Crítica de Pequeñas casualidades (2023)

El torbellino de la vida, los surcos del azar

Crítica de Pequeñas casualidades (2023), drama romántico francés dirigido por Olivier Treiner. La película comienza con una breve reflexión narrada en off, mientras vemos a una niña pequeña correr en una playa. La voz nos habla de las casualidades, de si nuestra vida está realmente escrita o todo puede variar según vayamos tomando ciertas decisiones. La película habla de la vida y de las posibles vidas. Estreno en cines el 18 de agosto de 2023.

Sinopsis

La película cuenta la historia de Julia, una joven pianista con un futuro prometedor, pero que por pequeñas casualidades, su vida puede cambiar por completo. La historia no nos muestra su vida, nos muestra sus posibles vidas, a través de momentos en los que va tomando decisiones que harán que hayan cambios en la historia. Ninguna vida es perfecta, es solo la vida, con lo bueno y con lo malo.

Crítica de la película Pequeñas casualidades (2023)

La película Pequeñas casualidades está dirigida y escrita por Olivier Treiner quien debuta como director en largometraje, también escribe Camille Treiner. Ambos habían escrito guiones para una serie y una película francesa (C’est quoi cette famille?!, Vacaciones con mamá). Sin embargo, su primer trabajo propio fue un cortometraje (L’accordeur) sobre un pianista fracasado que afina pianos y se hace pasar por ciego para espiar a sus clientes. El elemento de los pianos lo vuelven a trasladar a este nuevo proyecto.

El  título en francés es “El torbellino de la vida”, el cual representa perfectamente lo que es la película. Aunque Pequeñas Casualidades es un título que también hace referencia a lo que luego se muestra, el título original abarca mucho más, no solo las casualidades, abarca todo lo bueno y lo malo. La película es una historia sobre la vida.

Lou de Laâge
Lou de Laâge

Historia y dirección de la película Pequeñas casualidades

En esta ocasión para hablar de la historia hay que hablar de cómo está dirigida y montada. La película de Pequeñas casualidades nos cuenta la historia de Julia, pero nos cuenta todas sus posibles vidas según va tomando decisiones. Aunque no es una historia perfecta, sabe aprovechar sus elementos y hacer que vayas entrando en el juego que proponen. Lo que el director hace es contarnos diferentes momentos de la historia de Julia simultáneamente, desde distintos puntos de vista, según las decisiones que haya tomado. En un principio esto resulta algo confuso. 

En su primer acto la película empieza a contarnos su vida en 1789, nos muestra cómo ella se escapa con sus compañeros de clase para ir a Berlín a ver la caída del muro. Aquí nos propone dos versiones, la Julia que consigue ir y la que se ve obligada a quedarse. Todo empieza a ser confuso ya que no sabes que es real y que no. Sin embargo, pasada esa parte, cuando ya llega a los años 2000, empiezas a entender la propuesta y entras de lleno en la historia.

La película es una revisión de un ejercicio que muchos directores han realizado. Desde ‘Rashomon’ de Kurosawa a ‘El último duelo de Ridley Scott. Contarnos la misma historia desde distintos puntos de vista, en esta ocasión el punto de vista no cambia, sino que va cambiando lo que ocurre. Cada director lo ha contado a su manera pero, Olivier Treiner va añadiendo pequeños elementos y detalles para que no te pierdas. Luego juega con el espacio y ves como en el mismo espacio está ocurriendo la misma historia, pero con distintos elementos, un coche, una mano, etc.

Es por eso que más que por pequeñas casualidades, la película está construida a través de pequeños detalles y movimientos de cámara. En una escena puede estar la protagonista en una habitación y luego enfocar a la lejanía un edificio dónde está la protagonista en su otra vida. Esa es la forma que tiene la cinta de contarte simultáneamente todas las historias, con pequeños detalles. Sin embargo, al final usa tantas historias a la vez que hasta que comienza a ir cerrando todas te puedes volver a perder un poco. 

Escena de la película Pequeñas casualidades
Escena de la película Pequeñas casualidades

¿Qué es real y qué no?

La película de Pequeñas casualidades también juega con la ambigüedad de que es la realidad y que no. De hecho no llega a dejarlo claro, aunque te muestren un final de una de las historias, no hace falta que sea o haya sido la vida de la protagonista. Tiene algo de mágico el hecho de que puedas ver todas las vidas de Julia, ya que tras todo, luego decides cual te quedas. Pero el final que nos muestran es un homenaje y un cierre perfecto para todas ellas.

