La esperada película de terror, La Bruja, llega a la cartelera española. Años antes de los juicios de Salem de 1692 una familia de puritanos tendrá que enfrentarse al mal.

Crítica de la película ‘La bruja’

Me pareció leer por algún lado la típica frase rimbombante que algún medio sin escrúpulos, pero sobrado de billetes, lanzó alegremente: “La Bruja es la mejor película de terror de la década” o algo así. Lo mismo que no me acuerdo del medio (o no quiero acordarme) tampoco me da la gana de citar la frase tal cual. Dudo que el pobre picatextos de turno haya visto todo el género de terror de diez años atrás como para otorgar semejante afirmación. Con que hubiera visto It Follows, ya le hubieran surgido dudas. Con lo amplio que es el género, hasta con la última de M. Night Shyamalan, La Visita, mucho más comercial, se lo hubiera pensado dos veces. Pero no. Mejor decir jilipolleces… Que por otro lado no lo son tanto si se matiza lo suficiente.

Anya Taylor-Joy, Kate Dickie, los pequeños Ellie Grainger y Lucas Dawson en una escena de La bruja

Anya Taylor-Joy, Kate Dickie, los pequeños Ellie Grainger y Lucas Dawson en una escena de La bruja

Estas películas tienen varios elementos en común. Si tomamos por ejemplo el cine más comercial de sustos, sangre, monstruos y cuidado que viene el coco, son minimalistas; si nos fijamos en la producción, todas han contando con un presupuesto muy discreto (La visita: 5 millones, It Follows: 2 millones y La Bruja 3,5); pero eso no quita que las tres tengan un cuidado y metódico acabado; Se nota que todas parten de una idea muy personal y que les toca en lo más profundo a cada uno de los cineastas, y que todos han llevado su trabajo hasta el máximo exponente deseado siendo conscientes de las limitaciones. Estos y otros motivos como la interpretación, la cuidada fotografía y la explotación técnica, ha llevado a convertir a esta, La bruja, y sus “aquelárricas” hermanas presupuestarias ha ser tres de las mejores películas de terror -o suspense, como pensarán decepcionados los fans de la vertiente más visceral, monstruosa y cuchillería del género-.

No habiendo acabado de matizar, sin haberme metido de lleno en la crítica de la Bruja, y siguiendo la línea de apuestas y respaldos comerciales, también podría entrar la fantástica -por evidentes motivos- Calle Cloverfield 10, otra muesca más en el muro de la fama del género de terror -o suspense- que merece su visionado.

Ralph Ineson en una escena de la película

Ralph Ineson en una escena de la película

La Bruja. Leyendas de Nueva Inglaterra. Arranque bestial. Ojos abiertos como platos. Un tribunal interroga a un hombre. Sólo escuchamos las preguntas de los hombres y la fría, grave, segura e irreverente palabra del interrogado. Se muestran las reacciones de los críos que escuchan los motivos religiosos por los cuales la familia está siendo juzgada. Aparece el rostro del padre de familia (Ralph Ineson), la imperturbable madre (Kate Mickie) y nos fijamos en los hijos Thomason (Anya Taylor-Joy), Caleb (Harvey Scrimshaw) y los más pequeños, Mercy (Ellie Grainger) y Jonas (Lucas Dawson). Los argumentos del padre son férreos, no aceptan las normas impuestas, y la expulsión de la comunidad de colonos se hace patente. La familia protestante puritana abandona estoica la sala para dirigirse hacia el exilio, con la cabeza bien alta, segura de los designios de Dios, a crear su propia granja. Se dirigen al bosque… y a La Bruja.

Él minimalismo, ya comentado, es el arma -la mejor, pues menos siempre es más- con la que juega el director de La Bruja Robert Eggers. La palabra, el guión formado con los escritos recogidos en la verdadera caza de brujas, proporciona a la película la seguridad de estar cimentada sobre una verdad histórica. Una verdad construida por los manuscritos, registros, testimonios y declaraciones de quienes fueron juzgados en el entonces pequeño pueblo Salem, donde se sentenció a la hoguera a mujeres en el siglo XII acusadas de brujería.

