Con el mérito de conseguir liderar la taquilla en el fin de semana de su estreno, “Perdiendo el Norte” aterriza en la cartelera dispuesta a hacernos reír a expensas de la realidad más amarga de la España actual.

Sinopsis de la película “Perdiendo el Norte”

Cuando la crisis comienza a causar estragos en la realidad económica y laboral de los españoles, muchos jóvenes se ven obligados a hacer las maletas. Hugo (Yon González) y Braulio (Julián López), dos jóvenes hiper-preparados, se dejan seducir por los cantos de sirena de quienes ya cosechan los frutos de la emigración en Alemania y deciden probar suerte. Llamentablemente, cuando llegan al país teutón la comunidad de expatriados pronto les hace ver que lo que les espera no es el cuento de hadas que imaginaban. Sin conocer el idioma y en un entorno en el que sobran los inmigrantes cualificados, Hugo y Braulio decidirán si les compensa volver a casa, donde no tienen nada, o si deben sacrificar su orgullo en busca de cualquier posibilidad de futuro.

Cartel de "Perdiendo el Norte"

Cartel de “Perdiendo el Norte”

Crítica de la película “Perdiendo el Norte”

Nacho García Velilla, curtido en platós de televisión y con dos largometrajes a sus espaldas, sigue en Perdiendo el norte su tradición de obras corales en las que el humor surge de la realidad que se vive, donde lo trágico y lo pasado de vueltas (y de tópicos) generan la comicidad. Diferenciando el papel en la función de estos dos amigos que son Hugo y Braulio, uno aporta lo necesario para que la película derive hacia la comedia romántica y el otro, los ingredientes para acercarse a la comedia más costumbrista y social en esta revisión desde el futuro de la mítica Vente a Alemania, Pepe! (Pedro Lazaga, 1971).

Foto de la película "Perdiendo el Norte"

Foto de la película “Perdiendo el Norte”

Si tuviéramos que escoger, diríamos que “Perdiendo el norte” gana cuando homenajea y revisita el film de Lazaga para dar una colleja (de mano del siempre grande José Sacristán) a la generación que patalea al descubrir que la vida que creían merecerse no es aquella que les espera. Basándose en un esquema en el que cada personaje aporta un ingrediente a este caldo de cultivo que es la comunidad de inmigrantes en la que se integran los protagonistas, las subtramas abarcan desde la cuasi-mentira de la emigración cualificada a la necesidad de prosperar a cualquier precio.

“Perdiendo el norte” busca también la comicidad en el patetismo de una realidad que no para de repetirse, en la que la clase media cree en unas oportunidades que no tiene y en la que padres e hijos se ven atrapados en una red de mentiras que evitan defraudar a quienes creemos que se merecen más. Así, destacan las interpretaciones de un enorme Julián López, que casi levanta él solo la película, junto a los también habituales de García Velilla, Javier Cámara y Carmen Machi conformando ese matrimonio peculiar, y un Miki Esparbé que, en un papel arquetípico que funciona como perejil de todas las salsas, tiene el buen hacer para lograr la empatía y no el cansancio en el espectador.

Foto de la película "Perdiendo el Norte"

Foto de la película “Perdiendo el Norte”

En el otro lado de la balanza se encuentran la subtramas amorosas y, en especial, la que afecta a los personajes de Yon González y Blanca Suárez. Aunque el uso de esquemas conocidos no tenga por qué significar algo malo (los opuestos que se atraen o los tríos sentimentales que incluyen a terceros que no valoran/a los que no se valora), lo cierto es que Hugo y Carla funcionan mejor por separado y se advierte en ellos cierta falta de química que proviene de la ausencia de frescura y de imprevisibilidad en determinadas secuencias. Una oportunidad perdida en una película que ganaría más atreviéndose a salir de los lugares comunes.

Es cierto que no busca grandes lecturas ni grandes remedios, pero el film sí consigue evadir al espectador que se deja llevar. “Perdiendo el norte” resulta así una propuesta simpática que conseguirá llenar las salas de carcajadas.


No te puedes perder…

Entrevista a Julián López y Miki Esparbé por “Perdiendo el Norte”

Entrevista a Nacho G. Velilla por “Perdiendo el Norte

Trailer de la película “Perdiendo el Norte”

Perdiendo el Norte: Crítica de la película
DIRECCIÓN6.5
GUION6
INTERPRETACIÓN6.5
FOTOGRAFÍA7
LO BUENO
  • El buen hacer de Julián López, que deja al espectador queriendo una secuela centrada en Braulio y sus nuevas aventuras
  • Los créditos finales
  • Los planos de Berlín
LO MALO
  • El cameo innecesario de Chicote
  • Algún chroma muy evidente
  • La parte romanticona, que aporta poco y baja el ritmo lo irregular de la subtrama dramática de Sacristán
6.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (13 Votes)
6.7

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.