Llega el 4 de Julio y con ella la fiesta de las fiestas: la Purga anual. Prepara tu careta y afila tu machete porque sobrevivir las próximas doce horas va a ser una auténtica pesadilla. Llega a la cartelera una nueva entrega de una saga ya mítica que intentará contarnos cómo comenzó todo con “La primera Purga: la noche de las bestias”.

CRÍTICA LA PRIMERA PURGA: LA NOCHE DE LAS BESTIAS

Con los calores estivales llegan las ganas de celebrar como se merece la señalada fiesta del 4 de Julio, Día de la Independencia de Estados Unidos, y que mejor forma que con una nueva Purga anual. Todos los delitos, incluido el asesinato, serán permitidos durante doce horas. Este podría ser perfectamente el destacado de unas nuevas declaraciones en rueda de prensa del siempre polémico Trump. O acaso ¿es tan grande el muro que separa realidad de ficción?

Marisa Tomei y Patch Darragh idean la Purga

Marisa Tomei y Patch Darragh idean la Purga

Prepárate porque la alarma está apunto de sonar en las calles y, una vez lo haga, nadie estará a salvo. Pero ¿quiénes serán los más vulnerables a la famosa purga? Pues aquellos sin recursos económicos suficientes para salir del país durante esas horas, blindar sus casas o sus negocios, o comprar armas. En su mayor parte inmigrantes que trabajan de sol a sol por un salario mínimo, sin garantías sociales, sin asistencia médica, y que residen en barrios pobres de trabajadores, considerados marginales. Sí amigos, esa es la purga más significativa, la que le interesa al gobierno y a las altas élites.

En esta ocasión La primera Purga: la noche de las bestias nos cuenta cómo comenzó esta maquiavélica tradición anual. La excusa perfecta que usarán los políticos al mando: un supuesto estudio social que avala la idea de que en una sociedad tan estresante y angustiosa como en la que vivimos es sano y necesario liberar la ira; de dicha forma se lograrán bajar los índices de criminalidad el resto del año. Pero la verdad que ocultan tras el sonido de alarma del comienzo de la purga es otra bien distinta: una manera limpia de eliminar a todos aquellos ciudadanos que las altas élites consideran de segunda, y que ensucian sus americanas calles con delincuencia e incrementan el paro, haciendo además subir el gasto social y con ello los impuestos para los americanos de bien (american first, eslogan ganador de las últimas elecciones).

¿Preparado para la Purga anual?

¿Preparado para la Purga anual?

La trama nos sitúa en Staten Island, Nueva York, zona de la ciudad donde se concentra el mayor número de inmigrantes afroamericanos y latinos. Allí se pondrá en marcha este experimento gracias a pagar a sus propios vecinos, gente sin recursos, para que se quede en sus casas y su barrio durante la denominada Purga. Es más, los que decidan colaborar con la causa y cargarse a algún compatriota serán recompensados al final de la noche con una mayor suma de dinero. Para controlar dicha participación se repartirán lentillas geolocalizables a los vecinos interesados, y así serán monitorizados durante toda la noche (dichas lentillas serán una de las mejores e inquietantes ideas a nivel estético de esta nueva entrega).

La denuncia al alto índice de racismo que impera en USA queda patente en toda la cinta gracias a multitud de símbolos que no tardaremos en encontrar: uno de los asesinos que deambula por las calles parece sacado de la Alemania nazi; disfraces para matar en plan Ku Klux Klan; un partido en el gobierno denominado “Nuevos Padres Fundadores”; entre muchos otros.

Y'lan Noel, el héroe de la película

Y’lan Noel, el héroe de la película

La primera purga: la noche de las bestias vuelve a contar con el guion de James DeMonaco -el nombre clave de toda esta saga- (The Purge: La noche de las bestias‘, Anarchy: la noche de las bestias, Election: la noche de las bestias‘), aunque esta vez ha decidido pasar el testigo de la dirección a Gerard McMurrayDeMonaco nos presenta el guion más social y político que ha mostrado la Purga hasta el momento -mientras termina de darle forma a la serie de televisión de la Purga donde se nos mostrará cómo afecta a América esta Purga los 364 días restantes del año-; y McMurray se ha empapado bien de las anteriores entregas de la saga, sabe lo que espera el espectador y logra presentar un producto final de gran solvencia e impacto, con algunas secuencias dignas de pasaje del terror (seguramente la secuencia de la escalera sea una de las mejores en lo que respecta a la combinación acción-terror que ha dejado la saga).

