Crítica de Borat 2: Película secuela de Amazon Prime Video

Crítica de Borat 2, la película secuela disponible en Amazon Prime Video. Catorce años después de que Sacha Baron Cohen nos trajese a su personaje más esperpéntico (y mira que es difícil elegir), Borat repite viaje a Estados Unidos para traernos la comedia más gamberra, negra y desvergonzada del año. Eso sí, en el mismo formato pseudo-documental que entregaba su predecesora. 

Sinopsis

Tras la vergüenza internacional a la que Borat (Sacha Baron Cohen) sometió a su país, el gobierno ha decidido encarcelarle. No obstante, tiene una salida para salvarse de la prisión en la película Borat 2: debe enmendar sus errores del pasado y recuperar el estatus de Kazajistán entregando como obsequio a Estados Unidos a Johny “The monkey”, conocido actor de pornografía kazaja (y literalmente un simio). Sin embargo, esta vez no viaja solo, dado que su hija se cuela en el equipaje y se come al primate…

Sacha Baron Cohen
Sacha Baron Cohen

Crítica de la película Borat 2 de Amazon Prime Video

Borat Subsequent Moviefilm: Delivery of Prodigious Bribe to American Regime for Make Benefit Once Glorious Nation of Kazakhstan. Con este farragoso título original ya nos hacemos una idea de que no estamos ante una película convencional (aunque la traducción lo obvie).

Y ahora, en la película Borat 2, su icónico personaje protagonista regresa tan lenguaraz, insolente y caradura como en 2006. Eso sí, lo hace en una época de excesivo formalismo, donde la película cobra el doble de relevancia por su carácter rompedor. Bienvenido, mundo soez.

Borat enciende USA

La idea tiene nombre propio: Sacha Baron Cohen. Aunque la primera película fuera dirigida por Larry Charles (pareja de Cohen en ‘Bruno’ y ‘El dictador’), y la secuela que nos ocupa por Jason Woliner; la responsabilidad creativa e interpretativa del personaje, y parte de las ideas pérfidas que se les ocurren, son del actor, productor y comediante británico.

Sacha Baron Cohen saltó a la fama con ‘Ali G Indahouse’ (2002), película cómica de culto basada en una banda ficticia de gángsteres, protagonizada por sí mismo e igualmente gamberra. Fue en esta cinta donde apareció por primera vez el personaje de Borat, en un pequeño cameo que él mismo hace. Cuatro años después, el ficticio cuarto mejor periodista de Kazajistán cruzaría el charco e iría a Estados Unidos a hacer de las suyas.

El mérito de Borat reside en su carácter parcialmente realista. Pese a que nos encontramos ante un personaje excesivamente exagerado, Sacha Baron Cohen consiguió infiltrarse en diversas asociaciones, entrevistas y meetings políticos haciéndose pasar por el kazajo y consiguiendo imágenes reales en las que sus acompañantes desconocen el carácter ficcional, pese a que ciertas escenas sí que sean pactadas.

En la película Borat 2 el mérito es doble: por un lado el personaje de Borat ya es conocido en Estados Unidos, y Sacha se reinventa disfrazándose de variopintos personajes; y por otro, el embauque se multiplica, llegando incluso a colarse en las mismísimas altas esferas de la política. A veces la realidad supera a la ficción.

Una ronda de conflictos

Pese a que la película Borat 2 pierde la frescura de la primera, el desarrollo narrativo gana enteros. En lugar de ser una colección de sketchs en formato road movie como su predecesora, la película plantea conflictos y tiene un desarrollo de personajes trabajado.

Así, Borat se prestará a entregar como obsequio a Donal Trump a su hija Tutar (sobresaliente Maria Bakalova, uno de los platos fuertes de la película). La joven ha sido criada en un ambiente extremadamente misógino que ella asume con felicidad. Mediante dicha estrategia Borat pretende recuperar la gloria de Kazajistán y evitar su sentencia de muerte.

El intento de entrega a Trump fue real, pero frustrado. Tras este falso epílogo, la película se tuvo que reinventar, y el equipo decidió cambiar de objetivo a Rudy Giuliani, exalcalde de Nueva York y asesor de ciberseguridad. El proceso de “entrega” marca el camino de la película, pero mientras, el personaje de Tutar aprende a crecer como persona y como mujer en un duelo entre la hipocresía de la sociedad americana y el aumento de las libertades individuales, donde comienza a sentirse libre e independiente.

