Película Personal Shopper: Crítica

El dolor de una ausencia

Olivier Assayas realiza un filme perturbador e inclasificable, que oscila entre diferentes géneros: thriller y terror especialmente. Además, Kristen Stewart rompe con todos los clichés asociados a su figura, dejando una actuación absolutamente maravillosa. Os traemos la crítica de la película Personal Shopper.

Sinopsis

Maureen (Kristen Stewart) es una joven americana que lleva una vida insatisfactoria en París. Trabaja como personal shopper para una mujer adinerada que desea ir vestida a la última, con un novio ausente y un hermano muerto con el que compartía gustos por el espiritualismo; Maureen vivirá una especie de pesadilla de la que no parece haber escapatoria.

Escena de la película Personal Shopper (2016)
Escena de la película Personal Shopper (2016)

Crítica de la película Personal Shopper

Tras el fenómeno teen de la saga Crepúsculo, muy pocos podrían haber augurado un futuro tan prometedor (hoy en día ya realidad) como el de Robert Pattinson y el de Kristen Stewart. En el caso que concierne a la película Personal Shopper la actriz lleva el peso absoluto del largometraje del director francés Olivier Assayas, demostrando su gran talento para la interpretación, dando vida a un personaje con más sombras que luces.

Maureen, un gran personaje

Desde los primeros compases de la historia, el espectador puede empatizar y comprender el dolor y luto de Maureen, ante una vida que dista mucho, según los aparentes criterios de ella, de ser una vida idílica. Esa mirada alicaída y perdida de Stewart contextualiza y justifica todos los actos de Maureen.

A lo largo de toda la película, el espectador vivirá junto a Maureen ese viaje interno hacia alguna salida, si es que la hay, en la que ella  alcance su particular salvación. Además, el que la protagonista tenga inquietudes en torno al espiritualismo, genera una sensación o una atmósfera tétrica en toda la cinta, en la que uno duda constantemente de si lo que está viendo es realidad o ficción.

A mayores, el arco de transformación de Maureen resulta muy inquietante, pero, a la vez, da la sensación de no seguir el principio de transición completa de un punto A, a un punto B. Este personaje es como un ovillo de lana, en el cual los cambios se suceden, pasando de un estado nuevo, para volver al anterior e ir progresando hasta un tercero absolutamente diferente a los anteriores. Todo ello ayuda a manifestar ese estado de absoluto caos y luto en el que se encuentra. La muerte de su hermano es una profunda cicatriz, invisible, pero que no se da cerrado.

Kristen Stewart en la película
Kristen Stewart en la película

Kristen Stewart, una gran intérprete

Para terminar con la cuestión en torno a Maureen/Stewart, me gustaría comentar el uso, muy inteligente por parte de Assayas, que se hace del sonido. Solamente se hace uso de sonido extradiegético en aquellos momentos en los que Maureen experimenta un cambio acusado, dando entrada a un nuevo estado en el que la acción está avocada, paralelamente a la protagonista, a cambiar absolutamente de tercio.

Por lo tanto, este filme sumamente es interesante , ya que logra ir transitando y mezclando géneros según así lo exija la trama. Sin embargo, pese a que hay en el filme ciertos elementos paranormales ya comentados, estos, no entorpecen la credibilidad de la película; sino que logran infundir una mayor sensación de claustrofobia y malestar en el espectador. Me voy a detener un poco en este aspecto ya que me parece muy interesante.

La complejidad del argumento

La película Personal Shopper (2016) tiene dos líneas argumentales o narrativas bastante claras, que coinciden a su vez, con las dos labores principales de Maureen: la que realiza como personal shopper y la que realiza como médium. Sin embargo, y he aquí el quid de la cuestión, Olivier Assayas imprime una mayor importancia a esa zona “de nadie” en la que las dos tramas se entremezclan. El director francés, pese a mostrar de lleno cada una de esas líneas argumentales, parece que les da más importancia a los márgenes; es decir, a esa zona en la que no existe la seguridad suficiente como para afirmar que algo es real o es fruto de la mente de Maureen. Es en estos márgenes donde uno contempla la complejidad del personaje y lo turbada que está su alma.

Sin embargo, esto entraña una serie de problemas. El fundamental es esa potencial sensación de que el resultado final semeje ser una película incoherente en la que Assayas pretende introducir más de lo que el filme pueda soportar o contener; dando lugar, por tanto, a un filme pretencioso. En mi opinión, eso no ocurre. El director francés hila muy bien cada uno de los elementos, jugando con aquello que muestra (y no muestra), dando la posibilidad de que un acto mundano o inicialmente intrascendente adquiera gran relevancia más adelante. A fin de cuentas, lo que esto manifiesta es que Assayas siempre está un paso por delante del espectador, siendo este último una mera marioneta que se comporta según lo que establezca la película/Assayas.

Kristen Stewart es Personal Shopper
Kristen Stewart es Personal Shopper

Realidad y ficción se entremezclan

Obviamente, el trabajo del director francés es de muy alta calidad. Ya no sólo por esa capacidad de jugar mediante el montaje y la puesta en escena, logrando un thriller psicológico de gran nivel; sino que también es muy interesante como filma la ausencia. Me detengo aquí porque la película logra darle protagonismo a personajes que realmente no aparecen en pantalla físicamente. Y esto resulta muy interesante ya que fomenta esa sensación de misterio, terror y angustia. Nuevamente esos márgenes en los cuales, realidad y ficción se entremezclan. Porque ¿qué es esa(s) ausencia(s)? ¿Algo real? ¿O ficticio, producto de la mente de Maureen?

Además, la película manifiesta numerosas capas de contenido, sin que ello implique que unas entorpezcan a otras. La película Personal Shopper trata temas como el fetichismo y la aparente represión sexual, el luto y el dolor ante la muerte de un ser querido, la extorsión por parte de un tercero, la insatisfacción personal por cuestiones sociales y económicas, el espiritualismo y la existencia de vida más allá de la muerte, etc. Al fin y al cabo, la película de Assayas está muy bien elaborada y planificada en todo detalle y eso queda de manifiesto a lo largo de la película.

Opinión final

Como conclusión, me gustaría mucho recomendar y alentar a todo aquel que esté leyendo esta crítica a que vea esta película (actualmente en el catálogo de Filmin y Amazon Prime Video). El potencial espectador se enfrentará a un thriller de cocción lenta y pausada, pero que, sin embargo, deja prendido al espectador. Que tenga un ritmo pausado no implica que sea aburrida. ¡Al contrario!

La película Personal Shopper es una muy buena película y que, además, cuenta con el mejor trabajo realizado por Kristen Stewart hasta la fecha. Para aquellos que aún sean reticentes a romper esa etiqueta peyorativa que siempre se ha asociado a la actriz de la saga Crepúsculo, esta película es el mejor ejemplo para romper con los estereotipos. Un plus a mayores para tener que verla. Porque Kristen Stewart es más que el personaje de una saga. Es una actriz como la copa de un pino. ¿Y Assayas? Un director que demuestra el talento suficiente como para hacer buenas películas. Porque, Personal Shopper lo es.

Trailer

DIRECCIÓN
8
GUIÓN
9
INTERPRETACIÓN
8
LO BUENO
La interpretación de Stewart, la mezcla inteligente de géneros, el trabajo como guionista/director de Assayas.
LO MALO
La sensación de ritmo lento como lastre para cierto público, que puede calificar a esta película aburrida.
8.3
Más artículos
Crítica de la serie Por qué matan de las mujeres en HBO
Por qué matan las mujeres: Crítica de la serie en HBO