Crítica de la película Work it: al ritmo de los sueños (Netflix)

Al rimo de los sueños o de la mediocridad

Después de estrenar hace unas semanas ‘Sigue el ritmo‘, Netflix continua en la línea de las “dance-movies” con Work it: Al ritmo de los sueños, con Alice Keys como productora y dirigida por Laura Terruso. Aquí os dejamos con nuestra crítica de la película Work it: al ritmo de los sueños.

Sinopsis

Quinn Ackerman (Sabrina Carpenter) es la típica nerd con excelentes notas y pluriempleada de las actividades extraescolares. Pero su currículum impoluto parece no ser suficiente para entrar en Duke, la universidad de sus sueños y su único objetivo en la vida. Resulta que, para poder estudiar en Duke, se debe ser un poco más guay e interesante. Por eso, montará su propio grupo de baile para competir en el concurso Work It.

Escena de la película Work it: Al ritmo de los sueños (Netflix)
Escena de la película Work it: Al ritmo de los sueños (Netflix)

Crítica de la película Work it: al ritmo de los sueños (Netflix)

No todo el monte es orégano, y no todas las producciones de Netflix son buenas. Es más, cuesta encontrar calidad en su repertorio. La película Work it: al ritmo de los sueños no es una excepción. Solo oír su título ya podemos sospechar el tipo de filme con el que nos encontraremos.

Aunque se pueden apreciar las buenas intenciones de la directora Laura Terruso, de la guionista Alison Peck, del coreógrafo Aakomon Jones (responsable de la saga Dando la nota), y las ganas de todo el reparto, esta película cae en los tópicos de las “dance movies” y está plagada de los estereotipos más gastados.

Escena de baile de la película
Escena de baile de la película

Al ritmo del…cliché

La fórmula de las películas de instituto es casi siempre la misma. Las “teen-movies” funcionan con una narrativa simple donde aparece un conflicto con los amigos, el mundo de los adultos o ambos. Esta pequeña dosis de dramatismo trivial se compensa con toques de comedia y una historia de amor que suele tener altibajos. De esta manera, puede parecer que sea difícil innovar y, por eso, Work it: al ritmo de los sueños sigue al pie de la letra esta fórmula.

Pero en una sociedad en continua evolución como la nuestra, no tendría que resultar un problema aportar algo nuevo con este tipo de películas. En lugar de eso, la película de Laura Terruso se ciñe a perpetuar los tópicos adolescentes y no representa la diversidad que existe en el mundo real. Por eso, se convierte en un calco de las muchas películas del mismo estilo dando como resultado una producción nada ambiciosa y fácil de olvidar.

Sabrina Carpenter y Liza Koshy
Sabrina Carpenter y Liza Koshy

Al ritmo de… la abnegación

El argumento de la película Work it: al ritmo de los sueños de Netflix se sostiene en el hecho de que Quinn (Sabrina Carpenter), la protagonista, ha engañado a la responsable de admisiones de la Universidad de Duke. Durante la entrevista, Quinn da a entender que es bailarina en el grupo de baile de su instituto para sorprender a la entrevistadora. Todo surge porque le preguntan por su motivación en la vida, a lo que Quinn no sabe responder nada más que entrar en la Universidad.

Esta escena intenta tener un tono divertido a lo comedia de enredos. En lugar de eso, consigue ser triste. ¿Cómo puede una adolescente de 17 años no tener ninguna motivación más que entrar en una universidad? A lo largo de la película, vemos que todo lo que hace Quinn va dirigido a este objetivo. Además, no tiene claro el motivo por el cual quiere estudiar en Duke, excepto que fue la universidad de su difunto padre. Simplemente, ha asumido que debe ser así. La vemos como se deja llevar por la inercia que le conduzca a esta meta sin importarle nada más y como su madre ejerce influencia en esta decisión, quien vive sus sueños frustrados a través de su hija. Esta actitud ambiciosa le lleva a ser egoísta con su única amiga y a valorar la amistad únicamente por intereses.

El mensaje está equivocado. El mundo no se acaba por no entrar en una universidad concreta. La obsesión es tan mala como la falta de espíritu. Y Quinn baila patosamente entre ambos extremos.

Jordan Fisher y Sabrina Carpenter
Jordan Fisher y Sabrina Carpenter

Al ritmo de… la insipidez

En cuanto a aspectos más técnicos, la película Work it: al ritmo de los sueños de Netflix tampoco resalta. Toda la cinematografía es simple y funcional, incluso en los números de baile no existe un montaje más allá del pragmatismo. Aunque intenta ser espectacular en algunos momentos, su objetivo acaba capado por la perezosa realización que no encuentra un ritmo con un poco de gracia.

De todo esto, podemos exceptuar la introducción, la cual juega con efectos de neón con cierto encanto visual y que prometen una fuerte continuación que resulta fallida.

Escena de la película Work it: Al ritmo de los sueños (Netflix)
Escena de la película Work it: Al ritmo de los sueños (Netflix)

Opinión final de la película Work it: al ritmo de los sueños (Netflix)

En conclusión de nuestra crítica de la película Work it: al ritmo de los sueños de Netflix, decir que estamos ante un guion cojo, una realización sosa y un reparto sin más. Podría ser mejor, podría llegar a entretener, pero la suma de todos los errores la convierte en una película que SÍ les dejará indiferentes.

Trailer

RESEÑA FINAL
Lo mejor la selección musical que va de Dua Lipa Hannah Georgas. Del resto de la cinta, poco o nada que destacar.
DIRECCIÓN
3
GUIÓN
2
INTERPRETACIÓN
5
LO BUENO
Que no dure más de 80 minutos.
LO MALO
Que no hable de nada interesante.
3.3
Más artículos
Crítica de la serie Betaal de Netflix
“Betaal” Crítica de la serie de Netflix producida por Blumhouse Television