Alexander Skarsgård, Margot Robbie y Samuel L. Jackson
Alexander Skarsgård, Margot Robbie y Samuel L. Jackson

Crítica de ‘La leyenda de Tarzán’: Blockbuster de relleno

‘La leyenda de Tarzán’ sorprende por lo innovador de su planteamiento pero se pierde entre la abundancia de secuencias más propias de una cinta de superhéroes.

Crítica de ‘La leyenda de Tarzán’

La leyenda de Tarzán es una película complicada, y no por lo complejo de su trama, si no por querer llegar a un público tan amplio que seguramente terminará por no encontrarse con el suyo propio. Si bien esta renovada entrega de las aventuras de Tarzán podría haber resultado una acertada apuesta para pasar una entretenida tarde familiar donde los más pequeños disfrutaran descubriendo a este mítico personaje, alucinando con los animales que aparecerán en pantalla y viviendo la adrenalina de columpiarse por las lianas o luchar cuerpo a cuerpo contra un gorila, dicha posibilidad se perderá debido al detallismo con el que se tratan tanto ciertas escenas cargadas de violencia como otras bastante subidas de tono -no me entendáis mal, no es que se vea nada del otro mundo, pero desde luego no son escenas dirigidas a un público infantil-. El problema es que tan poco logrará captar al público adulto, pese a contar con un reparto de grandes nombres como Alexander Skarsgård, Christoph Waltz, Samuel L. Jackson y Margot Robbie, ya que resultará demasiado fantástica, desmedida y, en ocasiones, hasta caricaturesca en la mayor parte de su trama. ¿Será este el motivo de su batacazo en la taquilla de Estados Unidos? (con un presupuesto de 180 millones de dólares, tan sólo ha recaudado 38.1 millones durante su semana de estreno). Sin duda tiene mucho que ver, sin olvidarnos del flaco favor que le ha hecho su trailer promocional y lo cansado que está el público en general de no encontrar nada nuevo en la gran pantalla, tan sólo remakes y reboots con afán meramente recaudatorio que llenan la cartelera de blockbusters sin alma, carisma ni gancho.

Alexander Skarsgård y Samuel L. Jackson
Alexander Skarsgård y Samuel L. Jackson

Uno de los puntos a favor de esta La leyenda de Tarzán es que, pese a contar con sus clásicos protagonistas y estar basada en las mismas premisas que ideara Edgar Rice Burroughs en 1912, la trama que presenta es completamente original a los ojos del espectador. Algo que se agradece cuando comprobamos en IMDB que dicha historia ha sido llevada al cine en ochenta y nueve ocasiones. En la que nos ocupa conoceremos a un Tarzán (Alexander Skarsgård) totalmente adaptado a su vida en Inglaterra, ahora se hace llamar John Clayton III, Lord Greystoke, y vive rodeado de lujos y comodidades, aunque  los burgueses que le rodean sigan considerándole inferior e indigno de ocupar el lugar social que por derecho le corresponde. Su tranquila y apacible vida, junto a su esposa Jane (Margot Robbie), se verá alterada por un inesperado viaje propuesto por el Parlamento por el que será invitado a volver de nuevo al Congo para intermediar como emisario comercial. Una vez allí comprobará que todo ha sido un maléfico engaño para conseguir llevarle ante un antiguo enemigo.

Alexander Skarsgård es Tarzán
Alexander Skarsgård es Tarzán

A nivel visual  hay un claro abuso de los efectos digitales, que en más de una secuencia “cantarán” demasiado al espectador. Ojo, agradezco como amante de los animales y firme defensora de sus derechos que para el rodaje de La leyenda de Tarzán no hayan utilizado animales reales y que todo lo que veamos sea un enorme trabajo del equipo de CGI por alcanzar un realismo óptimo en todos sus animales y movimientos, lástima que tengamos tan reciente el inmejorable trabajo realizado por Disney y su director Jon Favreau en El libro de la selva (2016). Si en esta había momentos en que nos llegábamos a plantear si lo que veíamos era realidad o ficción, con Tarzán no tendremos duda de que nos encontramos frente a un decorado, un croma y un puñado de píxeles. Los más puristas y observadores podrán descubrir animales mal renderizados, cromas, etc en más de una escena que nos harán revolvernos en la butaca. Aunque hay que reconocer una cosa, el director David Yates (culpable de las últimas cuatro entregas de Harry Potter) sabe estructurar, jugar y sacar el máximo partido a los elementos propios de una cinta de aventuras como esta, consiguiendo que el espectador deje a un lado todos esos fallos y salga de la sala con la sensación de haber pasado 110 min. de lo más entretenidos.