Lex Scott Davis en "La primera Purga: la noche de las bestias"

Lex Scott Davis en “La primera Purga: la noche de las bestias”

Cuando suene la famosa alarma de las 19:00h de la tarde veremos desfilar a todo tipo de pirados marginales que andan por las calles de Nueva York porque no hay garantías sociales para ellos; infinidad de ingeniosos disfraces y máscaras que harán que desees no haber pisado la calle esa noche (la excusa para usarlas: que los vecinos aún no se fían de que lo hagan esa noche no vaya a tener consecuencias legales a la mañana siguiente; y la multitud de fiestas ilegales organizadas por toda la isla); armas y cuchillos de todo tipo, color y tamaño; muchas lentillas de colores dispuestas a terminar con tu vida; y sangre, mucha sangre. Seguramente estemos ante la película más sangrienta de toda la saga, un slasher social en toda regla.

Pero ante tanto mal siempre tiene que haber un héroe, o en este caso anti-héroe. Uno de los personajes centrales que tendremos en La primera purga: la noche de las bestia será al jefe afroamericano de una banda de narcotraficantes, un personaje que recordará al famoso Duque de “Sin tetas no hay paraíso” -¿quién no quiere tener cerca a un narco cachas, peligroso y guapo si te encuentras en medio de la calle durante una Purga?-. Y’lan Noel es el actor que encarna a Dmitri, el narco al mando de Staten Island que no está dispuesto a que el gobierno venga a matar a sus vecinos, a su gente, a su familia, a sus compradores o camellos. Ese es su barrio y él es la ley. Un tipo duro y chungo que se irá redimiendo a lo largo de la cinta.

Joivan Wade y Lex Scott Davis en "La primera purga: La noche de las bestias"

Joivan Wade y Lex Scott Davis en “La primera purga: La noche de las bestias”

La única cara conocida de la cinta es Marisa Tomei, la actriz interpreta a la Dra. Updale, la psicóloga que idea la Purga. Con la intención de estudiar el comportamiento de la sociedad americana y darles una herramienta a todos los ciudadanos para liberar su rabia. Sin saberlo, la doctora podrá en manos del gobierno un arma de destrucción masiva sin que tenga que ensuciarse las manos. Un personaje que no termina de convencer y que se queda en un quiero y no puedo.

La primera purga: la noche de las bestias es una de esas películas a la que su trailer promocional no hace justicia. Una cinta que convence, entretiene y denuncia los cánones patrióticos americanos. Dirigida por un director afroamericano prácticamente desconocido, al igual que su reparto repleto de latinos y afroamericanos, logran dejar latente el grado de racismo instaurado en la sociedad americana y lo necesarias que son películas como ésta, o la reciente Déjame salir“, para atraer al público generalista con un título mainstream y hacerles pensar un poco en la sociedad en la que vivimos y hacia dónde nos lleva todo esto. Aún así, hay que admitir que los fans de la saga esperábamos mucho más de una premisa tan prometedora como el conocer qué dió lugar a la ya famosa Purga.

CRÍTICA LA PRIMERA PURGA: LA NOCHE DE LAS BESTIAS
DIRECCIÓN8
GUION6
INTERPRETACIÓN7
LO BUENO
  • Que sea más slasher social que nunca.
  • La idea de las lentillas de colores.
  • Las escenas de acción.
LO MALO
  • Los momentos "abuelas con ositos explosivos" o el sobón "agarracoños".
  • Que los fans de la saga esperaremos una película más intensamente política.
  • Marisa Tomei y su "pasaba por aquí".
7.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (5 Votes)
6.6

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.