Tim Burton lleva a la pantalla la historia de la peculiar pintora Margaret Keane, autora de obras de tinte oscuro donde niños y niñas de enormes ojos y suma tristeza miran al observador. La adorable Amy Adams da vida a la fantástica autora mientras que el magnífico Christoph Waltz interpreta al genio que le procuró la fama. El resto, en la película “Big Eyes”.

Sinopsis de “Big Eyes” de Tim Burton

La voz en of del periodista Dick Nolan (Danny Huston) describe la huída de Margaret (Amy Adams) y su hija del hogar conyugal en un idílico vecindario de los años 50 para establecerse como madre separada en un piso de San Francisco, para luego desarrollar la historia de la particular pintora de niños tristes de exagerados ojos grandes. Una obra pictórica peculiar que fue lanzada a la fama por Walter Keane, pareja sentimental de la pintora, cuya elocuencia, carisma, excentricidad y visión de negocio, fueron claves a la hora de posicionar los “Big Eyes” en el mercado norteamericano de los años 60.

Big Eyes - Cartel

Big Eyes – Cartel

Crítica de “Big Eyes” de Tim Burton

Nada de árboles retorcidos, nada de monstruos tristes e incomprendidos. Poco (pero más que de sobra) del particular estilo visual que tanto ha caracterizado a Tim Burton y nada fuera de lo normal que no quede contextualizado con la acción presente. Muchos sin duda lamentarán la opción de que Big Eyes no cuente con la peculiar visión del director con la que se ganó su legión de incondicionales fans. Ello no quiere decir que en el trasfondo, planos y fotografía no se encuentre el toque que todo el mundo espera, sutil y sencillo, que no empaña una historia basada en hechos reales, como fue la del matrimonio Keane.

Imagen de la película "Big Eyes" de Tim Burton

Imagen de la película “Big Eyes” de Tim Burton

El guion de Scott Alexander y Larry Karaszewski, autores también de ‘Ed Wood’, tiene un magnifico tratamiento hacia los personajes protagonistas Walter y Margaret Keane. No es fácil posicionarse a favor o en contra de ninguno de los dos y simplemente con la exposición de los hechos a través de las distintas escenas y diálogos, se justifica a la perfección una situación real prácticamente inverosímil como fue que Walter Keane se atribuyese las obras, los logros y la fama de su mujer durante años. De forma ágil y amena el guion avanzará por los puntos clave de una relación simbiótica entre la talentosa pintora Margaret y el excéntrico “vendelotodo” Walter. Ella, como muchas veces sucede con las personas que desarrollan una sensibilidad especial para el arte, una introspectiva mujer; y él, todo un showman capaz de vender un polo en mitad de una ventisca en el ártico.

Imagen de la película "Big Eyes" de Tim Burton

Imagen de la película “Big Eyes” de Tim Burton

Acertadísimo reparto en los protagonistas de “Big Eyes”. ¿Quién mejor que el teatral Christoph Waltz para llevar a cabo la difícil labor de hacer creíble y cercano a un exagerado excéntrico como lo es el personaje de Walter Keane? Christoph, a quien hemos visto en personajes que han rozado (y superado) la sobreactuación (The Zero Theorem, Django desencadenado, Malditos bastardos), vuelve a encajar y tomar las riendas de una interpretación que podría dar lugar a la parodia. Y en cuanto a Amy Adams, queda demostrada una vez más su enorme capacidad para adaptarse al personaje dando de sí lo que más le conviene al mismo. Contención, sutileza que ponen el contrapunto a tan peculiar pareja cuyo éxito (y desgracias) es explicado en la cinta.

Antes de abandonar los elogios hacia los actores debo mencionar que el reparto de secundarios de “Big Eyes” (Danny Huston, periodista que pone la voz cantante a la historia; Krysten Ritter, sensual amiga de la pintora; y Terence Stamp, crítico de arte que no dejará de cuestionar la obra de los Keane) no podría ser más acertado. Los motivos fáciles de ver con la simple aparición del carácter de cada uno.

Imagen de la película "Big Eyes" de Tim Burton

Imagen de la película “Big Eyes” de Tim Burton

“Big Eyes” es un todo que funciona a la perfección sin la manipulación (que era tan esperada por los fans) de Tim Burton. Fotografía luminosa con colores y en cuadres propios de reconocidas obras pictóricas norteamericanas de los años 50 y 60 nos transportarán inmediatamente a una época que parece ser recordada como un cuento de tiempos mejores. Un cuento en el que sin la necesidad de enroscar árboles, meter monstruos u oscurecer los planos, Tim Burton se encuentra muy a gusto. De Big Fish sólo tiene el “Big” aproximándose más a la forma de su película ‘Ed Wood’. Entretenida, bella y con su trasfondo Burtaniano mostrado en el momento justo que debe aparecer.

Para terminar, mencionaré a Danny Elfman, compositor inseparable de las películas de Tim Burton e inconfundible (como suele suceder con aquellos que tienen un estilo propio) en su forma de ambientar cada escena y cada momento de lo que acontece en pantalla. Las palabras siempre sobran para un artista que siempre imprime una emoción determinada en cada una de sus piezas.

Crítica de “Big Eyes” de Tim Burton

Crítica de "Big Eyes": Una luminosa película de ligero trasfondo oscuro
DIRECCIÓN8
GUION8
INTERPRETACIÓN9
FOTOGRAFÍA10
MÚSICA0
LO BUENO
  • Cada encuadre es una obra de arte.
  • El guion es una maravilla del entretenimiento
  • Tim Burton se aleja de su estilo para dar paso a otros protagonistas.
LO MALO
  • Alguien puede encontrar decepcionante no ver árboles enroscados o encontrar demasiada claridad en las tomas.
8.8Nota Final
Puntuación de los lectores: (7 Votes)
8.4

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.