Luc Besson vuelve al género que le hizo célebre adaptando el cómic europeo “Valérian: agente espacio-temporal”. Una película entretenida que merece ser vista en 3D para disfrutar de un gran derroche visual.

“Valerian y la ciudad de los mil planetas”

Valerian y la ciudad de los mil planetas es una película que llega tarde. El cómic en el que se basa se publicó a finales de los años sesenta y de él se han extraído muchas ideas que hoy asumimos como propias de otras sagas como puede ser Star Wars. Un caso parecido al de John Carter, un sonado fracaso porque el público no comprendió su argumento fundacional, entendiéndolo como un plagio de situaciones y personajes ya vistos con anterioridad en el cine. Y eso mismo es lo que se puede achacar a esta adaptación, donde el director Luc Besson ha conseguido un gran presupuesto para realizar el deseo de rodar una película sobre el cómic que le maravilló de joven. Y lo cierto es que, con ciertas licencias, la adaptación pasa el examen con nota, pero su tono y características visuales puede que no sean del agrado del espectador medio, que entenderá que un nuevo refrito espacial ha llegado a la cartelera.

Cara Delevingne y Dane DeHaan protagonizan "Valerian y la ciudad de los mil planetas"

Cara Delevingne y Dane DeHaan protagonizan “Valerian y la ciudad de los mil planetas”

Crítica de “Valerian y la ciudad de los mil planetas”

Besson se esfuerza tras la cámara y se nota el cariño que le imprime a la historia. Un guion de aventuras para regocijo y evasión de espectador, además de alguna que otra moralina ecologista. Las más de dos horas de metraje se pasan volando con unos personajes carismáticos, con dosis justas de humor, y una trama que no deja respiro alguno enlazando escenas de acción que derrochan poderío visual y que, esta vez sí, debe ser vista en 3D. Una de las mejores experiencias en este formato. El director francés recicla elementos y actores vistos en El quinto elemento, así como ideas narrativas y una querencia a la utilización de angulares un tanto extremos para los primeros planos. El conjunto es efectivo y espectacular por momentos, y al igual que en su primera aventura de ciencia-ficción, le imprime un toque ligero, cercano a la comedia y con un colorido en la fotografía que nos remite una y otra vez al cómic del que procede.

Dane DeHaan y Rihanna en una escena de la película dirigida por Luc Besson

Dane DeHaan y Rihanna en una escena de la película dirigida por Luc Besson

Quizá la mayor pega se le puede achacar a un reparto que, sin ver la película, se puede mirar con reticencia por los nombres escogidos y por su escaso parecido con sus homónimos en las viñetas. Dane DeHaan imprime carácter y carisma a su encarnación de Valerian, una especia de Han Solo con camisa hawaiana que sorprendentemente queda eclipsado por Cara Delevingne, esa modelo reconvertida en supuesta actriz, que por primera vez convence en un papel con el que supera a su compañero masculino. Una grata sorpresa para una intérprete que hasta el momento era bastante mediocre. Es una alegría ver al cada vez menos prolífico Clive Owen en el papel de villano pasado de rosca, algo típico en muchos personajes de Besson e Ethan Hawke tiene una breve intervención la mar de simpática. Afortunadamente, la participación de Rihanna se limita casi exclusivamente a lucir palmito y abrir poco la boca, y es que después de verla en otras producciones, el mero hecho de que su nombre figure entre el reparto produce escalofríos.

Luc Besson en una imagen del rodaje de la película de Valerian.

Luc Besson en una imagen del rodaje de la película de Valerian.

Conclusión de “Valerian y la ciudad de los mil planetas”

Valerian y la ciudad de los mil planetas es una película entretenida, visualmente competente gracias a su más que interesante diseño de producción; que puede ser disfrutada si se entra a la sala sin pretensiones, con el mero deseo de pasar un buen rato y olvidarse de las preocupaciones y sin compararla con precedentes que le deben más al cómic en el que se basa que lo que ella hereda.

Crítica de la película “Valerian y la ciudad de los mil planetas”: visualmente sobresaliente
DIRECCIÓN6
GUIÓN5
INTERPRETACIÓN6
LO BUENO
  • Visualmente es una gozada.
  • El 3D aquí sí merece la pena.
  • El carisma de su pareja protagonista.
LO MALO
  • Recuerda a precedentes que se inspiraron en el cómic en el que se basa.
  • Es entretenida pero arriesga poco en su guion.
5.7Nota Final
Puntuación de los lectores: (4 Votes)
7.4

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.