Gracias al increíble trabajo de adaptación al live-action del clásico Disney ‘El libro de la selva’ (2016), nos sumergimos por completo en los peligros y grandezas de su sobrecogedora jungla e hipnóticos animales.

El libro de la selva (2016) de Disney: Crítica

Si hay un clásico de la literatura (de Rudyard Kipling, 1894) que se haya llevado en infinidad de ocasiones a la gran pantalla, con mayor o menor acierto, ese es El libro de la selva, pero sin lugar a dudas hay una de esas versiones que nos han marcado especialmente… la firmada por Disney y por Wolfgang Reitherman en 1967. Todo un clásico del cine y de la animación imperecedero que sigue dejando embobados a niños y adultos gracias a su buen rollo, sus pegadizos temas y su lección vital de defensa a ultranza de la naturaleza y de sus seres vivos. Por todo ello, cuando recibimos las primeras noticias de que Disney volvía a readaptar la cinta, en esta ocasión al  live-action, nos entraron muchas dudas y temores… ¿serían capaces de no defraudar a los fans del clásico del 67?

El libro de la selva (2016)

El libro de la selva (2016)

Pues bien, ya tenemos la respuesta: un rotundo sí. Y es que nos encontramos ante la mejor de las cintas de live-action estrenadas hasta el momento por la factoría -inmersa desde hace unos años en el afán de otorgarle “vida real” a todos sus clásicos animados- ya que sin desmerecer el trabajo realizado con Maléfica‘ (2014) y Cenicienta‘ (2015), hay que subrayar que con El libro de la selva va mucho más allá. Esta nueva versión del clásico, llevada a cabo por el polifacético Jon Favreau, convencerá usando otras armas distintas a la original pero que funcionan igualmente a la perfección, dotándola así de un tono más realista y una dimensión más adulta, en ciertos momentos hasta más oscura, pero igual de épica y entrañable que su antecesora. Gracias a su tono y a una extraordinaria reproducción por animación de la selva y sus animales, sentiremos el peligro y la incertidumbre en cada esquina de sus 100 min. de duración.

 Neel Sethi

Neel Sethi

Un claro mensaje de auxilio a la selva, a la naturaleza, a valorar lo que nos aporta y, cómo no, la defensa de su fauna. Si hay alguien que no salga de la sala queriendo convertirse automáticamente al veganismo, es que no tiene corazón. Y es que la historia que narra es más realista que fantástica. Muchas especies están en peligro de extinción, las selvas y los bosques sufren una terrible deforestación, los polos se derriten, en definitiva la Tierra se muere poco a poco. Mientras todo esto sucede a nuestro alrededor, nosotros vivimos inmersos en la idea de buscar otros planetas habitables porque ya es sabido que éste terminará consumiéndose o desapareciendo, y mientras ¿qué hacemos para evitarlo o ponerle remedio? Esta es la reflexión final que aporta la cinta, donde una cosa queda clara: el hombre es el peor enemigo de su propio Planeta.

El libro de la selva (2016)

El libro de la selva (2016)

En cuanto a sus protagonistas, tranquilos todo sigue siendo como antes. Mowgli, genialmente interpretado por el único actor de la cinta de carne y hueso Neel Sethi -más que acertadísimo casting, seguirá debatiéndose entre defender a los suyos y ser feliz en su hogar la selva, o vivir a salvo en la tribu de los hombres. De aquí la también uno de los posos más importantes de la película, la aceptación de la edad adulta y cómo construir el camino que nos guíe para encontrar nuestro sitio en él. También veremos a Baloo, Bagheera, Kaa, Rey Louie, Akela y Raksha, eso sí, desde un perspectiva mucho más madura y menos dulcificada que en su correspondiente dibujo animado. Y sí, Shere Khan volverá a ser el malo de la historia, el motor de toda la trama, pero con la salvedad de que en la que nos ocupa nos encontramos ante un villano en mayúsculas, que no está dispuesto ha hacer ninguna concesión con respecto al pequeño humano ni a ninguno de sus aliados. Estamos ante el mayor exponente de la denominada animación fotorrealista.

El libro de la selva (2016)

El libro de la selva (2016)

Pero si hay algo que te dejará atónito desde el primer segundo será el grado de perfección alcanzado en su animación. Los paisajes de la selva, los pelajes de los animales, sus movimientos, las texturas, todo está de sobresaliente, haciéndonos plantearnos en varios momentos si lo que vemos es realidad o ficción. Es más que evidente que los premios le van a llover en este sentido, tiempo al tiempo. No hay más que añadir si digo que detrás de este increíble trabajo está Rob Legato, supervisor de efectos especiales de ‘Avatar’ y ‘Titanic’, y Andy Jones, supervisor de animación al mando de ‘Avatar’ y ‘Guerra Mundial Z’. Además se rodearon de un extenso equipo que ya había participado en producciones como ‘La vida de Pi’, ‘Gravity’ o ‘Avatar’.

Mowgli y Bagheera

Mowgli y Bagheera

Por todo esto, estamos ante una de las imprescindibles de la cartelera del 2016. Por último, si tienes ocasión no te pierdas la versión original con las voces de Bill Murray como Baloo, Ben Kingsley como Bagheera, Lupita Nyong’o como Raksha, y Scarlett Johansson como Kaa, merece la pena. ¡Ah! Por último, si te preocupa no escuchar los clásicos ‘Busca lo más vital’ o ‘Quiero ser como tú’, tranquilo Jon Favreau ha pensado en todo.

El libro de la selva (2016) de Disney: Trailer

Crítica 'El libro de la selva' de Disney (2016) por Jon Favreau
DIRECCIÓN9.5
GUION8
INTERPRETACIÓN9
ANIMACIÓN10
BANDA SONORA10
LO BUENO
  • Neel Sethi, todo un descubrimiento.
  • Su grandiosa animación fotorrealista.
  • Sus originales títulos de crédito a modo de libro troquelado.
LO MALO
  • Quizá vaya demasiado al grano y se pierda parte del encanto de los personajes.
9Nota Final
Puntuación de los lectores: (5 Votes)
8.0

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.