Crítica de la película El faro. La portentosa dialéctica del blanco y negro

Fecha de estreno: 10 de enero de 2020

La película de El faro confirma a Robert Eggers como maestro del terror y el fantástico. Una sórdida fábula, un cuento tenebroso nacido de las páginas de Hodgson y Lovecraft. Un relato salvaje e inolvidable que admirarían Hitchcock y Lang. Sin duda, una de nuestras películas recomendadas del 2020. Os damos todos los motivos en nuestra crítica de la película El faro.

Sinopsis de la película El faro

Corre la década de 1890. Una recóndita y tenebrosa isla de Nueva Inglaterra enconde un antiguo y destartalado faro. El cambio de guardia reunirá para su cuidado al veterano farero Thomas Wake (Willem Dafoe) y a su joven ayudante Ephraim Winslow (Robert Pattinson). Tendrán que convivir y trabajar hasta que la siguiente guardia les de un nuevo relevo. Las tormentas, la soledad y el arduo trabajo, provocarán en los protagonistas trágicos conflictos personales. La niebla y la furia del mar inyectarán sórdidos cantos de sirena y relatos de marineros muertos.

Robert Pattinso y Willem Dafoe en la película
Robert Pattinso y Willem Dafoe en la película

Crítica de la película El faro

Robert Eggers propone un cine de terror sin artificios. Más preocupado por la pura construcción cinematográfica que por el susto gratuito. Son patrimonio del director estadounidense el gusto por la narrativa visual clásica, la construcción del cine mediante el montaje y la combinación de planos y la ausencia de efectos especiales. Así conforma un celuloide sobrio, honesto y de calidad impecable. Su primer largometraje, “La Bruja” (2015), ya escrutaba los caminos de los grandes directores clásicos. Un admirable sentido del tempo narrativo y una puesta en escena germinada del mejor suspense hitchcockiano, daba como resultado una versión mejorada, más creíble e interesante que “El bosque” de Shyamalan.

Robert Pattinso y Willem Dafoe en la película
Robert Pattinso y Willem Dafoe en la película

Robert Eggers se confirma como maestro del terror

En El faro, Eggers se confirma como un maestro del terror y el fantástico entretejiendo una sórdida fábula, un cuento tenebroso que parece haber salido de las páginas del escritor inglés William Hope Hodgson que fuera también influencia de H.P. Lovecraft, cuyo imaginario y bestiario ancestral y cósmico tienen también su reflejo en la obra de Eggers. “The lighthouse” es una sublimación del relato gótico actualizado a nuestros tiempos, un turbio estanque de felicidad para los amantes del terror y el reflejo de la más pura tradición expresionista. En el abrumador y misterioso minimalismo con el que trabaja el director norteamericano reverbera el cine de Bergman, especialmente el de “Persona” (1966) en un singular desdoblamiento de personalidades y acercamiento a la locura.

Pero también se estampa en su narrativa el gusto por lo hitchcockiano, con referencias tan evidentes como elaboradas de clásicos como “Los pájaros” (1963), que lejos de la burda imitación se convierten en palpitantes y lúgubres homenajes. Sus cortesías al clasicismo hacen de esta obra un fascinante rompecabezas de la historia del cine. Cercana a la obra maestra, responde también al elogio de “El resplandor” (Stanley Kubrick, 1980), a su admiración por la historia de las brujas de Salem y a los citados cuentos de terror decimonónicos.

El faro, la primera película de terror de 2020
El faro, la primera película de terror de 2020

La genial fotografía de la cinta

La genialidad cinéfila de Eggers, está acompañada por una asfixiante, turbia, excéntrica y salvaje fotografía. Su director, Jarin Blaschke ha revolucionado la dirección de fotografía actual en una clara búsqueda de la luz natural y de reivindicación del propio lenguaje cinematográfico. Mi estupor sangra de emoción en cada plano y me hace sentir dentro del “Metrópolis” de Fritz Lang, del más kafkiano Welles, o del propio Bergman. De hecho, Sven Nykvist, director de fotografía de la citada “Persona”, en colaboración con el director sueco, siempre reivindicarían la luz natural como la más apropiada para el lenguaje propio del cine.

Robert Pattinso y Willem Dafoe, los protagonistas

Y si a nivel formal y de guion, la cinta rezuma las más honestas esencias, la obra se pule con un duelo interpretativo que me trae a la mente a dos genios como Lawrence Olivier y Michael Kane en aquella obra maestra de Mankiewicz titulada “La huella” (1972). El incalculable saber interpretativo de Willem Dafoe, a la altura de sus mejores trabajos y que necesariamente me evoca al Mr. Arkadin de Orson Welles, parece entregarle el testigo a la desbordante juventud de un Robert Pattinson, que acaban tomando las riendas del proyecto y que con este trabajo se desquita para siempre de aquel inadmisible vampiro que todos recordamos. Ya venía haciendo buenos trabajos como “The King” (David Michôd, 2019).

El inquietante faro de la película de Robert Eggers
El inquietante faro de la película de Robert Eggers

Es muy reseñable también advertir la evolución a la que lleva Eggers la ambientación gótica propia de Edgar Allan Poe, que en esta cinta obra toda su magnificencia. Aquellos que estamos enamorados del cine de Corman y en otro sentido del de Murnau o Wiene, vemos cómo en cualquier lugar de la historia del celuloide surgen las sirenas de lo irreproducible. Aquellas obras que escapan al orden del tiempo y permanecen fieles a lo insólito, a lo sublime y que viven apartadas en una isla a la que los barcos nunca llegan.

Opinión final de la película El faro

Este faro dará luz a los próximos directores que entiendan el cine de terror como un lugar apropiado para crear alta cultura e intentar entender los más míseros resortes de la personalidad humana.

Trailer

DIRECCIÓN
8
GUIÓN
8
INTERPRETACIÓN
8
Nota de lectores0 Votos
0
LO BUENO
Una soberbia fotografía en blanco y negro y una dirección que desborda clasicismo y personalidad en cada plano.
LO MALO
Que se apueste tan poco por el terror como gran género.
8
¿Te unes?