Crítica de Ad Astra: Epopeya espacial de Brad Pitt y James Gray

Brad Pitt actor principal de Ad Astra, una epopeya espacial escrita y dirigida por James Gray. En busca de su padre, Tommy Lee Jones.
Brad Pitt protagoniza Ad Astra, una epopeya espacial escrita y dirigida por James Gray
Última actualización:
9.2

Ad Astra es una epopeya espacial, escrita y dirigida por James Gray, que cruza las mejores virtudes de 2001: Una Odisea en el Espacio y Apocalyps Now. Todo ello, con un Brad Pitt superlativo, que parece empeñado en terminar el año por la puerta grande. Para ustedes, nuestra crítica de Ad Astra.

Ad Astra: Sinopsis de Ad Astra

En un futuro no muy lejano, Roy McBride (Brad Pitt) es un reconocido astronauta, marcado por la desaparición de su padre (Tommy Lee Jones) cuando era pequeño, con un mundo interior tan profundo como oscuro. Su capacidad para abstraerse le permite mantener la calma dónde otros pierden el control. Un día, descubre que su padre, también famoso astronauta, pionero en la exploración espacial, puede que siga vivo perdido en algún punto del Sistema Solar. Guiado por su instinto, decide embarcarse en una aventura espacial para encontrar a su padre.

Brad Pitt, protagonista de la película Ad Astra, aparece sentado en una habitación pintoresca, cuanto menos, viste un traje blanco, da la sensación ser de la NASA o alguna organización espacial. Delante suyo se extiende un micrófono negro que le llega hasta la altura de la cabeza, parece que Pitt habla a través de él. A su lado, hay una mesa blanca con forma circular, encima parece haber una especia de vaso metálico
Brad Pitt es Roy McBride, en Ad Astra

Crítica de Ad Astra: El cine y el espacio

Desde que en 1968 se estrenase 2001: Una odisea en el espacio, el cine no volvería a ser el mismo, al menos en lo que a películas con temática espacial se refiere. El mítico director Stanley Kubrick pondría un listón, en el que cualquier película espacial se quiere medir, por el realismo abordado en la realización de la cinta, y el compromiso del director en crear una atmósfera única y rompedora. Por supuesto, también hay lugar para la “fantasía”, que deja el realismo en un segundo, o tercer plano (sí, Luke, te miramos a ti, y a tu X-Wing para ir de Hoth a Dagobah) ¿Dónde ubicar Ad Astra?

En una entrevista para Port, recogida por El Periódico, James Gray reconoce la influencia que ha tenido la cinta de Kubric, “hay que robar de los mejores” asegura entre risas el director estadounidense. Dicho sea que no estamos ante un “remake”, “reboot”, ni nada del estilo. Estamos ante una película original, que ha tomado como referente al referente por excelencia del género; James Gray parece el alumno aventajado de Kubric, ese que le deja con entusiasmo la manzana diaria encima de la mesa de clase, y presenta un trabajo final de curso soberbio, porque ha sido el que más atención ha prestado en las clases.

En los últimos años hemos asistido a películas que han dejado su marca en el género epopeya espacial. Cintas como Interstellar, de Christopher Nolan, con un enfoque, al menos inicial, tirando hacia al realismo de Kubric. Otras cintas como Gravity, de Alfonso Cuarón, acción-dramática por bandera. O Marte, de Ridley Scott, que ocupa una moderada posición intermedia, si acaso tirando más hacia la acción-comedia. Ninguna de estas películas ha conseguido lo que James Gray en Ad Astra, un equilibrio perfecto entre realismo y aventura. A juzgar por su estilo como director, Kubric estaría muy orgulloso de Gray.

