‘Lo que de verdad importa’ llega a la cartelera como un buen ejemplo de solidaridad pero ¿lo será también de cine de calidad?

Crítica ‘Lo que de verdad importa’

Hay que reconocer que Lo que de verdad importa es una película que necesita algo de reposo tras la salida de la sala. Posiblemente supere tus expectativas previas -tras ver el trailer poca esperanza queda…-, pero también que necesite de un análisis más severo difícil de realizar tras saber que estamos ante una película completamente benéfica: si las intenciones de la cinta no fueran altruistas ¿merecería su paso por taquilla? Aquí es dónde un crítico se debate entre lo que escribiría de una película como la que nos ocupa y lo que siente que debe escribir para que el público vaya al cine y logre recaudar el mayor dinero posible. Complicado, ¿no? Claramente quedas condicionado por ese lado sentimental porque, aunque los discursos de apertura de los Premios Feroz digan lo contrario, los críticos de cine también tenemos nuestro corazoncito y sabemos valorar el esfuerzo, las buenas intenciones y las ganas puestas en un proyecto. Y en esta ocasión de estos tres factores a priori hay más que de sobra.

Oliver Jackson-Cohen y Camilla Luddington en Lo que de verdad importa

Oliver Jackson-Cohen y Camilla Luddington en Lo que de verdad importa

Paco Arango (¡Ala… Dina! y El inquilino) dirige esta cinta donde conoceremos a Alex (Oliver Jackson-Cohen), un “viva la virgen” que vive en Inglaterra y cuyo negocio de reparación de aparatos electrónicos no parece irle muy bien. Un día aparecerá en su vida un tío suyo, al que nunca ha conocido, para ofrecerle un  trato: pagará todas sus deudas y si acepta vivir un año completo en Nueva Escocia (Canadá). Sin mucho tiempo para despedirse de su antigua vida, el joven se mudará a una pequeña localidad donde sus antepasados tenían una casa y donde desarrollará un poder bastante especial: curar a las personas. Alex se convertirá en ese “Elegido” al que pueblo estaba esperando.

Kaitlyn Bernard interpreta a una niña enferma de cáncer

Kaitlyn Bernard interpreta a una niña enferma de cáncer

No podemos negar que es uno de los proyectos altruistas más bonitos de los últimos tiempos, que logra de manera distendida unir valores tan importantes como la cultura y la solidaridad, ambas bastante olvidadas en nuestros días. Su problema será que básicamente, aunque seamos lo más benévolos posibles, nos encontramos ante una película más propia de Antena 3 en las sobremesas de los domingos que de una cinta digna de estrenarse en los cines. Su historia resultará pobre para el interés del en el espectador, basándose en mezclar -absurdamente- conceptos tan dispares como la magia, las sectas y Dios, para terminar pareciendo un producto diseñado exclusivamente para “las juventudes de Papa”. Claramente moralista, es un intento fallido de ejemplificar al público que entre en la sala. Pretenderá, mediante sermones camuflados en su trama, devolvernos una fe supuestamente perdida basando toda su solidez en unos acontecimientos mágicos obrados gracias a la intervención de curanderos y de poderes celestiales. Algo que ahora con tanta moda del reiki, las imposiciones de manos, las energías cósmicas, las constelaciones familiares… puede resultar incluso peligroso el difundir dicho mensaje entre los espectadores.

Oliver Jackson-Cohenes el curandero y Kaitlyn Bernard una niña con cáncer

Oliver Jackson-Cohenes el curandero y Kaitlyn Bernard una niña con cáncer

Lo bueno de acudir a la sala para ver Lo que de verdad importa es que estarás haciendo una buena acción y ayudando a niños que realmente lo necesitan; ahora bien, también puedes hacer un donativo del valor de la entrada a la Fundación Aladina -ONG a la que va destinado el dinero de la entrada- y acudir al cine a ver “lo que de verdad importa” de la cartelera: La la land.

