Crítica de Feel Good (Netflix): Miniserie honesta y emotiva

Disponible en Netflix

Hoy queremos descubrirte una de las pequeñas joyas que podemos encontrar en Netflix, la miniserie Feel good. Una tragicomedia, capitaneada por la cómica canadiense Mae Martin, sobre la relación amorosa que surge entre dos chicas. Aquí tenéis nuestra crítica de Feel good de Netflix, una serie que devorarás en una tarde.

Sinopsis de Feel Good (Netflix)

Mae (Mae Martin) es una humorista canadiense, recién afincada en Londres, que acaba de conocer a George (Charlotte Ritchie). El flechazo entre ellas será instantáneo, y no tardarán en compartir su día a día. Pero la convivencia no es fácil, y pronto descubrirán que conocen menos cosas la una de la otra de lo que pensaban.

Escena de la miniserie Feel good de Netflix
Escena de la miniserie Feel good de Netflix

Crítica de Feel Good (Netflix)

Si hace unas semanas os hablábamos de una miniserie imprescindible llamada Unorthodox, hoy queremos recomendaros una de esas pequeñas delicias que podéis encontrar en el extenso catálogo de Netflix: Feel good.

Estamos ante una miniserie británica cuya producción original pertenece a Channel 4. Ahora entra en Netflix para arrasar con la que supone una arriesgada y valiente apuesta de su protagonista, guionista y directora -junto a Joe Hampson- Mae Martin, por revelar parte de su vida en un ejercicio de catarsis personal.

En sus breves seis capítulos de duración -de veinticinco minutos cada uno- consigue divertir, emocionar y hacer vibrar a todo aquel espectador que se acerque a su historia. Os lo garantizamos, es de lo mejorcito que hemos visto en los últimos meses. ¿Quieres saber por qué? No te pierdas nuestra crítica de Feel Good, la nueva serie de moda en Netflix.

Mae Martin y Charlotte Ritchie
Mae Martin y Charlotte Ritchie

¿De qué va Feel good de Netflix?

Todo arranca cuando George (Charlotte Ritchie) acude a ver un monólogo de Mae (Mae Martin). El flechazo es evidente. No es la primera vez que acude a ver su show y sabe de la atracción que le produce la joven monologuista. Entonces ¿cuál es el problema? No se atreve a dar un paso hacia adelante porque hasta el día de hoy siempre ha sido heterosexual. No podrá resistirse por más tiempo y esa misma noche terminarán enrolladas. Así comienza una de las historias de amor más bonitas, honestas, apasionadas y emotivas que podamos recordar.

Durante el transcurso de la historia veremos como Mae debe afrontar un problema del pasado que la convierte en súper dependiente de George; al mismo tiempo que caminaremos junto a George por el complicado camino que la espera antes de poder admitir públicamente que mantiene una relación con una chica.

Lisa Kudrow y Adrian Lukis
Lisa Kudrow y Adrian Lukis

¿Por qué tienes que verla?

Una historia que, narrada de forma certera, orgánica y muy ágil, nos adentra en las contradicciones y ambigüedades de sus dos protagonistas. Dos chicas enamoradas que deberán derribar las propias barreras que, de una forma u otra, han construido a su alrededor para estar juntas.

La miniserie de la que hoy te hablamos es capaz de emocionarte, sin recurrir a la lágrima fácil, con la tierna y verdadera historia de amor que surge entre estas dos mujeres. Será imposible no sentirse atraído por la trama de la serie Feel good de Netflix, da igual tu género o tu orientación sexual, será sencillo empatizar con dos personajes tan humanos, tanto en sus defectos como en sus virtudes.

Las protagonistas de la miniserie

Uno de los atractivos de la serie, y que hay que señalar en esta crítica de Feel good, es el gran trabajo que realizan sus dos protagonistas. Mae Martin, también guionista de la serie, es Mae. Una joven impulsiva, caótica y dependiente emocionalmente de todo aquel que le ofrezca cariño. Poco a poco conoceremos la dura adolescencia por la que ha pasado y de la que aún quedan problemas por resolver. Charlotte Ritchie es George, una joven centrada y con la vida organizada. Hasta el momento era heterosexual, no le resultará sencillo reconocer su atracción por otra mujer. Tendrá que enfrentarse a sus propios miedos si quiere continuar con la relación.

Destacar también el sobresaliente trabajo que realizan dos de sus actrices secundarias: Lisa Kudrow -nuestra querida Phoebe de ‘Friends’– como Linda, la madre de Mae. Serán frecuentes las conexiones por Skype entre ambas, en las que descubriremos que mantienen una relación pasivo-agresiva bastante curiosa. Y Sophie Thompson como Maggie, la madrina de Mae en las reuniones de Narcóticos Anónimos.

Mae Martin, la cómica canadiense
Mae Martin, la cómica canadiense

Opinión final de Feel Good (Netflix)

En conclusión, Feel good es una de las propuestas más interesantes que podemos encontrar en Netflix y que puede pasar desapercibida por la inmensidad de su propio catálogo, que cada vez es más inabarcable. La historia de amor de sus protagonistas está narrada de manera tan cercana y honesta que llegará al corazón del espectador. Una serie que nos lleva a reflexionar sobre la dependencia patológica que genera el amor, aspecto del que hay que saber liberarse para amar realmente a la pareja de manera sana y próspera.

El final de Feel Good de Netflix termina de forma abierta, con tantas posibilidades por tantear, que podemos pensar que volveremos a ver a Mae y George en un futuro muy próximo.

Trailer

DIRECCIÓN
8.5
GUIÓN
8.5
INTERPRETACIÓN
9
Reseña de lectores0 Votos
0
LO BUENO
Sus interpretaciones femeninas.
La propuesta tan honesta como emotiva.
LO MALO
Su corta duración que deja ganas de un par de capítulos más, por lo menos.
8.7
Más artículos
Silvia Superstar en Killer Barbies
Entrevista a Silvia Superstar en la Cutrecon 9. Premio Jess Franco 2020