‘Infiltrados en Miami’ es la secuela de ‘Vaya Patrulla’. Una comedia aburrida, predecible y prescindible. Ni los célebres protagonistas Ice Cube y Kevin Hart son capaces de sustentar tanta tontería.

Crítica ‘Infiltrados en Miami’

Esta Infiltrados en Miami es la segunda parte -por decir algo- de Vaya Patrulla, en la que el personaje Ben Barbre (Kevin Hart) -que entonces tenía un trabajo de guardia de seguridad en un instituto-, debía probar su valía -¿como hombre?- ante James Payton (Ice Cube), oficial de policía, durante una jornada de patrulla en Atlanta, con el objetivo de que el poli aprobara el noviazgo con su hermana Angela (Tika Sumpter). Desconozco si aquella comedia hacía gracia pero, viendo el cartel de protagonistas -y sin haber visionado esta- hubiera apostado que sí. Sólo con el enérgico, exagerado, histriónico y acelerado de Kevin Hart, sumado al templado, impávido e incisivo de su contrapunto de Ice Cube, hubiera ido encantado a probar suerte con aquella. Pero amigos míos -que os quiero bien-, después de haber certificar que esta película es más de lo mismo -no sólo en cuanto similitud de argumento con su predecesora, si no en un aspecto general del mundo de la comedia convencional norteamericana-, daría un duro (tres céntimos de euro para los que hayan nacido en el cambio de milenio). No obstante, y para que quede constancia de que esta pareja de protagonista es de triple A, sería capaz de ver la primera por esclarecer la calidad.

Trío de ases en 'Infriltrados en Miami' - Kevin Hart, Ice Cube y Ken Jeong

Trío de ases en ‘Infriltrados en Miami’ – Kevin Hart, Ice Cube y Ken Jeong

Infiltrados en Miami nada tiene que ver con las fantásticas Infiltrados en clase o Infiltrados en la Universidad. Nada salvo Ice Cube, que en aquellas hacía de capitán de policía super cabreado y en estas repite papel de oficial de policía. Así que es de suponer que la palabra “Infiltrados” es una jugarreta de las malas por parte de la distribuidora para tratar de engañar a algún que otro incauto que no mire la letra pequeña (ni grande) del cartel. Tomen nota de la poca fe que tienen en el producto.

La trama de esta es básicamente lo mismo que en Vaya Patrulla. Kevin Hart volverá a probar su valía a Ice Cube, esta vez como novato de policía, con el afán de ganarse el cargo de oficial. Para ello deberán trasladarse desde Atlanta a Miami para localizar a un hacker (Ken Jeong, conocido por su papel de Sr. Chow en la saga resacón), quien tiene la información para detener a un gran y peligroso traficante (Benjamin Bratt). La película dura una hora y cuarenta minutos por culpa de una trama adjunta en la que pulula Tika Sumpter como reclamo sexual masculino y lastre absurdo, en la que ella es la prometida y Kevin el futuro esposo que discute porque sí con la organizadora de la boda (Sherri Shepherd). También aparece otra belleza, Olivia Munn, que representará la valía femenina en el cuerpo de policía de Miami, pero que en realidad será una excusa para que el personaje de Ice Cube tenga a alguien por el que sentir aprecio.

Ice Cube y Kevin Hart en sus personajes - Crítica Infiltrados en Miami

Ice Cube y Kevin Hart en sus personajes – Crítica Infiltrados en Miami

El guión de Phil Hay y Matt Manfredi es aburrido, tedioso, predecible, típico, tópico, lleno de clichés mil veces vistos, con gags totalmente anticipables y con situaciones raramente divertidas. Es, dentro de un mundo de normalidad, lo más normal y estándar que uno se puede echar a los ojos, y sin embargo tiene el toque justo de entretenimiento para que los cerebros no emitan señal alguna. Es decir, que tampoco tendremos una imperiosa necesidad de abandonar la sala. No obstante, Phil Hay y Matt Manfredi, guionistas de otros fiascos intelectuales como RIPD Departamento de Policía Mortal, Furia de titanes, Aeon Flux, están exonerados totalmente de responsabilidad. Este, como todos los mencionados, no es si no el típico guión de encargo que deben hacer (y firmar) para ganarse la vida. La prueba está en La invitación, una película que a parte de escribir también produjeron y que ha tenido un considerable reconocimiento.

Kevin Hart, Ken Jeong e Ice Cube en una imagen de la película

Kevin Hart, Ken Jeong e Ice Cube en una imagen de la película

El director Tim Story hace lo mejor que se puede hacer en estos casos: Rodar escena a escena y tratar que por lo menos, aquello que pueda tener gracia, se potencie en la medida de lo posible. Esto es sin duda la vis cómica de Kevin Hart, quien es el indudable protagonista de toda la cinta. Hay un par de momentos graciosos, un par de reacciones cómicas… pero como ya he comentado, poco que merezca la pena pues se basa en convencionalidades que llevan al hastío. No merece seguir haciendo leña del árbol caído.

Trailer de la película: Infiltrados en Miami

Crítica Infiltrados en Miami: aburrida, predecible y prescindible.
DIRECCIÓN6
GUIÓN4
INTERPRETACIÓN6
LO BUENO
  • Kevin Hart, Ice Cube y Ken Jeong son un buen reclamo.
  • Kevin Hart lo da todo a máximo nivel energético, como siempre.
  • Se puede ver sin desesperación
LO MALO
  • Meter la palabra "Infiltrados" para tratar de atraer al público de otra saga.
  • Aburrida, tediosa, predecible...
4Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
3.8

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.