Russel Crowe y Ryan Gosling en una imagen de la película
Russel Crowe y Ryan Gosling en una imagen de la película

Crítica ‘Dos Buenos Tipos’: Elementos extraordinarios

Shane Black, el mítico guionista de Arma Letal, dirige su propio género en esta película protagonizada por dos pesos pesados de la interpretación, Russel Crowe y Ryan Gosling.

Crítica Dos Buenos Tipos

Dos buenos tipos es una película de investigación, comedia y acción -todo en este orden-, dirigida por Shane Black. ¡Shane Black! ¿Nadie sabe quién es? No, claro que no, porque a nadie le suena un guionista y esa es la profesión que ha tenido este hombre hasta que a alguien se le ocurrió contratarlo para llevar al cine Iron Man 3 (2013) como director, guión que también escribió. Pero si nos remontamos atrás, hasta los ochenta, y mencionamos Arma Letal… ¿Verdad que ya habrá alguien por ahí que por lo menos haya levantado una ceja? Sí, señores y señoras, este tipo es el responsable de sagas tan míticas como Arma letal (1987) protagonizada por Mel Gibson y Danny Glover, de películas tan históricas como Una pandilla alucinante (1987), tan violentas y “palabroteras” como El último Boy Scout (1989) con Bruce Willis, y tan memorables como El último gran héroe (1993) con Arnold Schwarzenegger. Casi se podría afirmar que Shane Black inventó el género de acción y de hecho fue uno de los guionistas mejores pagados de la década de los 90. Pero luego estuvo desaparecido durante una década debido a una depresión de la que resurgió con Kiss Kiss Bang Bang (2005), una comedia de tiros protagonizada por Robert Downey JR. y Val Kilmer hasta que le llegó la oportunidad de dirigir, precisamente por haber trabajado con Robert Downey JR, la ya mencionada Iron Man 3. Sólo haciendo esta necesaria retrospectiva se pueden entender las propuestas que el “novel” director nos ofrece en esta simpática comedia.

Russel Crowe, Ryan Gosling y Angourie Rice
Russel Crowe, Ryan Gosling y Angourie Rice

En la película Dos buenos tipos veremos como en la década de los 70, un tipo sin escrúpulos llamado Jackson Healy (Russell Crowe), se gana la vida como “machaca”. Un trabajo que consiste en seguir tipos, encontrar personas, disuadir a gente de que haga ciertas cosas y tratar de resolver encargos de quien requiera sus servicios. Él mismo prefiere la vía pacífica pero como de primeras nadie da su brazo a torcer, acaba por torcérselo él literalmente. Todo por un módico precio, pues aunque su trabajo sea el mismo que el de un investigador privado, no cuenta con licencia que le respalde -y además le gusta mucho eso de resolver las cosas a hostias-. Por otro lado tenemos a otro tipo carente de ética, Hollan March (Ryan Gosling), que sí posee la licencia y es bueno resolviendo casos, pero tiene un gran problema con la bebida, con la coordinación y con su hija de doce años Holly (Angourie Rice), quien ha aprendido a valerse por si misma debido a la incapacidad social de su padre. Tal dispar de investigadores aunarán esfuerzos e indagarán sobre el supuesto suicidio de una famosa actriz porno de Los Ángeles.

Ryan Gosling en Dos Buenos Tipos
Ryan Gosling en Dos Buenos Tipos

No se puede contar mucho más de la trama porque, como es de esperar, la historia tiene muchos giros, personajes especiales (Matt Bomer), encuentros inesperados (Kim Basinger), abuelitas carismáticas (Lois Smith), y bastantes supuestas sorpresas. Precisamente, las sorpresas y los giros son uno de los problemas de la película pues, ¿qué sorpresa hay cuando ya han presentado todas las opciones para resolver el caso? El guión deja continuamente demasiadas resoluciones al azar y a la suerte de los personajes, que pueden provocar el desestimiento del espectador en formar parte activa de la investigación, un punto esencial en este tipo de género, con lo que la audiencia se limitará a observar sin más, esperando que la casualidad o la divina providencia haga su trabajo. Por suerte, debido a la cantidad de información proporcionada, y que siempre queda saber el por qué de todo, no se llegará a caer en el desinterés

Kim Basinger en Dos Buenos Tipos
Kim Basinger en Dos Buenos Tipos

La comedia, la verdad, queda un poco antigua y desfasada, un problema atribuible al reparto principal -es innegable que Ryan Gosling y Rusell Crowe son grandes intérpretes- que no llegan a convencer dentro de sus respectivos papeles. Russell Crowe es tan duro que difícilmente deja penetrar en él el sentido cómico y Ryan Gosling está tan creíble que en vez de provocar la risa siendo el protagonista de tan lamentables actos, llega incluso a dar pena. Por otro lado, muchos de los chistes son totalmente predecibles y hay escenas que antes de llegar a la mitad uno ya puede prever el resultado. Un espectador que ahora esté en la veintena y no conozca el tipo de género inventado por Shane Black -la acción-comedia tipo Arma Letal- sin duda disfrutará sin problemas de la propuesta, pero para otros que ya conozcan el género Dos Buenos Tipos les parecerá un buen homenaje que como máximo les hará esbozar una nostálgica sonrisa.

Shane Black, directore de Dos Buenos Tipos
Shane Black, directore de Dos Buenos Tipos

Por lo demás, la película se deja ver, es entretenida. La fotografía, la ambientación de los 70, el vestuario, la música, ciertos toques visuales y el diseño de las bien repartidas escenas de acción mantendrán a un buen nivel el desarrollo de esta personal propuesta. Se pierden buenas oportunidades de ir más allá -como la resolución de una segunda oportunidad que ofrece el personaje de Russel Crowe a uno de los esbirros que lo intentan matar- pero por lo general, no descontentará a nadie.

Como reflexión personal, me pregunto cómo hubiera resultado este mismo proyecto si los protagonistas hubieran sido la pareja cómica formada por Channing Tatum y Jonah Hill, quienes ya han demostrado sobradamente sus habilidades serias (Fox Catcher, Magic Mike y los Odiosos Ocho) y, como no, su potencial cómico (Infiltrados en la universidad).

Trailer Dos Buenos Tipos

DIRECCIÓN
7.5
GUION
6.5
INTERPRETACIÓN
7
Nota de lectores2 Votos
8.9
LO BUENO
Investigación, acción y comedia de mano y visión del inventor del género, Shane Black.
LO MALO
Muchos flecos en la resolución de las subtramas que podrían haber impulsado a la obra.
Ryan Gosling y Russel Crowe son tan serios trabajando que se pasan.
7
¿Te unes?