Sin apartarse nunca de la comedia negra, la película secuela de Borat se convierte casi en un alegato feminista: se reivindica la menstruación, el aborto, la desvinculación del yugo paterno, la cosificación de la mujer… pero siempre desde un prisma irónico y grotesco.

Sea como fuere, Tutar consigue ascender desde la jaula en la que vive en Kazajistán hasta la cima del periodismo estadounidense; transformación que le vale para obtener una entrevista real… con Giuliani.

Escena de la película Borat 2 de Amazon Prime Video
Escena de la película Borat 2 de Amazon Prime Video

Afrontando la pandemia

Que el coronavirus no parase la fiesta. Cuando la película secuela de Borat parecía verse interrumpida por el confinamiento, la producción se saca un nuevo as de la manga. Borat se aisló realmente con dos americanos ultrarepublicanos, y las imágenes se incluyen en el film. Además, aprovechó la pandemia para dar un giro final a la historia. Pura improvisación.

Este segmento le sirve a Sacha Baron Cohen para darle a la película Borat 2 un enfoque antagonista hacia el partido republicano (si no a ambos partidos), donde llegó a colarse disfrazado en un encuentro y a hacerse pasar por una especie de cantante bluegrass cómico en la Marcha por Nuestros Derechos en Washington, con canciones racistas y ofensivas.

Las agallas de Sacha Baron Cohen son únicas: espera tres horas en un baño para colarse en un meeting de Mike Pence (ex-vicepresidente de EEUU) disfrazado de Donald Trump; se cuela en una sinagoga disfrazado de una especie de demonio judío; pacta acuerdos con Tom Hanks (o Pamela Anderson en la primera película)… y todo con un único objetivo: hacernos reír de nuestra propia hipocresía, y así hacernos crecer como persona. Un brindis por la incorrección.

Opinión final de la película Borat 2 de Amazon Prime Video

Borat: the Subsequent Movie Film, o la película Borat 2 de Amazon Prime Video, se convierte en una película imprescindible en una sociedad excesivamente rígida y formal, donde la comedia incorrecta es cada vez más puesta en tela de juicio. Y consigue, con este enfoque, sacar a la luz conflictos profundos y los problemas de la incoherencia del primer mundo. Una película necesaria.

Ficha Técnica y Fecha de Estreno

Título original: Borat Subsequent Moviefilm: Delivery of Prodigious Bribe to American Regime for Make Benefit Once Glorious Nation of Kazakhstan
Género: Comedia, Sátira
Sitio Oficial: Película Borat 2
País: Estados Unidos
Idioma: Inglés
Fecha de estreno en España: 23 de octubre de 2020 en Amazon Prime Video
Productora: Co-production Estados Unidos-Reino Unido; Four by Two Films
Distribuidora: Amazon Prime Video
Duración: 95 min.
Año: 2021
Calificación por edades: No recomendada para menores de 13 años

Ficha Artística

Dirección: Jason Woliner
Guión: Sacha Baron Cohen, Anthony Hines, Dan Swimer, Peter Baynham, Erica Rivinoja, Dan Mazer, Jena Friedman, Lee Kern
Música: Erran Baron Cohen
Fotografía: Luke Geissbuhler
Reparto: Sacha Baron Cohen, Maria Bakalova, Dani Popescu, Manuel Vieru, Alin Popa, Rudy Giuliani, Mike Pence, Macy Chanel, Tom Hanks

Cartel

Cartel de la película Borat 2 de Amazon Prime Video
Cartel de la película Borat 2 de Amazon Prime Video

Trailer

RESEÑA FINAL
La película Borat 2 de Amazon Prime Video es una comedia tan incorrecta como imprescindible.
DIRECCIÓN
7
GUIÓN
8
INTERPRETACIÓN
8
LO BUENO
La actuación de María Bakalova como la hija de 15 años de Borat y su transformación, que sirve de alegato feminista.
Su capacidad de improvisación, y la simbiosis de ficción y realidad.
La profundidad escondida tras la comedia más irrespetuosa del año.
LO MALO
No tiene el carácter innovador y fresco de su predecesora.
7.7
Nota