Crítica de la película ¡Qué guapa soy!: Enésima comedia de Amy Schumer, donde, una vez más, apela a su físico para intentar sacar una carcajada y de paso una moraleja acerca de los complejos y la belleza. Un intento fallido que no provoca ni un atisbo de sonrisa salvo para los fans de la cómica.

Crítica de la película ¡Qué guapa soy!

¡Qué guapa soy! es otra de esas comedias hechas con plantilla para mayor gloria de la famosa cómica Amy Schumer, que vuelve a hacer una demostración de humor zafio que, al parecer, tanto éxito tiene dentro de determinado sector y que, afortunadamente, no tiene un gran calado en otras partes.

El guion no puede ser más tópico, con ideas sacadas de otras películas, siendo esta una mezcla de El diablo viste de Prada en determinados momentos, con un planteamiento que recuerda a Big; no teniendo la delicadeza de esconderlo, pues aparece el momento clave del clásico de Tom Hanks, siendo visionado por la protagonista. No hace falta decir que el film que nos ocupa ni se acerca en calidad a aquellos que toma como inspiración o referencia. La dirección corre a cargo de los mismos guionistas; cuatro manos cuya puesta en escena es correcta y no molesta, como debe ser en una comedia de estas características que apuesta por el carisma de su protagonista. Cuando los gags se agotan y el argumento, insostenible de todo punto, comienza a fallar, Abby Kohn y Marc Silverstein recurren a subtramas que no les hacen ningún favor, inflando un metraje que no debería haber pasado de los noventa minutos, alargándose media hora más de lo deseable. La moraleja del film, necesaria en el mundo en el que vivimos, queda empañada por todo el conjunto, al ser demasiado evidente y no saber bien a dónde llegar, ya que muchas veces parece que la película juega a la contra del mensaje que quiere transmitir.

Amy Schumer actuando en la película “Qué guapa soy”

Amy Schumer sigue apostando por un humor muy poco elegante, muchas veces físico y casi siempre ineficaz, que solo sirve para contentar a sus fans, acostumbrados a ver a la Amy de siempre, que no trata de evolucionar y vive totalmente encasillada en todas sus películas. Una cómica con buenas intenciones en su discurso interno que, sin embargo, echa para atrás a más de uno, entre los que me incluyo, debido al tipo de films que perpetra; siendo mejor su faceta de monologuista. Sus acompañantes hacen lo que pueden con el material de base, destacando a una Michelle Williams que desperdicia su talento en un trabajo de esta índole. Como curiosidad también se puede ver a Naomi Campbell en un pequeño papel.

Naomi Campbell, junto a Michelle Williams, tiene un pequeño papel en la película “Qué guapa soy”.

Opinión de ¡Qué guapa soy!

¡Qué guapa soy! es una comedia de trazo grueso dirigida al sector más joven de la población y a admiradores de Amy Schumer que se dejen seducir por su manera de entender la comedia; presentando ideas interesantes de manera tan forzada que quedan diluidas en el maremágnum de gags, a cada cual más vergonzoso, que hacen preguntarse al público si deben reclamar el importe de la entrada tras terminar la proyección.

Crítica ¡Qué guapa soy!: para amantes de Schumer
DIRECCIÓN5
GUIÓN3
INTERPRETACIÓN4
LO BUENO
  • Que a pesar de lo deficiente de la propuesta intente mostrar una digna moraleja.
LO MALO
  • Es la típica película de Amy Schumer, una actriz que debería experimentar otros terrenos cómicos.
  • Copia intencionada y descaradamente a películas que la superan en todos los aspectos.
4Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.