Crítica 'Lo que de verdad importa': Tan solidaria como prescindible
DIRECCIÓN3
GUION2
INTERPRETACIÓN5
LO BUENO
  • Su carácter benéfico.
LO MALO
  • No está a la altura de la cartelera.
  • Resultará demasiado aleccionadora.
3Nota Final
Puntuación de los lectores: (21 Votes)
6.9

5 Respuestas

  1. Mxico

    Vimos su película junto con mi familia, también pertenecemos a una red de organizaciones sin fines de lucro que ayuda a personas que están en diferentes situaciones. Nos pareció que todo hubiera sido excelente y maravilloso: la causa, los actores, el propósito de la película, el fin de apoyo a los niños, de no ser por el dialogo que interpreta su personaje Alec, en su supuesto “encuentro” con Dios, pues nos parece un “dialogo” espantoso, ofensivo y de muy mal gusto, ya que si bien el personaje podría denotar enojo o rabia, no debió ser tan grosero y falto de respeto para crear un dialogo que ofendiera directamente a Dios; al creador; no hacía falta tanta desfachatez plagada de odio, herejía y blasfemia, ya que estamos atestados de miles de películas que fomentan la blasfemia a Dios como para que esta película con tan buen propósito y humana lo haga también. Pareciera que todo lo que puso en la boca del actor está en el corazón de usted, Sr. Arango, pero no era la manera de expresarlo, pues si usted tiene un conflicto personal con Dios es usted quien lo debe de resolver con Él en la intimidad y no tratar de encontrar una absolución poniendo su extravío en boca de otra persona y menos de pretender que muchos otros piensen así como usted, si usted está amargado y resentido contra Dios, por todo el dolor y sufrimiento que ha visto en los inocentes niños, es problema suyo, ni siquiera de los niños, pues el reino de los cielos es de quien es como uno de esos niños, Dios los creo con un gran propósito en la vida, un propósito que aunque no comprenda usted se cumple con su existencia; así que esta película es muy contradictoria, por un lado nos muestra a un hombre (usted) que se ha desvivido por ayudar a los niños con cáncer o con alguna enfermedad, fomenta que la gente apoye esa noble y grandiosa labor, (lo cual es muy bueno, nadie lo negará) y por otro lado nos muestra su amargura contra Dios, la cual ni siquiera se tomó la delicadeza de redimir al final de la película tan siquiera mostrando a un Alec arrepentido y agradecido con Dios por haberlo perdonado y escuchado pese a que fue tan blasfemo e irreverente y que a pesar de todo eso le dio el privilegio de darle un don irrevocable. Y déjenos decirle que efectivamente los dones que Dios da son irrevocables, y a usted Dios le ha dado muchos dones, de los cuales (como todos) usted no merece, pero sin embargo se los dio y fueron gratis para usted (aunque no para Él), así como el actor que no hizo nada por merecerlos y ni siquiera los quería, así es el amor de Dios, el mismo Dios al que usted le falta tanto al respeto con esta película. Recibirá Sr. Arango infinidad de aplausos y reconocimientos e incluso apoyo económico para la fundación, pero lo que hizo en ese dialogo empaña toda esa labor en su relación con Dios y ante los ojos de todos los que de ninguna manera estamos de acuerdo con eso. Y recuerde que ni todo lo que usted haga en la vida, aunque de su vida misma por esos niños, compensara lo que usted ha hecho salvo que se arrepienta, pida perdón a Dios y mande quitar o modificar esa escena tan horrenda. Por otro lado si usted no hizo ese dialogo pero estuvo de acuerdo en montarlo le aplica el refrán: tanto peca el que mata la vaca… Muchas gracias. Y éxito para la fundación.

    Responder
    • FMÁ

      La oración imprecatoria es tan cristiana como la de la alabanza y la de acción de gracias. Tal vez en la película es un tanto desmedida, pero ciertamente posible. No caigamos en una relación dulzona con Dios como antídoto a nuestras amarguras y desdichas; la imprecación aparece en el libro de Job y en muchos Salmos. Dios nos prueba como oro en el crisol y para que esa prueba sea purificadora es necesario el desahogo del dolor para después ser consolado.

      Responder
    • diana

      Que no intente manipularte emocionalmente para creer en Dios, y que de cierta importancia a los médicos y la ciencia que son los que de verdad ayudan a curar enfermedades, en lugar de centrarse en un curandero mágico, por ejemplo.

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.