‘Django desencadenado’ nos introduce directamente en el salvaje Oeste americano y nos lo representa tal y como queremos verlo en una película. Lleno de tíos duros, hombres sin escrúpulos, esclavos, recompensas en carteles con el símbolo del dólar, frases tipo “vivo o muerto”, cantinas, suciedad, polvo, puñetazos, tiros, humor y la venganza movida por amor sin sentimentalismo. Entretenimiento y calidad en una misma película.

DJANGO DESENCADENADO: Sinopsis

Cartel de Django Desencadenado

Cartel de Django Desencadenado

En ‘Django desencadenado’ un peculiar cazarrecompensas, el Dr. King Schultz (Christoph Waltz), está interesado en la compra de un determinado esclavo, Django (Jamie Foxx). En el lejano oeste y en una época de cambios, previa a la guerra civil Norteamericana en la que se abolió la esclavitud, el cazarrecompensas de origen alemán, no se encuentra cómodo con la idea de ser el amo de Django. Así que le propone un trato: Django obtendrá su libertad cuando le conduzca hasta los hermanos Brittle y cobre su recompensa por los cuerpos. El esclavo Django, no sólo se mostrará satisfecho con la propuesta, sino que además demostrará aptitudes como cazador de hombres. Unas habilidades que le vendrán muy bien para liberar a su esposa Broomhilda (Kerry Washington) cuando logre encontrarla, pues fue vendida en el mercado de esclavos tras ser latigada y marcada por hacer algo que estaba estrictamente prohibido a los esclavos: casarse.

Tras indagar sobre el paradero de su mujer, Django y el Dr. King Schultz, pronto descubrirán que Broomhilda pertenece a un rico y despiadado froncófilo dueño de una de las más importantes e infames plantaciones de algodón de todo Mississippi llamada “Candyland”.  Calvie Candie (Leonardo DiCaprio) es un hombre tan lleno de dinero y poder que su única afición son las horribles peleas de Mandingos (exclusivas peleas a muerte entre dos esclavos organizadas por sus dueños en las que se juegan dinero), y su casa está regentada por un esclavo (Samuel L. Jackson) que demuestra tanta inclemencia como su señor.

DJANGO DESENCADENADO: Crítica

Tarantino en Django

Tarantino haciendo un personaje de la peli

Quentin Tarantino no sólo es un magnífico director, también es un magnífico “dramaturgo”. Estoy convencido de William Shakespeare y él serían grandes colegas, ya que en sus obras, la venganza, el amor, la violencia y los sentimientos básicos libres de sentimentalismos son un denominador común. Quentin Tarantino dota a sus personajes de una profundidad y unos diálogos dignos de montajes teatrales propios de Anton Chejov, donde lo que no se dice, o lo que es lo mismo, el subtexto, está cargado de sentido. Además sabe introducir escenas de humor en momentos tan inesperados sobre situaciones realistas que paradójicamente pueden llegar a recordar a escenas propias de Los Monty Pithon, y si no estáis de acuerdo, ya me diréis cuando veáis ‘Django desencadenado’ la que lían los jinetes de los sacos en la cabeza.

Película tras película Tarantino va perfeccionando esas escenas en las que característicos personajes, se encuentras en situaciones más que peculiares, con una actitud de lo más normal del mundo. En mi opinión está encontrando el equilibrio entre la verborrea inmunda y la información útil que necesita el espectador para entender a sus personajes. En ‘Django desencadenado’ ha logrado el equilibrio perfecto. Sus personajes hablan pero no aburren y, aunque el espectador pueda ver sus intenciones o no, siempre logra que esté pendiente de lo que está pasando con el máximo interés en el interlocutor. Tanto es así, que en una escena, estaba tan pendiente del diálogo de un personaje, que casi salgo volando del susto al ver con la violencia con la que se resolvía la escena.

Django en una escena

Una escena de Django Desencadenado

Django Desencadenado

Django aprendiendo a disparar

Para todo esto no sólo hace falta contar con un buen guión, sino que también hace falta unos actores como la copa de un pino, de los cuales, sólo mencionaré algunos rasgos que me gustaron porque son de sobra conocidos y además casi todos disponen de alguna nominación a los Oscar o ya poseen uno en su casa: Leonardo DiCaprio (Calvin Candie) está fabuloso con su papel de niño rico a lo ‘Calígula’, tan impredecible y peligroso como el personaje de la obra de Camus; Samuel L. Jackson (Stephen), está terriblemente gracioso en la relación que mantiene con su amo y es fantástica su caracterización como anciano; Christoph Waltz (Dr. King Schultz), vuelve a demostrar por qué posee una estatuilla con su extravagante papel de caballero alemán, de refinada educación británica; Jamie Foxx (Django), es puro fuego, con objetivos claros como los rayos láser, y con una determinación tan clara por lograr encontrar a su esposa, que es fascinante ver cómo logra ensuciar un personaje de ética pura con tal de conseguir liberar a su mujer; Kerry Washington (Broomhilda), brilla precisamente por algo que de las cosas más difíciles de hacer, comportarse como una persona normal que se encuentra en una situación especial, en este caso, ser una joven esclava.

Y como siempre viene siendo habitual en mi, no puedo dejar de mencionar a todos los demás actores que participan en esta película, pues son los que hacen que se llene de color, la den matices. Pero a ellos ya los descubriréis en la pantalla, que, viniendo de Quentin Tarantino, ya veréis cómo os sorprende la esclava que enseña la plantación a Django, la hermana cuarentona de Calvie Candie, el esclavo que trata de huir de su cautiverio, o los paletos que tratan de cazarlo.

DJANGO DESENCADENADO: Conclusión

Con ‘Django desencadenado’  Quentin Tarantino hace su particular homenaje al Spaghetti Western del que se declara fan: “Siempre quise hacer un western. Me gustan todos los tipos de western, pero como para mí el favorito siempre ha sido el spaghetti western, pensé que el día que hiciera uno sería dentro del universo de Sergio Corbucci”.

Y he aquí que uno de sus primeros guiños a este particular género de vaqueros lo hace con el nombre de la película y de su protagonista “Django” (1966), escrita por el director y guionista Sergio Corbucci, la cual tuvo nada más y nada menos que 40 falsas secuelas de Django“Estoy orgulloso de decir que somos una nueva edición de esas falsa secuelas de Django que no tienen nada que ver con él”.

Últimamente estoy teniendo la suerte con el cine tan bueno que llega a mis ojos. Si bien es cierto que muchas veces me baso en el criterio del más puro entretenimiento para recomendar la película, esta vez, con ‘Django desencadenado’ puedo decir que también la recomiendo por su calidad. Todo está medido al milímetro. A parte de lo ya mencionado, los planos son fabulosos, la música como es habitual es genial, y además el director usa algo que a mí me encanta: los efectos especiales tradicionales. Los efectos especiales tradicionales dota a la película de una sensación tangible que no lo da lo digital. Así que me reitero con lo dicho anteriormente: Quentin Tarantino es un gran dramaturgo, a lo que hay que añadir gran director de escena, y por supuesto, de cine.

¿Más motivos? Cinco nominaciones a los Oscar que son: Mejor película, mejor actor secundario (Christoph Waltz), Mejor guión original, mejor sonido y mejor fotografía.

¿¿¿Alguien duda de que nadie se puede perder ‘Django Desencadenado’???

DJANGO DESENCADENADO: Trailer

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.