Crítica de la serie Pequeños fuegos por todas partes

Disponible en Amazon Prime Video

La serie Pequeños fuegos por todas partes llega a Amazon Prime Video, adaptación de la novela homónima de Celeste Ng. Sin duda, estamos ante una de las mejores series de ficción del momento donde podremos disfrutar la potente interpretación de Kerry Washington y Reese Witherspoon. Hoy os traemos la crítica de la serie Pequeños fuegos por todas partes, una serie capitaneada por mujeres que atrapará a todo tipo de público.

Sinopsis de la serie Pequeños fuegos por todas partes

En un exclusivo barrio de Ohio, llamado Shaker Heights, vive Elena (Reese Witherspoon), periodista en un medio local que vive volcada en su familia. Correcta y educada, presume de seguir siempre las reglas y llevar una vida ejemplar y tradicional. Un día llegará a su vida la enigmática Mia (Kerry Washington) y su hija Pearl, que terminarán convirtiéndose en sus inquilinas.

Elena Richardson (Reese Witherspoon) y Mia Warren (Kerry Washington)
Elena Richardson (Reese Witherspoon) y Mia Warren (Kerry Washington)

Crítica de la serie Pequeños fuegos por todas partes

Tras muchas horas de visionados durante este confinamiento, por fin podemos decir que tenemos entre manos una serie con mayúsculas en todos los aspectos -exceptuando un par de casos como son Feel Good y Unorthodox-. Pequeños fuegos por todas partes (cuyo título original es Little Fires Everywhere) es una serie producida y protagoniza por dos actrices de la altura de Kerry Washington y Reese Witherspoon, y que ya podemos encontrar entre el catálogo de Amazon Prime Video.

Pequeños fuegos por todas partes se convierte en una de las imprescindibles de este 2020. Interpretaciones sobresalientes, un acabado técnico impecable y un guion que te deja, capítulo tras capítulo, con ganas de saber más sobre las vidas de sus dos potentes protagonistas: Elena Richardson (Reese Witherspoon) y Mia Warren (Kerry Washington).

Escena de la serie Pequeños fuegos por todas partes
Escena de la serie Pequeños fuegos por todas partes

Kerry Washington y Reese Witherspoon

Destacar en esta crítica de la serie Pequeños fuegos por todas partes que estamos ante dos personajes totalmente cautivadores, intrigantes y contrapuestos, protagonizados por dos actrices tan enérgicas y atrayentes como Kerry Washington y Reese Witherspoon. Ambas dan vida a dos mujeres con personalidades opuestas y con puntos de vista complemente diferentes sobre la realización de la mujer, tanto personal como profesionalmente, y la crianza de los hijos. Ese choque de carácteres, culturas y educación logrará captar la atención del espectador desde los primeros minutos de esta ficción. La intuición nos dice que estamos ante esa “calma chicha” que precede a la tormenta.

La casa de Elena Richardson en llamas
La casa de Elena Richardson en llamas

¿De qué va Pequeños fuegos por todas partes?

La serie, que nos traslada a finales de los años 90, arranca con la casa de Elena Richardson (Reese Witherspoon) envuelta en llamas. ¿Qué habrá pasado? ¿Quién será el culpable de este fuego intencionado? El espectador sabe que volveremos a vivir dicho momento con muchos más datos, pero lo increíble es que según vayan sucediéndose los episodios, lo cierto es que dicho momento será lo que menos importe. Los conflictos y secretos que se irán desvelando serán mucho más potentes e impactantes que este estudiado clímax, que está claro sirve para enganchar al espectador desde el primer minuto.

Reese Witherspoon y Kerry Washington
Reese Witherspoon y Kerry Washington

Sus dos personajes protagonistas

Elena Richardson es periodista en un periódico local, una mujer perfeccionista, tradicional y que presume de tener una vida idílica. Vive junto a su marido y sus cuatro hijos en una exclusiva urbanización de Ohio, donde todo el mundo se conoce y presume de vivir en paz y armonía. A simple vista, cualquiera diría que Elena es una mujer de clase acomodada que tiene la vida perfecta, ideal y sin problemas.

A su vida llegará Mia Warren, una fotógrafa freelance, madre soltera independiente y rebelde. Vive viajando de un lado a otro junto a su hija, hasta que la “buena samaritana” de Elena decide alquilarle una vivienda en dicha urbanización.

Reese Witherspoon y Kerry Washington
Reese Witherspoon y Kerry Washington

Adaptación de la novela homónima de Celeste Ng

La base del argumento de la serie Pequeños fuegos por todas partes es la lucha de clases, el racismo y la identidad. Pero su tema estrella será la maternidad, aspecto que se abordará desde todos los puntos de vista, casos, edades y planteamientos posibles. Aquí los personajes femeninos son el motor de la trama, desde las dos protagonistas a sus hijas, y las relaciones entre todas ellas y las decisiones que toman, o han tomado en el pasado, irán marcando el rumbo de los acontecimientos.

La serie, adaptación de la novela homónima de Celeste Ng, está planteada a modo de miniserie de ocho capítulos, pero dado los sucesos que podremos ver en su tramo final, es posible que podamos ver una segunda parte de dicha ficción. Cruzaremos los dedos… por el momento puedes disfrutar de Pequeños fuegos por todas partes en Amazon Prime Video.

Reese Witherspoon en la serie Pequeños fuegos por todas partes
Reese Witherspoon en la serie Pequeños fuegos por todas partes

Opinión final de la serie Pequeños fuegos por todas partes

Retos, miedos y estereotipos sobre la maternidad. Todo ello bañado por la multitud de secretos del pasado que ocultan ambas protagonistas y que terminarán saliendo a la luz. Las decisiones que tomamos en nuestro pasado nos persiguen toda la vida… no puedes perderte la serie Pequeños fuegos por todas partes. Una ficción protagonizada por dos personajes femeninos fuertes, decididos y dominantes. Kerry Washington y Reese Witherspoon brillan en una ficción hecha a su medida.

Trailer

DIRECCIÓN
8.5
GUIÓN
8
INTERPRETACIÓN
10
Reseña de lectores9 Votos
6
LO BUENO
El trabajazo que se marcan Kerry Washington y Reese Witherspoon.
El guion.
LO MALO
Que quizá se esté hablando poco de ella.
8.8
Más artículos
Crítica de la serie Away de Netflix
Serie Away de Netflix: Crítica