El Gordo y el Flaco (Stan & Ollie), película 2019
El Gordo y el Flaco (Stan & Ollie), película 2019

Crítica El Gordo y el Flaco (Stan & Ollie): Película 2019

¡Llega a los cines Stan & Ollie! Un biopic sobre una de las parejas de cómicos más famosas de la historia del cine, Stan Laurel y Oliver Hardy, más conocidos como El Gordo y El Flaco. Una película emotiva y divertida por igual, que se presenta como una de las sorpresas más agradables en lo que llevamos de año.

Stan & Ollie: Sinopsis de la película El Gordo y el Flaco

Año 1953. El gordo y el flaco (Stan y Ollie), una de las parejas de cómicos más famosas del mundo, inician una gira por Gran Bretaña en la etapa final de su carrera para evitar su declive artístico. Entrados en años, conscientes que sus mejores días ya han pasado pero con mucho que ganar y poco que perder, ambos empiezan la gira. Sin embargo, no lo tendrán fácil, ya que tendrán que lidiar con los diferentes obstáculos que surjan por el camino incluyendo uno de los más importantes para el devenir de la cómica pareja: El pasado; reflexión del camino que les ha llevado a cada uno al ocaso de su carrera artística y vida personal.

El Gordo y el Flaco (Stan & Ollie), película 2019
El Gordo y el Flaco (Stan & Ollie), película 2019

Stan & Ollie: Crítica de la película El Gordo y el Flaco

Uno de los aspectos más representativos del guión, escrito por Jeff Pope (The Widower, Pierrepoint, Philomena) es que la mayoría de los biopics, o películas biográficas, que tratan de contar una historia de manera fiel a la realidad, en mayor o menor medida, generalmente empiezan con los orígenes, con los pasos previos a cómo se confeccionó la historia que perduró en el tiempo. En este caso, el guión presenta a los personajes en el cénit de su carrera, ya se conocen, de sobra, desde hace muchos años, poniendo el foco en la etapa final de El Gordo y El Flaco, y no en sus orígenes.

La trama se apropia de este enfoque, y lo toma como punto de partida. Encontramos a Stan y Ollie en una situación complicada. Debido a malas decisiones en el pasado, ninguno ha conseguido el reconocimiento económico de compañeros de profesión coetáneos, como los míticos Charlie Chaplin o Buster Keaton. Teniendo en cuenta que sus avanzadas edades les invitan a una jubilación, más que merecida, ven la gira en Gran Bretaña como una oportunidad para relanzar su carrera, forrarse todo lo que puedan, y disfrutar de sus últimos momentos de gloria sobre un escenario. Esta trama principal está muy bien desarrollada, se establece una promesa de viaje entre los protagonistas y su destino, que se va cumpliendo a medida que avanzan las historias, para que puedan ir entrando en juego las emociones, que en este caso son muchas.

Steve Coogan como Stan Laurel en “El gordo y el flaco”

Las tramas secundarias enlazan muy bien con la parte emocional de un guión, que sabe perfectamente ser cómico, y emotivo, sin que el tono general de la película quede desigual o enrevesado. Las historias se disfrutan en la delgada línea entre el humor y el drama, con una gran capacidad para sorprender al espectador, que cuando espera una escena cómica, puede recibir una escena emotiva, y viceversa. 

Entrando en los personajes principales, Stan, interpretado por Steve Coogan (The Trip to Spain, The Dinner, Philomena), el cerebro artístico del cómico dúo, y Ollie, interpretado por John C. Reilly (The Sisters Brothers, Kong: La Isla Calavera, Holmes and Watson), sería el corazón. Ambos tienen personalidades claramente diferenciables, llegado a un punto, el espectador puede asociar perfectamente qué frases diría uno, y qué frases diría otro, porque tienen unas personalidades tan bien definidas, que irradian empatía y familiaridad.

John C. Reilly caracterizado como Oliver Hardy, “El gordo” del biopic sobre “El gordo y el flaco”.

Entre los personajes secundarios encontramos a Ida Kitaeva Laurel, y a Lucille Hardy, parejas de Stan y Ollie respectivamente, interpretadas por Nina Arianda (Goliath, Rob the Mob, Midnight in Paris), y Shirley Henderson (T2: Trainspotting, Okja, Filth, el sucio). Y también a Harry Hepple (La Tragedia de Peterloo, Criminal, Macbeth), haciendo el papel del perversamente carismático Wally Brady, el agente los cómicos. Generalmente, estos personajes suelen ser relegados a la funcionalidad, es decir, cumplen una función específica dentro de la trama: como ser un interés amoroso para el protagonista, ser un elemento cómico, o dramático, para determinadas situaciones, etc. En “El gordo y el flaco” Stan y Ollie, es conveniente destacar que los secundarios cuentan con su buena parte de desarrollo, lejos de ser personajes estándar, ninguno termina en la misma situación dónde empieza.

Si se quiere encontrar algún elemento negativo de este guión, hay que ponerse una lupa tamaño XXL para una visión, cuanto menos, minuciosa. En este sentido, se podría argumentar que la trama abusa de los flashbacks.

En lugar de empezar por el principio, y terminar por el final, la trama juega con la temporalidad de los acontecimientos, y salta de un momento interesante a otro, lo cual no deja de ser un recurso conveniente, para captar la atención del espectador. Sin embargo, resultaría prácticamente imposible contar este biopic, centrándose en la etapa final de la carrera de los artistas, sin recurrir a algún flashback a modo explicación.

Fotograma de la película “El gordo y el flaco (Stan y Ollie)

Stan & Ollie: Opinión final de El Gordo y el Flaco

Para todos los que estén hartos de ver siempre en cartelera las mismas películas, para todos los que piensen que el cine ha visto mejores días, y también para todos los que no estén en estas dos anteriores categorías, es muy recomendable ver El gordo y el flaco (Stan & Ollie).

Una película sobre el arte, sobre el amor al arte, la amistad, y el amor a la amistad; complicidades, celos, envidias, ambiciones, miedos, sueños, tantos rotos como vivos, frustraciones, deseos, esperanzas… Esta película abarca tantos temas, y lo hace de forma tan magistral, que resulta inevitable no quitarse el sombrero ante una de las mejores películas de 2019.

Nominada a los Globos de Oro, en la categoría de mejor actor de comedia para John C. Reilly, quién también está nominado a la categoría de mejor actor de comedia, para los Critics Choice Awards. Con 7 nominaciones para los British Independent Film Awards, incluyendo mejor actor, esta vez, para Steve Coogan. Y con 3 nominaciones a los Premios BAFTA, incluyendo mejor película.

Una película dónde todo parece encajar de manera natural, el guión, la interpretación, la dirección, la fotografía… Una historia entrañable, que utiliza el gran talento, y carisma,  de Stan y Ollie como tinta.

Trailer

DIRECCIÓN9
GUIÓN9
INTERPRETACIÓN9
LO BUENO
La dinámica entre los dos cómicos.
Han conseguido una película tan divertida, como emotiva
LO MALO
Algún abuso puntual de flashback.
9
¿Te unes?