Margot Robbie es Jane
Margot Robbie es Jane

En lo que respecta al reparto poco más se puede decir que todos y cada uno de ellos luchan, a su manera, por hacernos creíbles sus papeles, pero poco más puede hacer cuando se antepone esa “acción salvaje” (algo de lo que presume su eslogan televisivo) a los diálogos y a las relaciones que mantienen entre sí sus personajes. Los dos protagonistas más atrayentes, que sin dudan harán que más de uno/a acudan a la sala sin pensárselo dos veces, son los atractivos Alexander Skarsgård y Margot Robbie. Alexander Skarsgård, quién ya nos conquistara desde su trono del Fangtasia en la serie True Blood -me incluyo la primera-, es ahora un Tarzán que poco se diferencia de su personaje vampírico. Frío, musculado e “inmortal”, no importa lo que pase ni a quién se enfrente, este Tarzán está dibujado prácticamente con los poderes de un superhéroe. Margot Robbie, que conquistó al género masculino tras su paso por El lobo de Wall Street, es una Jane atractiva y sensual pero también terca, inteligente y con mucho carácter. Christoph Waltz vuelve a encarnar al malo malísimo de la película, cosa que se le da francamente bien, siendo el encargado en esta ocasión de tenderle la trampa a Tarzán. Samuel L. Jackson será el compañero y aliado de Tarzán, otorgándole ese punto cachondo a la trama tan necesario en toda película de aventuras que se precie.

Alexander Skarsgård luchando contra un gorila
Alexander Skarsgård luchando contra un gorila

Como conclusión señalar que su punto de vista innovador y su trasfondo cargado de crítica política, racial y económica hacen de La leyenda de Tarzán una película más que disfrutable, aunque bien es cierto que de tal presupuesto, semejante reparto y un director curtido en la saga Potter se podría esperar bastante más que simple y puro entretenimiento.

Trailer de ‘La leyenda de Tarzán’

DIRECCIÓN
5
GUION
6
INTERPRETACIÓN
7
EFECTOS VISUALES
5.5
LO BUENO
Pese a sus numerosos fallos, resulta entretenida.
Que no haya usado animales reales para su rodaje.
Para ellas, ver a Alexander Skarsgård. Para ellos, Margot Robbie.
LO MALO
Se notan demasiado ciertos efectos visuales o cromas en más de una secuencia.
No termina de encontrar su público potencial.
6
CEO / Crítico de Cine
  1. Es una buena historia, bien lograda en aspectos como su origen, porque no cae en eventos extraordinario ni poco creíbles, la película es ligera fácil de entender, la interacción con los animales es de las mejores propuestas no cae en lo ridículo, creo q es una buena alternativa pues te saca de la sobrecarga de películas futuristas con extraterrestre, vengadores o mutantes y no es que no me agraden, pero no podemos negar que nos tienen saturados con estas propuestas…

    1. He sentido vergüenza ajena al ver la pelicula, me he tenido q tapar los ojos y morir de la risa con el tarzanito con sus abdominales de gimnasio, con los efectos especiales hasta para captar a una mariposa, una avestruz o un árbol. Y por otra parte los personajes no han conseguido transportarme a la época q ha pretendido reflejar, puesto q poseen rostros y cuerpos demasiados modernos ademas de sus expresiones corporales. En fin no la recomiendo.

      1. Se me ha olvidado mencionar lo ridiculo q ha sido cuando cruza la jungla agarrado a la liana con su compañero a la espalda. Pero de dónde colgaba la liana? De una nube?

      2. Me ha parecido entretenida y muy poco más la verdad. Me parece llena de situaciones (sobre todo con los animales) muy poco verosímiles ¿los gorilas, por muy inteligentes que sean estos primates, pastoreando un rebaño de ñues para lanzarlos contra una ciudad?

        Sin embargo, lo que más me intriga, no se si es fallo de guión o es que yo pasé algo por alto (si alguien me lo aclara se lo agradezco) es lo siguiente:

        1. En el fash-back que explica como se conocen Tarzán y Jane, esta ultima esta jugando en el territorio de los gorilas y Tarzan la salva. Luego llevan a Tarzán herido al poblado, que parece estar al lado de la selva donde viven los gorilas (al entrar en la cabaña, Jane se vuelve y ahí está el gorila al borde de la selva).

        2. Cuando secuestran a Jane y a los nativos, Tarzán y compañia van a buscarlos desde ese mismo poblado y, para llegar al territorio de los gorilas, cruzan una sabana y una selva a pié, cogen un tren, bajan del tren, continúan por otra sabana (avestruces incluidas) y otra selva a pié. Los secuestradores, por su parte, navegan río arriba durante varios días para ir desde el poblado a la selva de los gorilas.

        Pero ¿no estaban los gorilas al lado del poblado de Jane cuando se conocieron?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te unes?