Tom Cruise no para y suma un nuevo estreno. “Barry Seal El traficante” es la historia real del hombre que colaboró y lidió tanto con el Gobierno de Estados Unidos como con el Cartel de Medellín.

Crítica de la película “Barry Seal El traficante”

No os voy a engañar, tenía la sensación de que me iba a topar con la ya conocida película del bueno de Tom Cruise en la que encarna al héroe de acción, que huye de explosiones y acaba salvando el día (Misión Imposible o Jack Reacher por nombrar las más destacables). Visto el film, asumo mi prejuicio. Barry Seal El traficante es la arquetípica historia de un hombre que vive una vida rutinaria, y que por algún casual se adentra en una nueva vida de riesgo.

Sarah Wright y Tom Cruise en la película "Barry Seal El traficante"

Sarah Wright y Tom Cruise en la película “Barry Seal El traficante”

En este caso, Barry Seal es un piloto comercial que recibirá la llamada de la CIA para que colabore con ellos, al poco tiempo también acabará trabajando con el Cartel de Medellín. Convirtiéndose así en una especie de agente doble. Drogas, armas, blanqueo, excesos, como si de una peli de Scorsese se tratara; refleja la ascensión y caída en el mundo criminal.

Es importante ver el contexto en el que se desarrolla la  película. Estamos en la década de los años 70 y 80, Guerra Fría. Estados Unidos trata de frenar el auge del comunismo en Latinoamérica, armando y entrenando a guerrillas afines a ellos. A su vez, es la época en la que se empiezan a emerger imperios de la drogas movidos por la cocaína y el dinero.

Tom Cruise en una de las escenas de la película

Tom Cruise en una de las escenas de la película

Al mando de toda esta producción, se encuentra el realizador Doug Liman. Un director que sabe cómo manejar la cinta, gracias a su experiencia. Con una larga trayectoria ha realizado títulos como: El caso Bourne (2002),  Sr. Y Sra. Smith (2005) o Al filo del mañana (2014). Lo cierto, es que muchos encontrarán inevitablemente un claro paralelismo entre la película y la serie de Netflix, Narcos. Y ya no es sólo por su contexto o temática, también veremos desfilar a figuras icónicas como las de Pablo Escobar, Ronald Reagan o a las indispensables DEA, CIA… También existe mucha semejanza en la manera en la que se nos relatan los hechos. Un ejemplo simple, cuando la película necesita situarnos o explicarnos cierto acontecimiento, recurre a su protagonista a modo de narrador en primera persona. En El traficante es Barry Seal y en Narcos, es el agente Murphy. Por lo tanto, el film combina una narración típica con la primera persona. Ya sabéis, la distribuidoras, Universal en este caso, no son tontas y saben lo que puede interesarle al público.

Tom Cruise será el gran traficante

Tom Cruise será el gran traficante

La cinta está marcada por un tono humorístico constante. Hay un sinfín de chistes, gags y situaciones que nos van a sacar unas carcajadas. Si bien es cierto que tanto humor puede desentonar con la situación en ciertos puntos.

El ritmo es totalmente desenfrenado. Desde su arranque, los acontecimientos se suceden uno tras otro, sin parar. Con esta rapidez no te aburres en ningún momento, pero algunos momentos y personajes de la trama acaban por diluirse o por olvidarse. Su falta de pausa aleja a la película de secuencias de suspense o de mayor calma. Este pulso narrativo que mantiene, se ve muy reflejado en su apartado visual. La cámara se mueve rápida y nerviosa; apenas hay momentos en el que la imagen repose.

Respecto al reparto y sus actuaciones. Nuevamente hablar de Tom Cruise, él es el encargado de encarnar el rol protagónico, y cómo no, consigue echarse la cinta a sus espaldas. El tío está que se sale, se lo pasa en grande con su personaje, y nos ofrece una actuación muy divertida y desenfadada. También se le añade la participación de Domhnall Gleeson, encarnando al agente de la CIA. Lo cierto es que este muchacho pelirrojo va sumando poco a poco papeles muy destacables: Una cuestión de tiempo (2014), Ex Machina (2015) o El renacido (2015).

Domhnall Gleeson y Tom Cruise comparten escena en la cinta

Domhnall Gleeson y Tom Cruise comparten escena en la cinta

Barry Seal El traficante es una película de entretenimiento convencional, pero bien realizada, y con un guión ágil y sólido que conseguirá hacernos pasar un buen rato. Además cuenta con un gran actor como Tom Cruise aportando peso a la trama con su interpretación, algo que conseguirá que por fin dejemos atrás su nada acertada La momia (2017) -conscientes de ello la distribuidora Universal no hizo pase de prensa para críticos de dicha película-.

Crítica de "Barry Seal El traficante": La Narcos de la gran pantalla
DIRECCIÓN7
GUION6
INTERPRETACIÓN7
FOTOGRAFÍA4
LO BUENO
  • Una historia divertida y entretenida que atraerá a mucho público.
  • Una destacable actuación de Tom Cruise.
LO MALO
  • Un apartado visual muy malogrado.
6Nota Final
Puntuación de los lectores: (4 Votes)
5.9

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.