Regresa el maestro con nueva película bajo el brazo. ‘El puente de los espías’ nos sumerge en la Guerra Fría con ese gusto por lo clásico que nos viene mostrando el director en sus últimos trabajos. Tom Hanks se encarga del resto.

Sinopsis

James Donovan se ve involucrado casi por accidente en un caso que le hace sumergirse de lleno en la Guerra Fría. Contratado por la CIA, tendrá negociar la vuelta de dos personas atrapadas tras el telón de acero, mientras ellos mantienen retenido a un supuesto espía ruso.

Tom Hanks en 'El puente de los espías'

Tom Hanks

Crítica

Es motivo de celebración que El puente de los espías recupere uno de los episodios de la historia que ha proporcionado infinitas tramas desde mediados del siglo pasado hasta nuestros días. La Guerra Fría parecía haberse olvidado en el cine y ha tenido que ser Steven Spielberg el que vuelve a encandilarnos con los tejemanejes de los espías más allá del telón de acero.

En este caso, el guion, escrito a tres manos y con los hermanos Coen como reclamo, deja de lado la acción y el espionaje para centrarse en una trama de abogados y negociaciones. La historia se desarrolla con pulso, sin que decaiga el interés en ningún momento, abriendo frentes nuevos a cada paso, provocando que el, en principio, abultado metraje no se resienta en ningún momento. La mano de Ethan y Joel no pasa desapercibida, con momentos de humor absurdo marca de la casa que generan una curiosa sinergia entre el personal cine de los Coen y el clasicismo imperante de la obra de Spielberg en sus últimos films.

Mark Rylance y Tom Hanks en 'El puente de los espías'

Mark Rylance y Tom Hanks

Spielberg dirige como él solo sabe. Los años parecen no afectarle y si bien es cierto que sus últimas dos películas sufrían problemas de ritmo y presentaban un estilo que recordaba a Ford en algunos momentos, aquí sigue fiel a esa fórmula pero en este caso cogiendo de la mano a otro de los grandes, Hitchcock. Y es que El puente de los espías recuerda en más de una ocasión a ‘Topaz’ (1969). Spielberg opta por los planos largos y el montaje interno, dejando todo el espacio a los actores. El uso de la Steady configura las secuencias con muy pocos planos, siendo la cámara la que se mueve, motivada por las acciones de los personajes. Es en este sentido es donde el director muestra todo su poderío visual y su habilidad para la puesta en escena, una auténtica delicia de ver. El inicio de la cinta es todo un ejercicio de suspense, a lo que hay que sumar dos secuencias magistrales: el asesinato de una persona intentando saltar el muro de Berlín ante los atónitos ojos de un Tom Hanks espectacular como acostumbra; y la parte final en el puente, donde la tensión va in crescedo a medida que se pasan los minutos.

Tom Hanks en 'El puente de los espías'

Tom Hanks en ‘El puente de los espías’

El reparto no tiene reproche alguno. Si de Tom Hanks se espera siempre algo bueno, aquí se confirma, con algunos momentos en los que el intérprete muestra  lo que es capaz de hacer con solo una mirada. Pero el que roba toda la atención en El puente de los espías es Mark Rylance, que crea un curioso personaje basado en un hieratismo a veces desesperante y otras cómico, convirtiéndose en el gran descubrimiento del film.

Técnicamente, y como es de esperar en una cinta de estas características, la película es deslumbrante. Janusz Kaminski, colaborador habitual de Spielberg, crea una fotografía totalmente inmersiva destacando la secuencia de Hanks huyendo bajo la lluvia y el final en el puente. Kaminski no renuncia a su estilo, y como siempre, se pueden ver sus característicos contraluces y fondos quemados, que sientan tan bien a las películas ambientadas entre los 50 y los 70. El diseño de producción también es de sobresaliente y constituye un perfecto matrimonio con la luz creada por el director de fotografía responsable de ‘La lista de Schindler’ (1993). Se echa de menos a John Williams, en pos de un Thomas Newman que sin haber compuesto una mala partitura, esta pasa totalmente desapercibida.

Amy Ryan, Eve Hewson y Tom Hanks en El puente de los espías

Amy Ryan, Eve Hewson y Tom Hanks

El puente de los espías confirma que Spielberg ya no es deudor del público, y que lejos de buscar grandes recaudaciones, su interés es el de contar historias donde pueda lucirse como director y donde apuesta por volver a ese cine clásico del que se deriva todo lo que ha venido después.

Trailer El puente de los espías

Crítica El puente de los espías: Spielberg y el cine clásico
DIRECCIÓN9
GUION8
INTERPRETACIÓN8.5
FOTOGRAFÍA8.5
LO BUENO
  • Spielberg y su puesta en escena.
  • La secuencia del asesinato saltando el muro se queda en las retinas.
  • El diseño de producción y la fotografía, al servicio de la historia.
LO MALO
  • Falta John Williams.
  • El público joven la encontrará aburrida.
8.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
9.4

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.