jung –bajo el yugo del productor Roberto Orci y la observación silenciosa de los próximos escritores de la siguiente entrega, John D. Payne y Patrick McKay-. No se cansa del movimiento de la cámara, no desfallece intercalando planos, no flaquea a la hora de describir escena tras escena sin apenas repetir encuadres. Teniendo en cuenta el poco espacio que tiene el guion para desarrollar textos, y lo mucho que le sobra para empujar a los personajes y naves a la carrera, este sin duda es un director oportuno para meterle todo el gas que necesita la cantidad de escenas de acción desbocada.

Conclusión de Star Trek: Más allá

Suerte, como he dicho, que la entrega cuenta con un más que evidente fan de la saga, Simon Pegg, poseedor de un don para el humor y un evidente virtuosismo para la escritura. Es probable que de no ser por él, esta entrega se parecería todavía más a su predecesora Star Trek: En la oscuridad, escrita por el señor productor Roberto Orci, que debe pensar que más de lo mismo es sinónimo de mejor. ¡Qué lejos queda el ingenio de la primera aventura de la USS Enterprise en su primera adaptación cinematográfica (Star Trek – La película. 1979) donde la tripulación debía descubrir y vencer a la V’ger!

No obstante, y a pesar de que la acción se come todo, la película no es aborrecible. El villano está a la altura, es malo, malísimo como el sólo y se revelará su trasfondo justo en el final; el descubrimiento de la simpática y mortal Jaylah (Sofia Boutella, Kingsman: Servicio Secreto, 2015) –La alienígena de cara blanca con líneas negras simétricas y coleta que aparece en el cartel-, es un acierto interesante; el tono de humor general y la relación doctor–Spock en particular, junto a las pequeñas pinceladas filosóficas mantendrán vivo el espíritu original de la saga. Además saben cómo apelar al corazón del público homenajeando a Leonard Nimoi y a toda la tripulación original de Star Trek, con lo que se meterán en el bolsillo a casi todos los seguidores echando mano de la efectiva sensiblería.

Trailer de la película ‘Star Trek 3: más allá’

Crítica de la película 'Star Trek: más allá', La premiere del año
DIRECCIÓN8
GUIÓN5
INTERPRETACIÓN8
LO BUENO
  • Un comienzo sorprendente que dejará sin respiración hasta la mitad de la película.
  • Los guiños y homenajes sensibleros al reparto original de la saga.
  • Las pinceladas de cotidianidad en la tripulación y la relación entre el Dr. Spock y el Dr. MacCoy
LO MALO
  • De la mitad al final de la película se excede en acción y se vuelve absurdamente predecible.
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (3 Votes)
5.4

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.