Crítica de Furia (2019) | Película de Netflix | Thriller francés

Disponible en Netflix

La película Furia de Netflix (2019) es un thriller violento y gore que arranca desde el tema del movimiento okupa. Olivier Abbou dirige esta peculiar propuesta que nos llega desde Francia y que afirma estar basada en hechos reales. Os dejamos con nuestra crítica de Furia, ¿nueva candidata al top de las más vistas de Netflix?

Sinopsis de Furia (Netflix)

Un matrimonio, Paul Diallo (Adama Niane) y Chloé Diallo (Stéphane Caillard), y su hijo pequeño regresan de unas vacaciones. Al llegar a su hogar descubrirán que su vivienda ha sido invadida por okupas bastante peculiares: la niñera de su hijo y su marido, lo mismos a los que ellos les habían prestado su casa amablemente durante su ausencia.

Furia arranca con la ocupación de una vivienda
Furia arranca con la ocupación de una vivienda

Crítica de Furia (Netflix)

Un nuevo thriller que parece dispuesto a arrasar aterriza en el catálogo de Netflix. Una propuesta como poco peculiar, por la variopinta mezcla de temas y elementos tratados durante su narrativa. La película Furia es de todo menos una propuesta común y desde luego deja una sensación extraña en el espectador. El cine del terror más gore y la denuncia social de una realidad como es el tema de la ocupación de las viviendas se dan la mano en esta propuesta francesa, que encima arranca con el aviso de estar basada en hechos reales. ¿De verdad? Una vez más la realidad supera la ficción.

Película Furia en Netflix

Lo bueno de la plataforma es que nos permite conocer títulos de otros países que de otra forma nunca llegarían hasta nuestras manos. Si hace unos días os hablábamos de la cinta polaca ‘Las Plagas de Breslavia‘ o de la colombiana ‘No andaba muerto estaba de parranda‘, hoy le toca turno a una propuesta del país vecino que se estrenaba en el pasado 2019 y que ahora distribuye mundialmente Netflix. Una nueva adquisición para su infinito catálogo, ¿quieres conocer más sobre su propuesta? No te pierdas nuestra crítica de Furia (2019), el thriller gore que llega a golpe de denuncia social.

Escena de la película Furia de Netflix
Escena de la película Furia de Netflix

El movimiento okupa como centro de su argumento

Okupas sí o no. A estas alturas todos tenemos razones para estar a favor o en contra del movimiento okupa. La película nos presenta a una familia que se ha ido a pasar unas semanas de vacaciones, dejándoles su vivienda a la niñera de su hijo y al marido de esta para hacerles un favor. Pues bien, cuando regresan de esos idílicos días comienza su infierno personal. Sus “amigos” los inquilinos no parecen dispuestos a marcharse del que ahora consideran su nuevo hogar. Y aquí comenzará una disputa a todo punto de vista injusta, de un matrimonio formado por Paul Diallo (Adama Niane) y Chloé Diallo (Stéphane Caillard), que no puede entrar en su propia casa y se ven obligados a vivir en una autocaravana.

Adama Niane y Stéphane Caillard en la película
Adama Niane y Stéphane Caillard en la película

Dirige la cinta Olivier Abbou

Olivier Abbou dirige y escribe, junto a Aurélien Molas, esta propuesta basada en hechos reales, algo que por lo increíble de la historia resultará hasta difícil de creer. Al frente del conflicto nos encontramos con un matrimonio y su hijo pequeño obligados a vivir en un camping, mientras pagas las facturas de los okupas que habitan en su casa.

Hasta aquí lo habitual que podríamos ver en este tipo de historia. Juicios, amenazas, dificultades, impotencia… lo peculiar de la historia que encontraremos en Furia de Netflix llegará con un personaje que de primeras ya no ofrece confianza, Mickey (Paul Hamy). Un tipo de personalidad oscura, dueño del camping donde se asientan, y que conoce desde la adolescencia a Chloé Diallo (Stéphane Caillard). Este personaje será el punto de inflexión que marque la trama de la película.

Las influencias de la película

Se nota su influencia clara a un clásico cinematográfico como ‘Perros de paja‘ (1971), y en lo que supone su tramo final, y de manera totalmente sorprendente, a ‘Tú eres el siguiente‘ (2013). Inimaginable que una película de okupas pudiera tomar esos derroteros ¿verdad? Pues lo más raro serán las escenas de desfase en las que creeremos encontrarnos en medio del mítico local de Fangtasia en True Blood, eso sí quitando a Eric del trono y colocando a una abuela.

Una de las escenas finales de la película Furia (2019)
Una de las escenas finales de la película Furia (2019)

¿Qué podemos encontrar en la película Furia (2019)?

Y así es como poco a poco, una película que plantea una problemática social va tornándose en una cinta gore rollo serie B. No sé si te convencerá la propuesta, lo que sí es cierto es que resulta curiosa y verdaderamente sorprendente.

Pero ese no serán los únicos temas tratados en la trama de Furia de Netflix. Uno de los primeros en relucir será el asunto de la masculinidad, puesta en tela de juicio, de Paul Diallo (Adama Niane). Un profesor de historia que no se mete con nadie, prudente, cívico, pero ¿se puede sobrevivir en una sociedad tan feroz como la nuestra siendo “buena gente”? A dicho personaje se le repite durante la trama una y otra vez, a modo de mantra, que todos los problemas que tiene son consecuencia de su falta de virilidad, fuerza y valentía.

Opinión final de Furia (Netflix)

En conclusión de nuestra crítica de Furia de Netflix señalar que estamos ante una propuesta inquietante y bastante sorprendente. Eso no quiere decir que no sufra de altibajos durante su metraje, sobre todo en lo que respecta al nudo, al desarrollo del personaje de Paul empujado hacia el abismo de manera algo precipitada y poco convincente. Por lo novedoso de la propuesta, bien merece una oportunidad. Algo es seguro, no te dejará indiferente.

Trailer

DIRECCIÓN
6
GUIÓN
5.5
INTERPRETACIÓN
5
LO BUENO
Su argumento puede resultar novedoso e inquietante.
LO MALO
Las interpretaciones son bastante flojas.
El guion es bastante irregular, sobre todo en la parte del desarrollo de la historia.
5.5
Más artículos
Crítica de The Boy 2 La maldición de Brahms
The Boy 2 La maldición de Brahms: Crítica de la película