Muchas de las caras más conocidas de nuestro cine pueblan la adaptación cinematográfica de la exitosa novela de Lorenzo Silva “La niebla y la doncella”, pero una dirección y un guion que no están al nivel de lo que requería este thriller policiaco darán al traste con las expectativas puestas en la cinta.

Crítica de la película “La niebla y la doncella”

Lamentablemente la propuesta nacional que llega a la cartelera no cumplirá con las expectativas generadas previamente por su novela, La niebla y la doncella de Lorenzo Silva. La adaptación cinematográfica no siempre logra captar la esencia de la novela y de sus personajes, y en esta ocasión no logra ofrecernos algo al menos comparable a lo que ya en nuestra imaginación había tomado vida hace tiempo. Son muchos los seguidores del sargento Rubén Bevilacqua (ahora encarnado por Quim Gutiérrez) y la cabo Virginia Chamorro (en la película protagonizada por la actriz Aura Garrido) que quedarán más que decepcionados al verlos en la gran pantalla. Y es que prácticamente nada funciona en esta cinta, que aunque repleta de buenas intenciones, no logrará enganchar al espectador en su viaje de intrigas, secretos y sexo.

Quim Gutiérrez y Verónica Echegui serán la "extraña pareja"

Quim Gutiérrez y Verónica Echegui serán la “extraña pareja”

La trama de la película La niebla y la doncella nos traslada hasta la isla de la Gomera. El sargento Rubén Bevilacqua (Quim Gutiérrez) y la cabo Virginia Chamorro (Aura Garrido), dos investigadores pertenecientes al cuerpo especializado de la UCO de la Guardia Civil, serán reclamados para resolver un caso de asesinato que quedó sin resolverse años atrás. El principal sospechoso será un alto cargo político cuya culpabilidad nunca pudo ser demostrada aunque fuera llevado a juicio como principal autor de los hechos. Ahora tendrán que trabajar junto a la cabo Ruth Anglada (Verónica Echegui), la única que trabajó en la resolución del caso en su momento, en un intento desesperado de dar carpetazo a un caso que alarmó a toda la isla.

Aura Garrido, Quim Gutiérrez y Roberto Álamo en la película

Aura Garrido, Quim Gutiérrez y Roberto Álamo en la película

Interpretaciones pobres y desprovistas de alma; escenas totalmente prescindibles; un guion mal construido que no alcanza a reflejar el verdadero rumbo policiaco de la novela; un montaje bastante confuso y errático; diálogos incoherentes e impostados… serán sólo algunos de los factores que conviertan a un thriller policiaco en una “huida hacia ninguna parte”.  Se deja notar, y mucho, en todo este desbarajuste la dirección novel de Andrés Koppel, que tras realizar el guion fue premiado con la propuesta de dirección. Una dirección que no ha sabido ejercer a muchos niveles, pero fundamentalmente en lo que se refiere a la interpretación. Los actores hacen y aportan a su personaje lo que han creído necesario, sin indicaciones ni nexos de unión, por lo que falta empaque y fuerza a la propuesta. Más bien podemos apreciar que los actores han dirigido a Koppel que al contrario, cargando así sus interpretaciones de vicios y arrojando los diálogos al más absoluto vacío.

Quim Gutiérrez es el sargento Bevilacqua

Quim Gutiérrez es el sargento Bevilacqua

El espectador recibirá todo ese desaliento que provocado por lo visto en pantalla generándole un desinterés total por resolver el enigma principal de la cinta. ¿Qué es lo que se estaba investigando? Ah sí, quién fue el asesino… algo que cómo es lógico nos debería mantener atados a la butaca del cine. Sin embargo, al llegar a los créditos finales, ni recordaremos el motivo principal que nos ha llevado hasta allí. Son tantas las premisas y pistas relacionadas con las drogas, la corrupción, las mafias, y sexo que convergen sin causa ni motivo aparente -simplemente porque tienen que darse para obtener un nombre final-, que el espectador perderá la perspectiva total sobre lo que está viendo en pantalla, y lo peor, ya le dará igual.

Crítica la película "La niebla y la doncella": Un thriller sin thriller
DIRECCIÓN3
GUION2
INTERPRETACIÓN4
LO BUENO
  • Las localizaciones en la isla de la Gomera.
  • Los secundarios canarios que ofrecen mucho más en sus interpretaciones que los actores protagonistas.
LO MALO
  • El guion y el montaje, aburrido y sin sentido.
  • La ausencia total de la dirección en las interpretaciones.
3Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
1.3

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.