La historia cuenta cómo la vida puede ir mal y bien, aunque a veces cae en oportunismo o conveniencias de guion, ahí reside la gracia, ya que sino a lo mejor la historia no avanzaría. Por eso en español se llaman pequeñas casualidades. También, en otras ocasiones es efectista, es decir, tira de clichés típicos para emocionar al público, como un beso bajo la lluvia. Pero esto también se hace con plena consciencia, ya que sirve para diferenciar cada historia.

Por último mencionar el tono de la película, el director, aunque hay momentos más dramáticos, cómicos y optimistas, no termina por adoptar ninguno. Simplemente te va mostrando los hechos, eso hace que, dentro de lo artificial que son algunas casualidades, consiga más naturalidad. La película te cuenta una vida, con lo bueno y lo malo, y las dificultades que eso conlleva si además lo haces varias veces.

Actores y todas las vidas

El trabajo de los actores es muy importante en una película como esta. Aunque a veces no terminan de llegar a estar muy bien (al principio), es un trabajo muy laborioso, sobre todo el de la protagonista, Lou de Laâge. Consigue recrearse a sí misma a lo largo de toda su vida (con maquillaje) en distintas versiones, distintas formas de ver la vida y distintas actitudes. Todo esto ayuda al juego que propone el director y podamos ver como reacciona a las distintas cosas que le suceden.

Pero lo más difícil es conseguir que con tantas líneas temporales termines empatizando con la protagonista. La película lo logra gracias a la actriz, el trabajo del director y del montaje. Está todo perfectamente medido para que cuando llegue el clímax de la película puedas emocionarte con su protagonista. Además, según vas viendo las cosas que le suceden a la chica, puedes ir empatizando y más que sacarte de la película, te emocionas con ella y vives su sufrimiento y sus alegrías. 

Opinión final de la película Pequeñas casualidades (2023)

Aunque al principio puedas llegar a perderte un poco o no entres en su juego, poco a poco te consigue atrapar. Es cierto durante su tramo final puedes volver a liarte, pero es cuestión de prestar atención a los detalles y dejarte llevar por la historia de Julia. La película de Pequeñas casualidades sabe utilizar perfectamente todos los elementos del cine, es por ello que resulta una propuesta muy cinematográfica. Además sabe aprovechar todos los clichés y lugares comunes pero para dar más juego a la forma que te va contando la historia.

El director y la actriz consiguen emocionarnos en todas las vidas de Julia, una tarea muy difícil que podría haber resultado repetitiva. Trainer también consigue una narración impecable que lejos de decorar, nos va moviendo por las distintas vidas con un gran ritmo.

Una película y refrescante, que nos emocionará, nos divertirá a través de la vida de Julia. Una propuesta original para ver en el cine y salirse de las películas más convencionales de Hollywood. Una oda a la vida, para lo bueno y para lo malo.

Estreno y Ficha técnica

Título original: Pequeñas casualidades
Género: Drama, Romance
Sitio Oficial: Pequeñas casualidades
País: Francia
Idioma: Francés
Fecha de estreno: 18 de agosto de 2023
Productora: Wy Productions
Distribuidora: A contracorriente Films
Duración: 121 min.
Año: 2022
Calificación por edades: No recomendada para menores de 12 años

Ficha Artística

Dirección: Olivier Treiner
Guion: Camille Treiner, Olivier Treiner
Música: Raphaël Treiner
Fotografía: Laurent Tangy
Reparto: Lou de Laâge, Raphaël Personnaz, Isabelle Carré, Grégory Gadebois, Esther Garrel, Denis Podalydès, Dylan Raffin, Aliocha Schneider, Marc de Panda, Markus Gläser

Cartel

Cartel de la película Pequeñas casualidades
Cartel de la película Pequeñas casualidades

Trailer

RESEÑA FINAL
Una historia sobre la vida y sus caminos, contada de una forma original. Al principio te puede llegar a confundir, pero cuando entras en el juego que propone ya no puedes salir. Una oda a la vida, a lo bueno y a lo malo.
DIRECCIÓN
7
GUIÓN
7
INTERPRETACIÓN
7
FOTOGRAFÍA
8
MÚSICA
7
MONTAJE
9
LO BUENO
Los paralelismos de las historias.
La dirección y el montaje.
Las actuaciones.
LO MALO
Un primer acto confuso.
7.5
Nota