El director de la película James Gray, aparece a la izquierda de la imagen, viste pantalones vaqueros y una camiseta de color oscuro. Da indicaciones a Brad Pitt, que le escucha atentamente con los brazos en jarra sentado a poca distancia del director. Están en una sala preparada para el rodaje de una escena en una nave espacial.
El guionista y director James Gray, preparando una escena con Brad Pitt

El guión y los personajes de Ad Astra

No es fácil destacar la principal virtud de Ad Astra, pues es una de esas “rara avis” que todo parece funcionar, y encajar perfectamente. Brad Pitt, con su otra película aún en cines, Erase una vez en Hollywood, la novena película de Quentin Tarantino, se adueña por completo del personaje Roy McBride, posiblemente su mejor papel principal desde El Club de la Lucha. La dirección de Gray es impoluta, en muchos términos es una películas mejor dirigidas de 2019. Sin embargo, si hubiese que quedarse sólo con un aspecto de Ad Astra, el guión no sería una mala opción.

Roy McBride es un personaje con un mundo interior profundo y oscuro. Es capaz de mantener el control en situaciones que otros no pueden, precisamente gracias a su capacidad para abstraerse en su propio mundo, y ver las cosas desde otra perspectiva, diferente al resto. Este rasgo de su personalidad le ha impedido llevar una vida más normal, algo que no sabe si realmente quiere, o necesita. La desaparición de su padre, Tommy Lee Jones (El Fugitivo), cuando era todavía un niño ha marcado su vida, llevándole a ser astronauta, igual que su padre.

Gray presenta a un héroe complejo, libre de chlichés, con una buena historia que contar. Los minutos van pasando y la sensación de vivir una epopeya espacial única va aumentando. Los personajes secundarios, como Donald Sutherland (Los Violentos de Kelly), o Ruth Negga (Guerra Mundial Z), aportan su granito de arena a esta epopeya espacial; cuyo foco está claramente plantado delante de Brad Pitt. 

Al margen de la trama principal, y los personajes, un rasgo distintivo de este guión es la creación de un mundo nuevo. Estamos ubicados en un futuro no muy lejano, dónde la exploración espacial en busca de nuevas formas de vida ha dado varios pasos hacia adelante, con el personaje de Tommy Lee Jones como punta de lanza de esa exploración. Este mundo tiene sus reglas, su características, sus costumbres, métodos, intrigas, y por si todo esto fuera poco, piratas espaciales ¿Alguien da más?

Dos astronautas aparecen en la imagen, ambos visten rojas de astronautas color naranja. Se encuentran fuera del globo terráqueo, por lo que se puede ver en la imagen, parecen estar en una infraestructura espacial, en ese momento se encuentran en una especie de escalera, debajo de ellos, a miles de kilómetros, la Tierra.
Ad Astra, la epopeya espacial de Brad Pitt y James Gray

Opinión final

James Gray ha conseguido armar una de las mejores películas del año. Una epopeya espacial resultante de un cruce prácticamente perfecto entre 2001: Una Odisea en el Espacio y Apocalyps Now. Brad Pitt ofrece una de las mejores interpretaciones de su carrera, habrá que esperar al Joker de Joaquin Phoenix, pero sería razonable esperar, al menos, una nominación al Oscar como mejor actor principal para Pitt. 

Para redondear esta crítica de Ad Astra, queda añadir el interrogante de cómo funcionará esta película en taquilla. Según el portal screenrant, la cinta lleva costó entre $80-100 millones, es decir, para no ser un fracaso comercial debe ingresar entre $160-200 millones. Si tenemos en cuenta “pelotazos” siendo el ejemplo más claro EndGame, debería ser un objetivo asequible. Sin embargo, al no tratarse de una película con espectaculares explosiones, o demás atractivos comerciales, es muy posible que el gran público califique esta cinta como “aburrida” o “lenta”.

Aviso para navegantes, Ad Astra no es una película típica, ni convencional, es la voz propia de un guionista y director que sabe lo que quiere contar, cómo lo quiere contar, y ha tenido la suerte, y habilidad, de juntarse con los mejores, para sacar adelante esta maravilla del Séptimo Arte.

LO BUENO
El guión y la dirección de James Gray
La interpretación de Brad Pitt
Momento "Mad Max" en la luna.
LO MALO
En general, se podría haber sacado más partido a una actriz como Liv Tyler.
9.2
¿Te unes?