Lucas Dawson y Ellie Grainger son los mellizos de la familia de puritanos

Lucas Dawson y Ellie Grainger son los mellizos de la familia de puritanos

El espectacular trabajo de los intérpretes, de todos, -y esto es importante porque la aptitud de los pequeños Ellie Grainger y Lucas Dawson, los mellizos de la familia, es clave para la credibilidad de la película- es imperante en La Bruja. Los actores son los que realmente crean a los monstruos, a las novias del Diablo. Cada diálogo, cada expresión, cada incertidumbre y acusación recrea de alguna manera lo que pudo ser ese estado de terror, aquella perversidad que de vivió hacia 1692. Sus miradas nos harán creer necesariamente en la brujería y, luego claro está, está la Bruja, que es un fin en sí misma. Si el espectador se sobrecoge es, en última instancia, responsabilidad de la organicidad de los intérpretes. Sí. Todo lo demás puede ser perfecto. La ambientación, la fotografía, la banda sonora, el vestuario… pero sólo es necesario que un mal actor (o un buen actor mal dirigido o sin dirigir) abra la boca para tirar todo el trabajo por tierra.

La recreación histórica es también, si no completamente exacta, sí espectacularmente rica. Quizá un poco demasiado pulcros para todas las penurias y rudezas a las que deben enfrentarse unos granjeros exiliados, pero suficientemente potentes como para tener al espectador inmerso en los acontecimientos.

Anya Taylor-Joy en una escena de La bruja

Anya Taylor-Joy en una escena de La bruja

Esta a su vez se funde a la perfección en la ambientación general de la película. Una ambientación de tipo realista -la película ha sido rodada con luz natural- en la que los elementos rurales -la granja, los animales, las labores agrarias, el bosque- y de supervivencia -es una familia de colonos prácticamente abandonada a su suerte-, consiguen crear una profunda sensación de aislamiento mientras proporciona la cercanía de los elementos -casi podemos sentir el frío, oler la humedad…-. Y ahí aislados, además, hay algo maligno que acecha entre los árboles del bosque que rodea la, extrañamente, improductiva granja.

La Bruja es un espectacular trabajo cinematográfico. Aglutina lo mejor de todas las partes que son estrictamente necesarias para formar la obra y potencia -seguro que el director es el responsable- la interpretación de actores en los que apenas nadie había reparado hasta ahora. Unos actores que esgrimen con absoluta verdad palabras recogidas por el director de escritos de la época (panfletos, libros de oraciones puritanos del siglo XVII, documentos sobre posesiones, de juicios..) sin que por ello suenen ajenas o distantes al momento de la escena. Todos los actores tienen como mínimo un momento del que son absolutamente protagonistas y cuya escena es absolutamente complicada y todos son brillantes.

La Bruja puede que no sea la mejor película de terror de la década pero, y esto sí lo afirmo categóricamente, es una de las mejores películas de misterio y terror de los últimos años. Ahora bien, el orden de las palabras “misterio” y “terror” son importantes.

Trailer de la película ‘La bruja’

 

Crítica de la película La bruja (2016): Más misterio que terror
DIRECCIÓN9
GUIÓN8
INTERPRETACIÓN9.5
FOTOGRAFÍA10
LO BUENO
  • La conjunción perfecta para disfrutar de un desasosegante misterio con tintes de terror.
  • Dirección espectacular, interpretación sobresaliente y ambientación fascinante.
LO MALO
  • En el Siglo XXI este tipo de terror está muy superado y algunos pueden llevarse una decepción.
9.1Nota Final
Puntuación de los lectores: (37 Votes)
5.1

13 Respuestas

  1. V

    No soy critica de cine,ni jamas he echo una valoración por internet,
    ,pero he de decir que me encanta el cine muy bueno de terror y puedo asegurar que es de las peliculas mas duras que he visto.
    Me ha creado hasta ansiedad.
    Es una locura.

    Responder
  2. Mary

    Me pareció una buena película porque no hubo diablos , monstruos, ni objetos volando como en otras películas además mantuvo mi atención , fue una película ” lenta” pero aún así no aburre.

    Responder
  3. Jon

    Estoy totalmente de acuerdo con el primer comentario. Sin duda alguna es la peor película que he visto en mi vida y salimos todos del cine riendonos incluso había gente llorando de la risa. El momento épico de la cabra y la mantequilla pasará a la historia de cine sin duda. Una auténtica estafa.

