Cuatro años después, llega a nuestras pantallas The Equalizer 2; mismo director (Antoine Fuqua) y mismo actor (Denzel Washington) de la primera entrega, nos traen las nuevas peripecias del justiciero más literato.

Sinopsis de “The Equalizer 2”

Robert McCall (Denzel Washington) garantiza una justicia inquebrantable para los explotados y oprimidos, pero ¿cuánto de lejos llegará cuando se trate de alguien a quien ama?

Crítica de “The Equalizer 2”

Si bien es cierto que Hollywood no ha tenido nunca problemas en coronar como héroes de acción a actores (preeminentemente hombres) por encima de la cincuentena, es cierto que el estreno de Venganza (Taken, 2008), producida por Luc Besson, abría al circuito comercial un producto que sofisticaba y cuidaba la herencia de justiciero urbano que, por poner un ejemplo, interpretó de manera tan carismática Charles Bronson en la década de los 70. Tal es así que, seis años después, en 2014, asistíamos a los cierres de dos trilogías de badass talludos, como la propia Venganza 3 (Olivier Megaton) y Los Mercenarios 3 (Sylvester Stallone), así como al inicio de dos franquicias que hoy gozan de gran revelancia: Johwn Wick (Chad Stahelski) y, por supuesto, la primera entrega de The Equalizer (Antoine Fuqua).

Denzel Washington y Pedro Pascal – Crítica de la película “The Equializer 2”

Centrémonos entonces en The Equalizer 2. Para empezar, en términos de estructura narrativa, la primera mitad de la película se comporta de manera un tanto inusual. La presentación de personajes, así como de los conflictos cuya resolución ha decidido abordar el director, resulta un tanto deslavazada, con un montaje centrado en aportar el mismo valor a subtramas periféricas que a lo que se adivina será el argumento madre del film. Cuestión formal esta, por otro lado, que no resta un ápice de interés a lo que se está viendo, y es coherente con la intención de Fuqua de mostrarnos un vigilante en la sombra que ignora cualquier jerarquía a la hora de dedicar tiempo y esfuerzas para intervenir en las necesitadas vidas de aquellos, desconocidos o no, a los que decide ayudar.

Denzel Washington vuelve a ser el protagonista de “The Equalizer 2·

Pero todo lo anterior, que funciona a la perfección en las microhistorias cerradas que se nos describen al arranque del film, no lo hace de igual manera en lo que se refiere a la historia de su vecino Miles (Ashton Sanders), un joven con talento cuya vida está a punto de ser arrollada por la marejada de un barrio conflictivo. Aquí la intervención de nuestro protagonista sí se sostiene desde un punto de vista paternal, pero muy poco en la faceta de protector explícito. Si el guion incluye aprietos con pandilleros, relacionados además con elementos del pasado de uno de los personajes, no puede cerrarse sin más de la forma en que se hace en esta película. Otro desajuste claro en el planteamiento narrativo es todo lo relacionado con los villanos oficiales del film; como decíamos en un principio, dicha trama se introduce en el film de forma extremadamente paciente, tomándose para ello un tiempo que, a medida que nos acercamos al clímax llega un momento en que uno comienza a sospechar si no sería buena idea haber cimentado los mimbres con algo más de antelación.

Denzel Washington junto a Ashton Sanders en una escena de la película “The Equalizer 2”

Y ya que hablamos del clímax, mucho me temo que hay que etiquetarlo como lo peor del film con diferencia. Todas las decisiones que se toman para dar forma a la anunciada tormenta final son, cuando menos, discutibles. Si a esto le añadimos que ni el montaje, ni el diseño de producción ayudan, la consecuencia es que la obvia traca final carezca de emoción e interés.

Denzel Washington interpreta de modo más que solvente a este justiciero urbano que aprovecha su trabajo como conductor de un vehículo VTC para nutrirse de injusticias que enmendar o, en su defecto, castigar a quienes las procuran. Pese a que no se aprovecha como debería su potencial interpretativo, dota de cuerpo y prestancia a un personaje cuya añoranza de un pasado perdido se representa físicamente con un libro de Proust. No hay magdalenas, pero ni falta que hace… Como integrantes del reparto de la primera entrega, también repiten Melissa Leo y Bill Pullman como el matrimonio Plummer. Pedro Pascal interpreta a Dave York, un excompañero de fatigas de McCall, ahora compañero en la Interpol de Susan Plummer, y cuyo trabajo es tirando a discreto; Pascal hace tiempo que se ha convertido en una cara conocida en Hollywood, por lo que le deseamos que empiece a atinar mejor en sus futuros proyectos (por ejemplo, la secuela de Wonder Woman).

Opinión “The  Equalizer 2”

En resumen, un film muy desequilibrado donde al final no se logran cumplir todas las expectativas que, como espectadores, hemos ido construyendo a media que se iban abriendo melones. Aun así, resulta suficientemente disfrutable.

Crítica de "The Equalizer 2" con Denzel Washington
DIRECCIÓN6
GUIÓN6
INTERPRETACIÓN7
LO BUENO
  • Todas las secuencias de combate cuerpo a cuerpo resultan espectaculares.
  • Todas las confrontaciones verbales de McCall con sus enemigos son memorables.
  • Denzel Washington se lo cree, y nos hace creer.
LO MALO
  • El desenlace, así como lo que tiene que ver con el ente enemigo de McCall, funciona tirando a regulero.
  • La primera mitad del film es notablemente superior a la segunda.
6.3Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.