Alita: Ángel de combate, la película
Alita: Ángel de combate, la película

Crítica de la película “Alita”: Ángel de combate

Llega a las carteleras el proyecto soñado de James Cameron con Robert Rodríguez a los mandos bajo el título “Alita: Ángel de combate”. Un manga de estética ciberpunk que no acaba de funcionar.

Crítica

Alita: ángel de combate es uno de esos proyectos de los que se habla durante años generando una gran expectación, más aún si el que está detrás es James Cameron y el material que adapta tiene una legión de fans. Pero como tantas otras cosas, una larga espera puede ser contraproducente y lo que en la mente del espectador puede ser la película de la década, acaba convirtiéndose en un producto, en el mejor de los casos, simplemente correcto.

Mahershala Ali en una escena de la película
Mahershala Ali en una escena de la película

El guion escrito por James Cameron, Laeta Kalogridis y Robert Rodríguez presenta problemas evidentes de estructura que hacen que el ritmo quede inevitablemente resentido. Los personajes entablan relaciones muy profundas en muy poco tiempo y el primer acto se alarga en demasía. La historia de amor coloniza gran parte del relato, dejando de lado la acción y la trama central para el tramo final de un film que es el primero de una trilogía, y que los responsables deciden dejar inconcluso. Nos encontramos, por tanto, ante una historia de presentación, que no satisface las necesidades de un público que quizá encuentre interesante el argumento en el último tercio y que se queden con ganas de más, pues lo interesante aún está por llegar.

Jennifer Connelly en la película Alita (2019)
Jennifer Connelly en la película Alita (2019)

Robert Rodríguez, acostumbrado a presupuestos muy reducidos, se encuentra aquí con la oportunidad de lidiar con una gran superproducción. Un director como él que, dentro de sus limitaciones, sí que tiene un cierto “punch visual” y un gamberrismo que le hicieron exitoso en el pasado, se ve aquí atado de pies y manos por un Cameron muy conservador, haciendo que Alita, en el plano visual, resulte demasiado convencional a pesar de sus efectos visuales. Y es que ese ese “sense of wonder” que se debería desprender de un mundo como el que se nos presenta, aquí no queda representado en ningún momento. La secuencia en la que Alita sale al exterior y se nos introduce en Iron City, palidece si se compara, aunque tampoco sea muy justo hacerlo, con la ciudad de Los Ángeles por la que volaba Deckard junto a Gaff en “Blade Runner”. Y es parece que esta Iron City solo tiene dos o tres calles. Hay momentos destacables como los referidos a la competición de Motorball, pero ninguna brilla especialmente ni se queda grabado en la retina. Una pena para una película tan eminentemente visual como debía haber sido esta.

Christoph Waltz y Alita en la película
Christoph Waltz y Alita en la película

Poca pega se le pueden poner a los efectos visuales en una superproducción de estas características, los cuales inundan cada plano de metraje, siendo muchos de ellos más cercanos a una película de animación que a una de acción en real. En ese aspecto recuerda a “Ready player one”, pero allí todo funcionaba mejor al tratarse de un mundo virtual diegético, siendo, en el caso que nos ocupa, abrumador en no pocos casos. Destaca por encima de todo el diseño de Alita, completamente digital, bajo la que se encuentra Rasa Salazar; y si bien se perciben sus gestos y expresiones, sería de agradecer ver a la actriz real. A ella se suman intérpretes prestigiosos como Christoph Waltz, Jennifer Connelly o Mahershala Ali, los cuales se limitan a cumplir con su rol de manera solvente. También aparece de manera irreconocible el gran Jackie Earle Haley junto a Ed Skrein como villanos comparsas. El peor parado de todo el elenco es Keean Johnson. El interés amoroso de Alita ha recaído en un actor sin carisma que tira por tierra un personaje muy mal dibujado, donde sus decisiones son, en la mayoría de los casos, inexplicables. Un problema que arrastran varios de ellos, haciendo hincapié en lo poco trabajado que está el guion.

Opinión final

Alita: ángel de combate” es una película correcta que basa toda su razón de ser en unos efectos especiales que son el mayor reclamo para un público que se verá atraído a las salas por su atractivo visual. Un envoltorio bonito para una historia muy irregular que quizá pueda ser entendida cuando se cierre la trilogía, pero que de momento no convence.

Trailer

DIRECCIÓN
5
GUION
3
INTERPRETACIÓN
6
EFECTOS ESPECIALES
9
Nota de lectores0 Votos
0
LO BUENO
El último tercio, cuando la película comienza a interesar.
Algún tímido atisbo de las maneras de Rodríguez.
LO MALO
Un guion irregular que deja inconclusa la historia.
Que el único interés lo representen los efectos visuales.
5.8
¿Te unes?