Denzel Washington, reciente ganador del premio Donostia del Festival de San Sebastián, protagoniza ‘The Equalizer’ (El protector) a las órdenes de Antoine Fuqua, donde encarna a un héroe de acción. El film no aporta nada nuevo al género, posee una trama y un estilo demasiado trillado. Entretenimiento y poco más.

Sinopsis de la película ‘The Equalizer’ (El protector)

Robert McCall (Denzel Washington) es un antiguo agente de la CIA. Vive un retiro monótono: se pasa el día trabajando y leyendo obras maestras de la literatura. Sin embargo, pasará de nuevo a la acción para ayudar a una joven prostituta de nombre Teri (Chloë Grace Moretz), que se encuentra en manos de la mafia rusa. De la noche a la mañana, sus ansias de justicia le dominarán…

The Equalizer

The Equalizer

Crítica de la película ‘The Equalizer’ (El protector)

El tándem formado por el cineasta Antoine Fuqua y el reputado actor Denzel Washington, que tan buenos resultados dio en el film ‘Training Day’ (2001), vuelve a unirse en The Equalizer (El protector), remake cinematográfico de la serie televisiva de los años ochenta ‘El justiciero’. Pero lejos, muy lejos, se sitúa esta cinta de los niveles alcanzados en la primera colaboración de ambos. Mucha acción y entretenimiento, desde luego, pero a costa de construir un grotesco relato donde nada es tomado demasiado en serio.

Denzel Washington en una escena de la película 'The equalizer'

Denzel Washington en una escena de la película ‘The equalizer’

Lo mejor de ‘The Equalizer (El protector)’ lo encontramos en su primera media hora, donde ‘a priori’ la cosa no pintaba mal. La relación que se establece entre Robert McCall (Denzel Washington) y Teri (Chloë Grace Moretz), una joven prostituta, tiene gancho y recuerda, a su modo, la de Robert De Niro y Jodie Foster en ‘Taxi Driver’ (1976, Martin Scorsese). Gracias a las conversaciones entre ambos en una cafetería (escenario cinematográfico donde los haya) se traza el perfil de Robert McCall, hombre culto que lee libros como ‘El viejo y el mar’ de Hemingway o ‘El Quijote’ de Cervantes, y que oculta un pasado. En esas primeras escenas intimistas, tanto las referidas de la cafetería como las cotidianas de Robert en su casa y en su trabajo, el director Antoine Fuqua se esfuerza porque su relato consiga enganchar al espectador. Y lo consigue. Un comienzo brillante e interesante.

Marton Csokas y Haley Bennett en una escena de la película 'The equalizer'

Marton Csokas y Haley Bennett en una escena de la película ‘The equalizer’

Pero lo malo es que se queda ahí. Demasiado pronto empiezan a surgir los defectos de la cinta y todo empieza a resultar demasiado esperpéntico. Las propias intenciones del personaje de Denzel Washington no resultan claras (se supone que la redención tiene algo que ver) y dejan en evidencia un guión con un desarrollo narrativo plano, que sólo avanza a golpe de mamporro. Su protagonista, dotado de una inhumanidad insólita, cae en el ridículo, y da que pensar si no estaremos en realidad ante un superhéroe sin capa, un Terminator modelo T-800 venido del futuro, un replicante de ‘Blade Runner’, o simplemente un tipo que ante la lectura apasionada de ‘El Quijote’ ha decidido impartir justicia cual caballero andante del mundo moderno. La película se convierte sin remedio en un ejemplo más del cine de acción tipo “solo contra todos”, donde encajaría mejor Arnold Schwarzenegger o Jason Statham.

Chloë Grace Moretz en una escena de la película 'The equalizer'

Chloë Grace Moretz en una escena de la película ‘The equalizer’

Antoine Fuqua parece haberse esforzado en conseguir con ‘The Equalizer (El protector)’ una cinta acartonada. No sólo el personaje de Denzel Washington está mal trazado (por no hablar de su inexpresivo rostro), sino que el resto de personajes que adornan la función son igualmente huecos y sin sustancia, al igual que muchas de sus situaciones, las cuales acaban provocando risa. A Denzel Washington no se le ve cómodo, y hace lo que puede con semejante proyecto, al igual que el resto del reparto, del que sólo destacaré el trabajo de la joven Chloë Grace Moretz, cuya breve aparición es la única que deja huella.

Denzel Washington en una escena de la película 'The equalizer'

Denzel Washington en una escena de la película ‘The equalizer’

A favor del trabajo de Fuqua se encuentra su evidente buen hacer en las secuencias de acción, realistas y efectivas. La factura formal de ‘The Equalizer (El protector)’ es correcta, si bien su forma de dirigir acaba agotando ya que abusa demasiado de la estética del videoclip. El ritmo funciona y el espectáculo disparatado milagrosamente se pasa en un suspiro, a excepción de su tramo final, alargado innecesariamente. Esta simpática fantasmada únicamente la recomendamos a los incondicionales del género, que la disfrutarán sin duda.

Trailer de la película ‘The Equalizer’ (El protector)

Crítica de la película 'The Equalizer' (El protector): Solo ante el peligro
DIRECCIÓN5
GUION3
INTERPRETACIÓN4.5
LO BUENO
  • Pese al sinfín de absurdos que se presencian, el buen ritmo consigue un producto entretenido.
LO MALO
  • ¿Qué hace un actor como tú en un disparate como éste?
4.2Nota Final
Puntuación de los lectores: (9 Votes)
9.2

2 Respuestas

  1. Carolina gómez

    Después de “Training day” Antoine Faqua y Denzel Washington, se vuelven a reunir para formar parte de The Equalizer ofreciendo todo lo que una película de acción requiere, una muy buena trama y una forma de engancharte en la historia magnífica.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.