    Responder
  4. Jose

    La mire anoche, y fue muy agradable, me llevo una gran impresion al darme cuenta que es una de las mejores peliculas de los ultimos años que he visto y mas aun de terror o misterio, que ultimamente he visto bastantes y todas son mas de lo mismo. Esta mezcla tantos matices filosoficos y metafisicos, sociales y morales, a los cuales como humanos debemos ver con mas consideracion. El final me recordo al libro de Arthur Machen “El Gran Dios Pan”, pienso que se mezclaron ideas de ese cuento y la historia de las brujas de Salem.
    Me dejo una sensacion agradable y perturbadora, hoy al dia siguiente, el Mal existe…

    Responder
  5. Rafa

    Debe ser que no entiendo de cine, pero a mí y a más gente que conozco nos pareció una de las peores y más aburridas películas que hayamos visto. Cuando parece que va a ocurrir algo se pasa a otra secuencia sin interés. Toda la película va a cámara lenta, no hay trama, no hay suspense (cuando parece que va a ocurrir algo se corta), no hay misterio, no hay miedo, no hay tensión, diálogos aburridos (la mayoría sobre religión). El final, lamentable, los pocos que estábamos viéndola nos echamos a reír…De las peores películas que he visto, me resultó una estafa haber pagado para verla al igual que a mis dos acompañantes y al resto de personas una vez escuchado los comentarios de las mismas al finalizar la proyección…al menos fue día del espectador y “sólo” palmé 12€.

    Responder
    • El Crítico Interrogante

      Me parece que eres el tipo de público al que me refería en la parte de “LO MALO”. Te entiendo perfectamente. Tras ver el pase de prensa y leer previamente declaraciones de otros periodistas (o gente que dice serlo) pensé lo mismo que tú: Como película de terror, según los cánones actuales, puede resultar decepcionante. No obstante, el género es muy amplio y si se entra en la sala sin prejuicios, la película ofrece un tema muy interesante. Además, en versión original, las interpretaciones dan una dimensión que estoy seguro se habrá perdido en el doblaje.

      Responder
      • Cesar

        Bien dicho, esta película es una obra maestra si sabes apreciar el cine, pero como casi todos son como tu bien lo dijiste el tipo de personas en categoria de Lo Malo, se reiran y sera su decepción, pero x gente ignorante.

      • Os

        La película es mala aunque la fotografía y el vestuario sean buenos. El niño parece que actúa en una obra de teatro del colegio. Lo que los pobres de gusto valoran es la coincidencia del sonido, los gritos y la musicalización. Bastante obvia y con cero congruencia. Incluso sus notas pseudo periodísticas finales que le intentan poner en la categoría de ‘basado en hechos reales’, lo que es solo mercadotecnia barata. Además de la simbología más barata que ña de Frida Kahlo. Lo único bueno es Thomasin, en todos los aspectos.
        Basura for retarded.

  6. Olagizona

    Me encantó la película. Para los que se quedaron en la colonia esa fué una familia que desapareció en aquel inmenso territorio. Para quienes fueron protagonistas una situación maléfica a la que tenían que buscar encaje con sus fuertes creencias religiosas, las cuales eran el eje y sustento de sus vidas y de sus muertes. Para este humilde espectador queda patente que la unión de: creencias hasta la obsesión, penurias de todo tipo (hambre, frío, riesgo vital) y sobretodo, el consumo de maiz (cereles en general) en malas condiciones (podrido) y lleno de toxinas fúngicas es lo que acaba con la familia (algo sé de esto). En mi opinión estas potentes toxinas son las causantes del estado de delirio general de sus miembros, convulsiones, hemorrágias y muerte. La película lo deja entreveer a pinceladas: maiz podrido (referencias a la mala cosecha), horno para cocer (se ve), consumo de torta de maiz (se la pasan de unos a otros), entresaca entre lo podrido para “salvar algo” que vender en la colonia a su regreso, mazorcas por doquier, etc. Similar a los “vuelos” de las brujas de las tierras húmedas. Genial. No como terror sino como explicación de cosas que fueron inexplicables para gentes pasadas y que ahora podemos comprender.

    Responder
    • El Crítico Interrogante

      Me ha parecido muy pero que muy interesante el punto de vista que has aportado la interpretación de la película. Mi interpretación viene a ser más literal por las imágenes explícitas que nos muestra el director sobre los eventos fantásticos.

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.