“Han Solo: Una Historia de Star Wars”, segundo spin-off de la saga galáctica, centrada en este caso en uno de sus personajes más queridos y carismáticos, y no exenta de polémica por las regrabaciones y la dudosa elección del actor que interpreta el papel protagonista.

Opinión de “Han Solo: Una Historia de Star Wars”

¿Es una buena idea estrenar una película de “Star Wars” cada año? Lo que antes se sentía como un acontecimiento, años de espera, nervios… ahora provoca hastío. El enésimo capítulo de una serie a la que parece que su explotación le sienta peor cada año que pasa. Han Solo: Una Historia de Star Wars  era un riesgo por parte de Disney al plantearse contar el pasado de unos de los personajes más reconocidos dentro de la franquicia y, además, hacerlo prescindiendo, lógicamente, de Harrison Ford. Tras el despido de sus directores originales y el fichaje de Ron Howard, con muchísimo metraje regrabado, no se auguraba nada bueno y, tristemente, las predicciones se cumplen.

Woody Harrelson en lo nuevo de Star Wars

Woody Harrelson en lo nuevo de Star Wars

Aunque suene incongruente, la película es una historia de aventuras aburrida, que tarda muchísimo tiempo en despegar y para cuando lo hace poco importa ya lo que ocurra. El guion de Lawrence y Jon Kasdan en un auténtico desastre, algo que sorprende viniendo del mismo tipo que escribió El imperio contraataca o El despertar de la fuerza además de En busca del arca perdida. Él es, en parte, responsable del altar en el que se tiene a Harrison Ford gracias a sus papeles icónicos. Aquí, sin embargo, parece no tener interés en desarrollar un personaje que no sufre una gran evolución a lo largo del relato. Tras su visionado se puede sospechar que ha tenido que lastrar mucho la presión para incluir todos aquellos momentos que el fan acérrimo conoce y espera ver en la película; convirtiéndola así en una sucesión de escenas sin fundamento que nos llevan a esos icónicos momentos que, por agilizar el relato o porque cada uno se los ha imaginado de una manera distinta, no despiertan ninguna emoción en el espectador. A lo que hay que sumar que el conjunto se siente como un primer acto de una más que posible futura trilogía a la espera de sus resultados en taquilla, ya que la trama no se cierra ni se acaba de conectar con episodio alguno.

Alden Ehrenreich, Emilia Clarke, Joonas Suotamo y Woody Harrelson

Alden Ehrenreich, Emilia Clarke, Joonas Suotamo y Woody Harrelson

Tras el despido de Lord y Miller, que figuran en los créditos como productores ejecutivos, entró en escena Ron Howard, un artesano competente con fama de no dar problemas en el set. El resultado de su trabajo es rematadamente plano y anodino. Las escenas de acción están bien construidas, como no puede ser menos en una película de estas características, pero no se siente emoción o sentido de la maravilla; ni ningún plano es capaz de quedarse grabado en la retina. A pesar de todos los palos que recibió “Star Wars Episodio VIII: los últimos Jedi”, no se puede negar la potencia visual de alguna de sus escenas, algo que aquí no se encuentra en ninguna de ellas. El tan cacareado aspecto de western del film no pasa de cuatro planos con una estética claramente deudora de Sergio Leone. Más allá de eso no hay ninguna relación con el género.

Alden Ehrenreich y Woody Harrelson

Alden Ehrenreich y Woody Harrelson

Si el despido de los dos directores originales ocasiono polémica, el fichaje de Alden Ehrenreich no se quedó atrás. El actor lo intenta, pero no consigue que se reconozca a Han Solo en ninguna de sus intervenciones. Y no es culpa de él exclusivamente, ya que el guion y las indicaciones de Howard parecen no haberle ayudado en absoluto. Emilia Clarke no termina de funcionar fuera de “Juego de tronos” y aquí no es la excepción con un personaje muy previsible que no tiene ninguna química con Ehrenreich. El mejor parado es Donald Glover haciendo suyo el personaje de Lando Calrissian, a este sí que se le reconoce, a pesar de que cuenta con poco desarrollo y tiempo en pantalla. El resto del elenco, con grandes nombres como Woody Harrelson o Paul Bettany, está completamente desaprovechados, como casi todo en esta película.

Una escena de "Han Solo: Una Historia de Star Wars"

Una escena de “Han Solo: Una Historia de Star Wars”

En la parte técnica se notan las prisas que ocasionaron las regrabaciones. Se abandona el esfuerzo por volver a los efectos prácticos y se vuelve a abusar del CGI. Llama la atención la falta de imaginación por la inclusión de nuevos lugares o criaturas que estuvieran sin explotar. Es la cinta menos Star Wars de la franquicia. También resulta curiosa la elección de un primera fila de la dirección de fotografía como Bradford Young, acostumbrado a utilizar niveles muy bajos de luz que no cuadran con una historia de estas características.

Conclusión de “Han Solo: Una Historia de Star Wars”

Han Solo: una historia de Star Wars es una película entretenida a ratos, poco sorprendente y que presenta síntomas de agotamiento dentro de la saga. ¿Es digna de la franquicia Star Wars”? No. Disney debería soltarse la melena, experimentar con el universo creado por George Lucas sin depender de los personajes clásicos. Sin miedo a no hacer una taquilla rompedora y con el convencimiento de querer ofrecer un bueno producto.

Crítica de la película "Han Solo: Una Historia de Star Wars": Tengo un mal presentimiento
DIRECCIÓN5
GUION5
INTERPRETACIÓN5
LO BUENO
  • Cierta aparición de un personaje no esperado.
  • Lando Calrissian.
LO MALO
  • Hace falta dar un paso adelante en la saga.
  • Estar obligada a meter todos los momentos míticos del personaje a toda prisa.
5Nota Final
Puntuación de los lectores: (12 Votes)
8.2

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.